Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ECONOMÍAyNEGOCIOS Opinión DOMINGO 6 s 5 s 2007 ABC TRAZOS Amancio Fernández EL MILAGRO DE TELEFÓNICA a compra por Telefónica del 10 por ciento de Telecom Italia ha sido la última brillante jugada sobre el tablero de ajedrez de las telecos del mundo hecha por César Alierta, el hombre tranquilo. Otro paso estratégico, largamente meditado y decidido sin prisa y sin trompetería. Ése es el estilo Alierta, aplicado también a esta operación, claramente en clave europea, pero que además para los pies a su competidor más encarnizado, Carlos Slim. Un nuevo movimiento que lleva a Telefónica un poco más alto en el podio que ya hace tiempo conquistó entre las grandes telecos del mundo. Y con un nivel de deuda envidiable. ¿Un milagro? Aunque lo parezca, es la consecuencia de una estrategia bien diseñada, aplicada con perseverancia y que ahora reconocen mercados y analistas. Y un ejemplo más del milagro empresarial español que ha situado en los últimos años a un buen puñado de empresas de distintos sectores entre las mejores y más grandes del mundo. Un milagro obrado por brillantes equipos de gestión, de los que Telefónica y César Alierta son un buen ejemplo. La entrada en Telecom Italia consolida además a Telefónica entre las telecos europeas que jugarán la Champions en la reorganización del sector que se avecina en la UE. En el que otra vez se encontrará con Slim, su principal competidor en Iberoamérica, y que moverá ficha en Europa, y con Deutsche Telekom. France Telecom, Vodafone... Pero Telefónica ya tiene presencia en el Reino Unido, PUBLICACIONES L César Alierta, el hombre tranquilo, ha hecho de Telefónica un referente mundial en apenas siete años. Un ejemplo brillante de este milagro empresarial español que un creciente número de empresas pasean por todo el mundo. Desde 1997, año en el que el Estado deja de ser accionista, Telefónica multiplica por cuatro su facturación; pasa de estar en 6 países a 23- -y sumando- -y de 25 a 200 millones de clientes, se coloca en cabeza por beneficios y tiene 1,6 millones de accionistas Alemania, Irlanda, países del Este, ahora en Italia, y de la mano del socio italiano entrará en el único mercado grande de la UE en el que no está: Francia. Movimiento ya previsto, como el inminente que completará su expansión en Iberoamérica: la compra del cien por cien de la brasileña Vivo. Todo un estilo en la gestión que ha hecho de Telefónica un referente mundial. Es la primera compañía integrada de telecomunicaciones del mundo por número de clientes- -más de 200 millones- el mayor proveedor de telecos en los mercados de habla hispana y portuguesa; el primer grupo integrado europeo por capitalización bursátil; entre los 50 blue- chips más grandes del mundo; entre los tres más rentables, con 6.200 millones de euros de beneficio en el pasado año; más de 1,6 millones de accionistas... En diez años sin el Estado como accionista, Telefónica ha multiplicado por cuatro su facturación; ha pasado de estar en 6 países a los 23 actuales, y sumando, y de 25 millones de clientes a 200. Toda una multinacional con el 62 de sus ingresos que vienen de fuera de España, en la ocupa el primer lugar en inversión en I+ D +i. Un camino recorrido especial- Entre las grandes del mundo mente en los últimos años. Con el despegue de Luis Solana en 1982, su relevo por el eficaz Cándido Velázquez en 1989 o la frenética etapa de Juan Villalonga en 1996. En el año 2000 llegó Alierta que templó, consolidó, reorganizó y reanudó la marcha a su ritmo y con su estilo. Alierta, que ayer cumplió 62 años, se ha ganado así el reconocimiento de tirios y troyanos. La operación de Telefónica con Telecom Italia es además otro eslabón en el que parece ya eje España- Italia que empieza a poner nerviosos a los grandes de la UE, especialmente a Francia y a Alemania. Con nuevos acuerdos ya en marcha como el control de Endesa entre la italiana Enel y Acciona. O la fusión aplazada entre Abertis y Autostrade para crear la mayor concesionaria de autopistas del mundo, en la que Salvador Alemany y sus socios de ACS, Florentino Pérez, los March y los Albertos echarán el resto. O la entrada con todas las de la ley del Santander, otro gigante, ya que Emilio Botín quiere quedarse con el Antonveneta tras comprar el ABN junto al RBS y Fortis. O la que en su momento puede llegar entre la italiana Eni y Repsol, para la que Antonio Brufau busca socio. En Italia llevan ya algún tiempo triunfando empresas españolas, incluidos sectores tan italianos como la moda y el textil, con Inditex creciendo: o en el aceite con la Sos de Jesús Salazar con fuerte presencia tras comprar Friol, y antes Carapelli y Sasso. Nuevos ejemplos de esta creciente pujanza de cada vez más empresas españolas compitiendo en todo el mundo. Los cien errores de la comunicación de las organizaciones Autores: Magali Yus y Luis Arroyo Edita: ESIC Editorial ISBN: 978- 84- 7356- 493- 9 Eje España- Italia Cientos de ejemplos, casos y consejos muy prácticos en un recorrido divertido, pero también muy solvente y formativo, por las áreas de la comunicación y las relaciones públicas. Se abordan aspectos tácticos, como las relaciones con los medios, la oratoria o la telegenia, pero también ideas y recomendaciones sobre transparencia y RSC. Ahora toca Francia La economía Long Tail Autor: Chris Anderson Editorial: Ediciones Urano ISBN: 978- 84- 934642- 6- 4 Entrar en Francia es el próximo movimiento en Europa, y la compra del cien por cien de Vivo el cierre del mapa iberoamericano El autor, editor jefe de la revista Wired, empezó a investigar el Long Tail en un artículo que se ha convertido en un clásico. A partir de dicho estudio, escribió este libro. Desde entonces, el término no ha dejado de oírse en todo el mundo. Analizando el consumo de películas, libros y música, muestra cómo internet ha hecho posible un nuevo mundo. La batalla por el alma del capitalismo Autor: John C. Bogle Edita: Marcial Pons ISBN: 978- 84- 9768- 397- 5 César Alierta, presidente de Telefónica SERRANO ARCE Jesús Salazar, presidente de Sos Cuétara NIEVES SANZ En este libro Bogle denuncia los estragos que el capitalismo de los gestores ha ocasionado en el ahorro popular, estructura esencial de los mercados de valores. Además, hace un análisis positivo y normativo de los fallos de la América corporativa.