Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 6- -5- -2007 ABC Sarkozy apela a una ruptura con la herencia de Mayo del 68 en su última llamada al voto Los socialistas preparan ya la refundación de su partido en un ambiente de derrota de Ségolène Royal JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Francia abre hoy una nueva página de su historia. Un total de 44,5 millones de electores, que comenzaron a votar ayer en los departamentos y territorios de ultramar, han sido llamados a elegir entre Nicolas Sarkozy (52 años) y Ségolène Royal (53 años) Ambos encarnan la renovación y el cambio, generacional, social y cultural. El nuevo presidente o presidenta consumará la ruptura con las culturas políticas tradicionales. Todos los sondeos publicados desde enero han pronosticado la victoria final de Sarkozy. Los últimos sondeos confidenciales continuaban ayer anunciando la victoria del candidato conservador, con unas cifras que inquietaban a las familias socialistas. En vísperas del voto, ayer se anunciaba la posible victoria conservadora por 53, 54 o 55 por ciento, frente al 47, 46 o 45 por ciento. Hasta diez puntos de diferencia. falta de reglas, de moral, de valores y, en última instancia, el fin de la etapa enque todo valía y no se respetaban los valores Y es que por vez primera desde 1965, un candidato conservador ha hecho una campaña orgulloso de los suyos: trabajo, libertad, orden, responsabilidad. Y, novedad sin precedentes, esos valores conservadores han sido apoyados por personalidades de la izquierda: André Glucksmann, antiautoritario emblemático, ha hecho campaña a favor de Sarkozy. Max Gallo, historiador, novelista, antiguo portavoz de Mitterrand, ha inspirado parte del programa conservador. En la recta final de la campaña, Nicolas Sarkozy ha recibido el sorprendente apoyo de personalidades históricas de la izquierda francesa. Roger Hanin, concuñado de François Mitterrand, insistió en su simpatía por la candidatura conservadora. Jacques Seguela, que inspiró las campañas de Mitterrand y Jospin, comenzó apoyando a Ségolène, para pasarse a Sarkozy con armas y bagajes, popularizando este eslogan: Ségolène me hizo soñar. Sarkozy ha hecho realidad mi sueño En el momento álgido de la campaña de todo salvo Sarkozy el candidato conservador recibió el apoyo inesperado de Claude Lanzmann, director de Temps Modernes la revista fundada por Jean- Paul Sartre. ¿Es posible una sorpresa espectacular? Nadie la espera. Aritméticamente, los más finos analistas han hecho este cálculo: Para ganar, por sorpresa, espectacular, Ségolène tendría que conseguir todos los votos socialistas, el 80 por ciento de los votos de todas las izquierdas de la primera vuelta, dos tercios del voto centrista y un 20 por ciento de los electores de la extrema derecha Posibilidad aritmética en la que sólo parecía creer la candidata, cuando las distintas familias socialistas parecían estar anticipando una derrota. Jean- Louis Bianco, un viejo cocodrilo al servicio sucesivo de Mitterrand y Ségolène, rompió a llorar escuchando el último mitin de su candidata. Jean- Christophe Cambadélis, socialista moderado, comentaba: La tendencia al sálvese el que pueda no me conviene en absoluto. Con el discurso de los últimos días corremos el riesgo de caer al 44 por ciento, una catástrofe Por su parte, los elefantes socialistas han comenzado a preparar la campaña de las elecciones legislati- Difíciles cuentas para Royal Royal y Sarkozy se disputan hoy el voto de centro que recibió François Bayrou en la primera vuelta de las elecciones vas del mes de junio, en orden disperso. Dominique StraussKahn, socialdemócrata, declara: Ha llegado la hora de reformar el Partido Socialista Henri Emmanuelli, socialista- socialista es partidario de crear un nuevo partido para refundar las izquierdas. Nadie lo duda. Triunfante o derrotada, Ségolène encarna el fin de un ciclo histórico del socialismo francés, el que comenzó en 1971, en el Congreso de Epinay, cuya estrategia fue la unión de la izquierda. Tras la primera vuelta de estas elecciones, el PS está condenado a girar al centro y buscar alianzas de centro- izquierda. Los sondeos reservados ampliaban ayer hasta diez puntos la ventaja de Sarkozy A la derecha, Sarkozy, posible presidente, encarna el cambio generacional y la posible ruptura con veinticinco años de demagogia de izquierda (Mitterrand) y derechas (Chirac) Precisamente, ayer, en su última llamada al voto, Sarkozy apelaba al que ha sido eje ideológico de su campaña: la ruptura con la herencia de Mayo del 68. En un artículo en Le Figaro Madame afirmaba fiel a sus principios que ha comenzado un fin de ciclo, el fin de la Del exterior, pero en un artículo firmado en Le Figaro llegaba ayer el apoyo expreso del ex presidente del Gobierno español José María Aznar. A su juicio, una Francia dirigida por Sarkozy será beneficiosa para toda Europa Aznar afirma compartir con él valores como libertad, responsabilidad, trabajo, mérito y esfuerzo y precisa que admira de Sarkozy, sobre todo, el amor patriótico que siente por la República (francesa) y que se esfuerza en que compartan sus compatriotas A la espera de los primeros resultados, los cuarteles generales de Ségolène y Sarkozy vi- Apoyo de Aznar