Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional LUNES 7- -5- -2007 ABC SEGUNDAS VUELTAS EN LA V REPÚBLICA En porcentajes 2007 Nicolas Sarkozy Ségolène Royal 1965 53,06 Unión por un Movimiento Popular (UMP) 46,94 Partido Socialista (PS) Charles de Gaulle 55,2 44,8 François Mitterrand 1969 1974 1981 58,21 41,79 50,8 49,2 51,76 48,24 Georges Pompidou Alain Roher V. Giscard D Estaing François Mitterrand François Mitterrand V. Giscard D Estaing 1988 1995 2002 54,02 45,98 52,64 47,36 82,21 17,79 François Mitterrand Jacques Chirac Jacques Chirac Lionel Jospin Jacques Chirac Jean- Marie Le Pen Los franceses apoyan masivamente en las urnas la ruptura con el pasado de Sarkozy Con la participación más alta desde 1981, el conservador logra una ventaja de seis puntos s Royal no felicita al ganador e insiste en que ella era la portadora del cambio JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La elección de Nicolas Sarkozy como presidente de la República se consumó ayer en unas condiciones que anuncian un cambio cultural y político profundo y que le confieren una legitimidad excepcional para consumar la ruptura con François Mitterrand (1981- 1988) y Jacques Chirac (1988- 2007) que precipitaron a Francia en una crisis sin precedentes desde la segunda guerra mundial. Un 84,76 por ciento del electorado nacional se movilizó, consciente que el duelo entre Sarkozy y Ségolène Royal obligaba a elegir entre la tradición inmovilista reciente y la posibilidad de un cambio de fondo. Se trata de uno de los índices de participación más altos de la historia de la V República, semejante a las grandes elecciones de 1965, 1974, 1981 o 1988. Elegido con el 53,06 por ciento de los votos emitidos, contra el 46,94 por ciento. Sarkozy obtiene un respaldo extraordinario, tras haberse escrutado algo más del 98 por ciento de los votos. Tan sólo faltaría por contabilizar el voto procedente del extranjero. El 82.2 por ciento conseguido por Chirac en 2002 estaba falseado por el bombazo de la presencia de Le Pen en la segunda vuelta, eliminado el candidato socialista. La participación cívica y la mayoría muy sólida apoyan otro dato cultural de la más honda importancia. Sarkozy es el primer candidato conservador, desde el general De Gaulle (1965) que ha hecho campaña triunfal defendiendo los valores conservadores clásicos: trabajo, solidaridad, orgullo e identidad nacional y responsabilidad. Sarkozy no es un ideólogo conservador como Margaret Thatcher o Ronald Reagan, los grandes protagonistas de la revolución conservadora de la segunda mitad del siglo pasado. EVOLUCIÓN DE LA PARTICIPACIÓN En porcentaje 90 85 80 75 70 84,50 67,27 87,40 86,30 84,27 80,27 80,50 84,76 1965 1969 1974 1981 1988 1995 2002 2007 Pero llega al poder prometiendo el cambio y la ruptura de los inmovilismos socialista y conservador. Tras conocer los resultados, afirmó que Francia rompe con las ideas y los comportamientos del pasado En su primer gran discurso, aclamado por decenas de millares de simpatizantes, en la plaza de la Concordia, lugar emblemático de Francia, Sarkozy avanzó los grandes líneas Strauss- Khan, rival de Royal en el PS: Es un gran fracaso; jamás la izquierda ha estado tan hundida en Francia de su proyecto político nacional: mano tendida a sus rivales, ser el presidente de todos los franceses, respeto por quienes no tienen sus ideas, reafirmación de sus principios políticos personales, y anunció cambios de fondo y de forma. Sarkozy lanzó varios llamamientos personales: en dirección de sus rivales, proponiendo un estatuto oficial para la oposición; en dirección de los más débiles y frágiles, prometiéndoles la protección del Estado; en dirección a Europa, anunciando iniciativas nacionales; en dirección de los EE. UU. afirmando una solidaridad crítica entre aliados; hacia todos los países mediterráneos, proponiendo una futura Unión Mediterránea; hacia el pueblo de Francia... Debemos ABC 65 estar orgullosos de nuestra patria, y dispuestos a dar por ella lo que ella nos dio Elegido presidente, Sarkozy consuma, al mismo tiempo, el cambio generacional, el cambio cultural y el cambio ideológico de las derechas. Una vuelta a los orígenes, con ambiciones reformistas y renovadoras. Giscard (1974- 81) aspiraba al centro. Chirac (1988- 2007) fue más radical y demagogo que conservador tradicional. Ganando la batalla presidencial, Sarkozy también gana una batalla cultural de largo alcance. La renovación del conservadurismo francés coincide con una crisis de fondo de las izquierdas. Ségolène Royal ha sido derrotada sin gloria para ella. Dominique StraussKhan, candidato desafortunado a la candidatura socialista el mes de noviembre pasado, hacía ayer noche un negro balance de la coyuntura de las izquierdas: Hemos sufrido un inmenso fracaso. Es nuestra tercera gran derrota en una elección presidencial. Jamás en la historia política reciente han estado tan hundidas todas las izquierdas. La izquierda socialista no ha sabido renovarse. El PS debe afrontar con urgencia la gran renovación so- Crisis de las izquierdas