Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s El amigo italiano DOMINGO 6 s 5 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) picamente las reglas de Bruselas, se roban competencias unos a los otros y se permiten contradecir en público al presidente del Gobierno. El pasado 5 de abril, el ministro de Infraestructuras italiano, Antonio Di Pietro, afirmaba que no sólo podemos intervenir sobre Telecom sino que debemos hacerlo. Aquí no se trata de los derechos de los pequeños accionistas sino de defender el sistema- país. Cuando se trata de aguas, de telecomunicaciones o de autopistas, no se puede estar de espectador Por si Telefónica y Abertis no se hubiesen dado cuenta, el ministro fue todavía más explícito el pasado 24 de abril. En una carta al Corriere della Sera Antonio Di Pietro afirmaba que el mercado que tanto se invoca es, en realidad, una hoja de higuera para ocultar intereses privados. Autostrade y Telecom son, de hecho, dos monopolios: sectores protegidos en los cuales el Estado debe tutelar los intereses públicos. El mercado es otra cosa El fogoso ministro, conocido mundialmente desde su etapa de fiscal de Manos Limpias polemizaba con el ex comisario Mario Monti, quien había acusado al Gobierno de provocar o consentir un retroceso de la relación entre el Estado y el mercado, entre los poderes públicos y las empresas llegando a afirmar que los casos de Abertis- Autostrade y Telecom Italia revelan, sobre todo, una gran confusión mental Al cabo de un año largo de Gobierno, las máscaras han caído casi todas. A la acusación de interferir en la economía, Antonio Di Pietro no res- DI PIETRO DIXIT EMPRESAS ESPAÑOLAS EN ITALIA No sólo podemos intervenir sobre Telecom sino que debemos hacerlo. Aquí no se trata de los derechos de los accionistas sino de defender el sistema- país Cuando se trata de aguas, de telecos o de autopistas, no se puede estar de espectador El Corte Inglés Sede: Milán Tiene una oficina de compras en Milán y planea abrir tiendas en Milán y en Roma BBVA Sede: Turín En 2006 puso en venta su participación del 14 en BNL Endesa Sede: Roma Ha logrado convertirse en el tercer generador de electricidad en Italia Gas Natural Sede: Milán Ha logrado adquirir empresas de distribución de gas y emprender proyectos de plantas regasificadoras AC Hotels Sede: Génova Cuenta con 10 establecimientos Turín Milán Génova pondió negando los hechos sino reivindicándolos: No sólo podemos intervenir sino que debemos hacerlo El único que declara un ficticio respeto a las decisiones del mercado es Romano Prodi. Los ministros de Solidaridad Social, Paolo Ferrero, y de Medio Ambiente, Alfonso Pecoraro Scanio, se oponen a la entrada de empresas extranjeras en Telecom Italia, y lo harán notar, sobre todo mediante el control de la red de telefonía fija. El pasado martes, el presidente de la Autoridad de Garantía de las Comunicaciones, Corrado Calabró, advirtió que Telecom Italia está en una situación dominante en todos los mercados y servicios con una cuota superior a la media europea por lo que promete intervenir para corregir tal anomalía. Según Calabró, es necesario quitar a Telecom Italia el control de la red de telefonía fija y dárselo a una nueva Banco Santander Sede: Turín En 2006, tras la fusión San Paolo- Intesa mantiene un 1,7 del nuevo banco Roma Sedes empresariales Sol Meliá Sede: Roma Cuenta con establecimientos en Roma, Milán y Cerdeña IND ITEX Inditex Sede: Milán Cuenta con 120 establecimientos FERNANDO RUBIO Fernando González Urbaneja TAN CERCA... TAN LEJOS I ...En el campo empresarial las vinculaciones, aunque son mayores de lo que se aparenta, es evidente que españoles e italianos son sus quintos clientes respectivos en flujos de inversión y de comercio talianos y españoles comparten historias y sentimientos, muchas líneas de puntos y algunas líneas gruesas; no pocos malos entendidos y muchos sobreentendidos. Suelen entenderse por señas y medias palabras, pero sin entrar en detalles ni profundidades. En realidad hay más distancia de lo que parece, muchas huellas del pasado y pocos proyectos comunes. Para ambos tanto Francia, como Alemania, Gran Bretaña o los Estados Unidos, están por delante en las preferencias, los intercambios y las relaciones, pero sin la peculiar complicidad mediterránea de dos países y sociedades con demasiado pasado. Italia asombró en los ochenta, por el despliegue de creatividad y la vitalidad de su economía y de sus empresarios; ins- talada en aquel incipiente G 7 con más presencia que influencia, la sociedad civil italiana daba la razón a quienes desdeñaban el peso de la política en las sociedades modernas. Una política calamitosa, gobiernos que no duraban un año, partidos descompuestos y políticos profesionales poco escrupulosos no parecían suficientes como para sumirla en el pesimismo y la recesión. Pero la mala política pasó factura y poco después, a lo largo de la última década, Italia pasó a ser uno de los enfermos de Europa. El caso español es bastante distinto, de hecho tomó el relevo de los italianos en cuanto a potencial de crecimiento y a resultados efectivos. La política otorgó estabilidad y confianza, todo lo contrario al caso Italia, y la sociedad aprovechó la oportunidad para protagoni- zar un despegue económico que ha llevado a equiparar la renta per cápita de italianos y españoles, algo que parecía inalcanzable dos décadas atrás. Sin embargo parece que hay pocos proyectos conjuntos, la cooperación política es matizada, menor, ambos gobiernos buscan alianzas con los otros del norte, con los mayores. Y en el campo empresarial las vinculaciones, aunque son mayores de lo que se aparenta, es evidente que españoles e italianos son sus quintos clientes respectivos en flujos de inversión y de comercio, por detrás de Alemania, Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos. Italia tiene a su favor algo más de quince millones de habitantes más que España (que eran casi 20 una década atrás) y en contra un marco institucional más cerrado y complejo que el español. España crece más que Italia, con algunos equilibrios básicos más sólidos (cuentas públicas) y otros menos (empleo y precios) Ambos países compiten como mercados turísticos preferentes, y presentan más semejanzas que diferencia en sus tramas empresariales. Los bancos españoles son mejores que los italianos, la bolsa española es más eficiente, pero las grandes empresas italianas, muchas de ellas semipúblicas, son más fuertes. Entre los 50 que cotizan en el EuroStoxx hay seis italianos y seis españoles (cuatro bancos, tres eléctricas, dos petroleras, un aseguradora y dos telefónicas) Pesadas y medidas ganan los españoles por décimas, con capitalización conjunta de 340.000 millones de euros frente a 317.000 para los italianos. Sospecho que hay más que ganar que perder en un proceso de cooperación, como el que por azar o por algo más se emprende en estos momentos.