Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ECONOMÍA www. abc. es economia LUNES 7- -5- -2007 ABC Las cajas aportan a España por su obra social 1.514 millones, más que los fondos de cohesión La cifra destinada el año pasado por estas entidades supera ya a la media anual recibida por nuestro país desde la UE entre 2000 y 2006, que fue de 1.500 millones M. PORTILLA MADRID. Las 46 cajas de ahorros españolas y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) invirtieron el pasado ejercicio en obra social un gasto estimado de 1.514,6 millones de euros, que supone un incremento del 13,2 respecto al año 2005. Esta cifra representa además el haber superado ya la cantidad media anual que ha recibido España en fondos de cohesión de la Unión Europea durante el periodo 2000- 2006, que ha sido de unos 1.500 millones al año. Las dos áreas más favorecidas por esta obra social son la de Asistencia Social y Sanitaria y la de Patrimonio histórico artístico y natural. La primera de ellas recibió algo más de 487 millones de euros, con un incremento del 21 sobre todo en cuanto a asistencia social se refiere. Es decir, las cajas destinan ya más del 32 de sus recursos de obra social a estos fines. En la actualidad, las cajas y su obra social constituyen la primera red de asistencia privada de nuestro país para personas mayores, marginados y discapacitados. La segunda de las áreas citadas recibió 157,1 millones de euros, con un aumento del 27,9 pero buena parte de esa subida se ha destinado al medio ambiente, que es una de las preocupaciones que más auge está teniendo en las cajas de ahorros para destinar parte de su obra social. Asimismo, las cajas de ahorros se han convertido en los primeros inversores privados de nuestro país en la restauración del Patrimonio histórico y artístico, con casi 70 millones de euros en 2005, frente a los 16 millones que la Administración había dedicado un par de años antes. El área de Cultura y Tiempo Libre sigue siendo la que se lleva la mayor parte de la tarta de la obra social, 609 millones de euros, el 39 del total. Sin embargo, y a pesar de que su presupuesto se ha incrementado en un 6,5 sigue bajando peso en el conjunto de la obra social, pues en 2005 representaba el 42,41 del total. Por último, al área de Educación e Investigación se destinaron 261,4 millones de euros, con un incremento del 8,6 Esa inversión supone el 17,25 del total. No obstante, hay que resaltar que la mayor parte del presupuesto se destina a la investigación. Recientemente, el presidente de la Fundación de Estudios Financieros, Xavier Adserà, recomendaba- -en un estudio sobre el modelo de negocio de las cajas- -una mayor aportación a obra social. Esta recomendación partía de otra previa: la conveniencia de que estas entidades emitan cuotas participativas para hacer frente a las exigencias de recursos propios para su expansión, ya que van a necesitar más de lo que obtienen sólo por la retención de beneficios. APORTACIÓN DE LAS CAJAS A LA SOCIEDAD En millones de euros Fondos de Cohesión UE recibidos por España Empresas españolas: patrocinio, mecenazgo, marketing social Importe concedido por la convocatoria 2005 del 0,52 del IRPF 1.500 401,50 127,22 Total inversión de la obra social Sólo obra social en colaboración Obra social en colaboración: sólo asistencia social 1.514 470,04 182,77 Media anual programa 2000- 2006 Obra social. Estimación del gasto realizado en 2006 Miles de euros Áreas sociales Cultura y tiempo libre Asistencia social y sanitaria Educación e investigación Patrimonio histórico artístico y natural Total Recursos 609.000 487.100 261.400 157.100 1.514.600 Tasa de variación 6,5 %21,0 %8,6 %27,9 %13,2 de marzo por el consejo de la CECA, se recogen cuatro cuestiones esenciales para orientar el futuro de la obra social La primera de ellas se refiere a su diferenciación frente a las actividades públicas propiamente dichas. A juicio de las cajas, la obra social debe, en ciertas ocasiones, anticipar acciones que posteriormente sean continuadas por las administraciones públicas, pero advierte que esas actuaciones deben ser temporales y extenderse sólo hasta el momento en que las administraciones inicien sus propias acciones. En ese sentido, el informe señala que no deben existir relaciones de tutela entre la Administración pública y su función al servicio del interés general y la obra social de las cajas de ahorros Da por hecho que habrá servicio al interés colectivo, pero sin convertir a las cajas en entidades gestoras de un servicio público de modo permanente Asimismo, indica que las cajas no deben participar en una descentralización por funciones de la labor de las administraciones públicas Otra de las cuestiones que aparece en el informe de las cajas es la necesidad de que la regulación de la obra social responda siempre a principios de racionalidad, que eviten la confusa situación actual, con frecuencia perturbada por las muy diferentes normas de las distintas comunidades autónomas Es decir, piden a las autonomías que tengan un criterio homogéneo a la hora de entender qué entienden por recursos ajenos, ya que luego exigen a Sin relaciones de tutela Beneficio recurrente destinado a obra social En porcentaje 38 36 34 32 30 28 26 1994 1996 1998 2000 2002 2004 2006 El 23,5 para obra social Medio ambiente La totalidad de las cajas devuelven a la sociedad en torno al 23,5 de los beneficios que obtienen en su apartado de obra social, el resto lo destinan a reservas. Por su parte, los bancos dedican a reservas en torno al 40 y el 60 restante lo reparte entre sus accionistas por medio de dividendos. La recomendación de Adserà implica la intención de que las cajas se equiparen en cierto modo a los bancos en esa distribución de beneficios. Sin embargo, la legislación actual no obliga a estas entidades de aho- rro a que destinen un porcentaje determinado a obra social, sólo a que destinen un mínimo del 50 de sus beneficios a reservas, mientras que el resto de sus ganancias pueden dedicarlo a obra social. En el informe de la Comisión para el estudio de la obra social, aprobado el pasado 21 Consenso entre los partidos políticos para reducir su representación en los consejos de las cajas Si las cajas de ahorros vienen constituyendo desde hace muchos años un sector clave para la economía familiar en numerosas zonas de España, no lo deja de ser menos para las administraciones locales y autonómicas, que se sirven en muchas ocasiones de estas entidades para conseguir parte de sus objetivos. Pero la Unión Europea ha ido poniendo ciertas trabas en el camino para que se vaya reduciendo el peso político que las cajas tienen en sus consejos. El primer paso se dio en el segundo mandato de Rodrigo Rato como vicepresidente económico, quien puso el tope en el 50 de representación política en los consejos de estas entidades, puesto que la UE empezó a interpretar como ayuda pública alguno de los créditos que las cajas concedían a determinadas empresas. Ahora existe el consenso entre todos los partidos políticos para dar un paso más en la reducción de esa representación. Las cajas desean que se disminuya hasta un máximo del 25 de los cargos del consejo, pero lo más posible es que se quede en un término medio entre lo que piden y el 50 vigente. Lo cierto es que también se han puesto de acuerdo para aparcar el debate hasta que no se celebren las próximas elecciones generales, puesto que buscar un consenso sería más bien complicado en un periodo tan preelectoral y crispado con el actual. Además de reducir ese peso político, las cajas también demandan que los representantes de los partidos no tienen que se necesariamente políticos, y en el caso de que lo sean, que aparquen sus objetivos de partido cuando estén en sus consejos. ABC