Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7- -5- -2007 La retirada de la candidatura de Gul deja abierta la crisis política en Turquía 35 cialdemócrata que no hemos sabido realizar hasta ahora La crudeza brutal de Dominique Strauss- Kahn contrastaba con el lirismo poético de la candidata derrotada, que multiplicó sus intervenciones públicas sin felicitar a su rival, anunciando siempre que ella ha lanzado la gran reforma de la vida política francesa Sin embargo, en el PS los elefantes ya preparan en orden disperso la batalla de las legislativas de junio. Laurent Fabius propone una dirección colectiva Strauss- Kahn reclama la reforma del pensamiento socialista. François Hollande, compañero de Ségolène y primer secretario del PS, aspira estar al frente de la nueva campaña socialista. François Bayrou, centrista, y Jean- Marie Le Pen, extrema derecha, continúan esperando ser los árbitros de la futura vida política nacional. Le Pen leyó un comunicado despectivo diciendo que los franceses han votado contra un nuevo desastre socialista Bayrou se presentó como juez centrista contra la tentación del poder absoluto El líder centrista abandona la UDF que había liderado hasta la primera vuelta y presentará un nuevo partido centrista el jueves. Más allá de la refundación de la política conservadora, la elección de Sarkozy también modifica todo el paisaje político nacional. La izquierda comunista continúa agonizando. La izquierda socialista acomete en orden disperso su anunciado viraje, no se sabe si hacia el centro o hacia la izquierda. Un centro emergente aspira a convertirse en árbitro. Un gobierno paritario y centrista abrirá el camino de las reformas Sarkozy incorporará a personalidades de origen norteafricano y de centro izquierda cuando entre en el Elíseo el 17 de mayo J. P. QUIÑONERO PARÍS. Nicolas Sarkozy proyecta retirarse de la vida pública varios días, quizá en un monasterio, antes de entrar en el Elíseo, el próximo día 17, para lanzar su proyecto de cambio y ruptura a paso de carga, durante los primeros cien días de su mandato presidencial. Hace semanas que trabaja con algunos de sus posibles primeros ministros, François Fillon, Jean- Louis Borlo o Michèlle Alliot- Marie, en un calendario muy cargado de acción, cambios y reformas de fondo. Sarkozy comenzará por nombrar un gobierno que será, al mismo tiempo, una maquinaria de guerra política y el laboratorio de las reformas más inmediatas: apertura al centro, apertura a personalidades de izquierda moderada, apertura a la sociedad civil. Y, previsiblemente, una paridad de hombres y mujeres, desde el primer día, con la incorporación de personalidades francesas de origen norteafricano. Ese gobierno de combate organizará las elecciones generales de junio, sencillamente capitales. Para consumar sus reformas anunciadas, Sarkozy deberá ganar, también, una mayoría parlamentaria sólida y abierta. Los primeros sondeos sugieren que la UMP, el partido presidencial, podrá conseguir una mayoría absoluta, asociada a una UDF cuyo presidente anunciará el jueves próximo un nuevo partido centrista. Tras la batalla de las legislativas, Sarkozy ya tiene en cartera un catálogo de reformas básicas: favorecer el trabajo y la producción de riqueza, reducciones fiscales, reforma del derecho penal para mejor combatir la delincuencia, mejores controles de la inmigración y, sobre todo, lanzamiento de negociaciones con sindicatos y patronos para acometer una reforma de fondo del sistema nacional de protección social. lendario diplomático personal bastante ambicioso. Instalado en el Elíseo, el nuevo presidente hará dos primeros viajes: a Berlín y Bruselas, con el fin de avanzar sus ideas personales para intentar sacar a la UE de su crisis institucional. Entre septiembre y octubre está previsto hacer aprobar, ante la Asamblea nacional francesa, un minitratado constitucional europeo. Sarkozy proyecta otras iniciativas importantes, comenzando por el lanzamiento de un proyecto de Unión Mediterránea (UM) Se trata de crear una tentativa de unión entre los pueblos europeos, a imagen y semejanza de la UE. A juicio de Sarkozy, su proyecto de UM debiera forjar una solidaridad institucional de nuevo cuño entre la Europa del Sur y los países de la cuenca mediterránea. En su primer mensaje público, tras su elección, Sarkozy insistió en la solidaridad sin falla de Francia con los EE. UU. aunque con independencia de criterio nacional, con prioridades propias. Considera indispensable convencer a Washington de la necesidad de combatir de manera mucho más enérgica los desafíos planetarios del cambio climático. Hace poco más de un año, Sarkozy anunció la necesidad de una ruptura con veintitantos años de demagogias de izquierda (Mitterrand) y derecha (Chirac) Los electores votaron ayer por un cambio profundo. El calendario de las reformas pudiera comenzar con la paridad de hombres y mujeres, en la formación de su primer gobierno. Zapatero califica de solvente a Sarkozy, y Rajoy destaca el triunfo de los valores ABC MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó ayer su más sincera enhorabuena a Sarkozy, al que calificó de político solvente que representa una derecha abierta y moderna Según informaron a Efe fuentes de Moncloa, Zapatero destacó que Sarkozy ha convencido con sus propuestas a la mayoría de los franceses Aseguró también que el candidato conservador ha demostrado ser capaz de encauzar el anhelo de cambio de un país llamado a recuperar la confianza en sí mismo y seguir formando parte de locomotora europea siglo XXI Zapatero recordó el papel del nuevo presidente francés como ministro del Interior y su estrecha colaboración en materia antiterrorista así como sus demostraciones de amistad con respecto a España Mientras, el presidente del PP, Mariano Rajoy, calificó el triunfo de Sarkozy como el inicio de una nueva etapa en Europa que yo espero completar tras las elecciones generales de 2008 dijo Rajoy en declaraciones a Ep. A su juicio, es el triunfo de las ideas, de los valores y la confirmación de la falta de ideas y la falta de renovación de la izquierda, que ha quedado anclada en el pasado Destacó la política de educación de Sarkozy, con los valores del esfuerzo del mérito del trabajo y de la autoridad así como su lucha contra la delincuencia, el terrorismo v el no ceder a la negociación La jornada de las 35 horas Tras las reformas emblemáticas de los primeros cien días (sobre la semana laboral de 35 horas y las grandes negociaciones con los sindicatos) las del primer año presidencial debieran escalonarse así: reformas del mercado del trabajo, del sistema escolar, del funcionamiento del Estado y de los servicios públicos. Sarkozy ha esbozado un ca- ABC. es Toda la información sobre el resultado de las elecciones en abc. es internacional Mercado laboral, los servicios y la educación, en lo doméstico, y acercamiento a Merkel y EE. UU. en el exterior