Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 s 5 s 2007 ESPAÑA 33 Un error de cálculo en la obra impide que el tranvía de Sevilla gire en una esquina Los técnicos tuvieron que derribar parte del andén para colocar el tren en su parada EDUARDO BARBA SEVILLA. Primer día en Sevilla con el tranvía sobre los raíles de la Avenida... y primer problema. Un sorprendente error de cálculo en la obra del llamado Metrocentro, de hecho, impide en estos momentos que el convoy pueda entrar o salir de la Plaza Nueva, ya que el ángulo cerrado que marca el andén de la parada final, la de la propia plaza que preside el Ayuntamiento, obstaculiza el viraje de los vagones hasta el lugar donde deben parar, junto a las marquesinas que se han instalado a la altura de la calle Barcelona. Así se comprobó en el traslado del tren a la plaza, realizado en la madrugada del sábado, con nocturnidad y absoluto secretismo por parte del Gobierno municipal. A posteriori se ha alegado que era el mejor horario para el tráfico, pero lo cierto es que no se quiso arriesgar ante los hipotéticos problemas que podrían surgir, como de hecho sucedió finalmente. Pasada la medianoche, operarios del Metrocentro, de Tussam y de la propia obra procedieron al traslado de los dos convoys desde los juzgados del Prado. En ese lugar ha estado estacionado uno de ellos desde el viernes previo a la Feria- -20 de abril- -y allí se dejó precisamente el pasado viernes el segundo. Uno se aparcó en la parada de la calle San Fernando, situada justo enfrente de la puerta principal del Hotel Alfonso XIII, donde alberga una exposición organizada por la Universidad de Sevilla sobre la historia del transporte en la ciudad. Con el otro convoy, que se llevó hasta la Plaza Nueva, surgió el dilema. En este traslado de la maquinaria- -remolcada por un camión- -de madrugada estuvieron presentes el propio alcalde, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, el concejal de Presidencia, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, el gerente de la Gerencia de Urbanismo, Manuel Marchena, y el coordinador de las empresas municipales, Fernando Martínez Salcedo, máximo responsable de la obra del Metrocentro. Sólo unos cuantos viandantes noctámbulos y varios agentes de Policía Local fueron testigos. El alcalde conoció en la Puerta de Jerez sobre las dos de la madrugada, y mientras enseñaba este remozado espacio a unos conocidos, que había problemas con el acceso del segundo convoy a la Plaza Nueva. Hasta allí se desplazaron Celis, Marchena y Salcedo- -el regidor se marchó en su coche oficial- -junto con una decena de operarios y un retén de obreros de emergencia. Algo pasaba calle arriba. Al tomar la última curva del trayecto empujado desde la cola por el camión, el tranvía no podía girar hasta la parada de la plaza, ya que el lateral de los vagones rozaba con la esquina del andén- -elevada unos 30 ó 40 centímetros sobre la superficie donde están los raíles- La zona está mal diseñada y no se había medido correctamente el viraje de las máquina. Quizás las prisas por acabar la urbanización de la plaza en diciembre hayan tenido que ver. Lo cierto es que era imposible que el tren avanzara hasta las flamantes marquesinas. Cuando se realizó la obra de la Plaza Nueva no se conocía con exactitud el tamaño de los vagones andén, hasta que sobre las tres de la madrugada se logró encajar el tranvía en la parada de la Plaza Nueva. Tras la operación, se han vuelto a colocar los adoquines en su lugar original, aunque sin cemento y de manera provisional hasta que se resuelva el problema. De hecho, fuentes de la obra consultadas por ABC aseguraban que el andén debe retranquearse para que el tren pueda hacer el giro. El delegado de Presidencia del Ayuntamiento de Sevilla, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, explicó a este periódico que el incidente con el andén es un detalle insignificante dentro de una obra de esta envergadura Las fases de prueba, como en la que se encuentra el Metrocentro, son para esto, para pulir detalles y arreglar pequeños aspectos que pueden mejorarse una vez se comprueba el funcionamiento, no antes destacaba el concejal socialista. El edil justificaba el desajuste alegando que cuando se realizó la obra de la Plaza Nueva no se conocía con exactitud el tamaño de los vagones, ya que la adjudicación de este material móvil se ha realizado mucho después. Los andenes se hicieron sin conocer de forma milimétrica las dimensiones de los trenes. Pero simplemente ha habido que retirar varios adoquines, no es nada Fase de prueba Mal diseñado El nuevo tranvía sevillano, una vez acoplado en la estación Se repitió el intento un par de veces, pero nada. Así, sobre las dos y media, un par de operarios comenzaron a derribar con un martillo hidráulico los adoquines del borde del andén. Tras quitar varios, intentaron de nuevo empujar el convoy, pe- ABC ro el giro seguía siendo imposible. Los mismos Marchena y Salcedo ayudaban dando indicaciones al conductor del camión para que parara antes de que se produjera el roce. Volvió entonces a trabajar el martillo hidráulico para eliminar más Las termitas okupan 400 casas en Marinaleda G. NARVÁEZ M. ZAYAS SEVILA. Dicen que Marinaleda es una utopía por la paz y eso han debidopensartambién las termitas, porque se han ido todas a vivir a estapequeñalocalidad sevillana que con poco más de 2.600 habitantes ha visto rota su tranquilidadporelir yvenirdecámaras, redactores y fotógrafos que en busca de las termitas transitan estos días por las calles. Marinaleda es mucho más que termitas dice el encargado de obras y mantenimiento del Ayuntamiento, Eduardo Valderrama, al que una vez más le toca atender a los medios. Desde luego esto ha sido un boom... en cuestión de tres días han venido todas las cadenas y no se cuantos periódicos comenta entre risas. Y es que al parecer este fenómeno con el que desde hace tiempo conviven los habitantes de este pueblo se ha convertido en el último tumulto mediático. Según nos cuenta una de las familias afectadas, las termitas no son nuevas en la localidad sino que hace años que conviven con ellas, hasta el punto de que en muchos hogares se han tenido que cambiar marcos y bastidores de las puertas en dos ocasiones. Al parecer pueden ser más de 105 millones de estos pequeños animalillos los que a lo largo de 98.930 metros cuadrados del subsuelo de esta localidad pueden campar a sus anchas, según la tesis de una de las varias empresas que han hecho su correspondiente estudio y presentado presupuesto al Ayuntamiento. De 150.000 a 200.000 euros puede costarle al Consistorio terminar con esta plaga, cuenta el representante municipal, que además explica que tardarían más de dos años en dar por exterminada la plaga y posteriormente tendrían que continuar con revisiones periódicas. El Ayuntamiento no tiene presupuesto para tanto afirma. Por eso han solicitado a la Consejería de Medio Ambiente ayuda tanto económica como profesional. De hecho, el primer paso según explica eltécnico municipal fue poner el problema en conocimiento de Sanidad para que realizaran un informe, el cual efectivamente se hizo Según los estudios que barajan en el Ayuntamiento, podrían ser de 300 a 400 las casas afectadas, si bien los focos visibles se encuentran concentrados en unas quince viviendas. El Ayuntamiento espera poder hacerse cargo del exterminio de esta plaga de la que ya existen precedentes similares en otras localidades como Estepa, La Carlota, Montilla o Pedro Abad, estas tres últimas en Córdoba y en las que al parecer el tratamiento finalizó con éxito. Pueden ser más de 105 millones de insectos los que campen a sus anchas en el subsuelo de la localidad