Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5- -5- -2007 José María Sánchez- Verdú estrena en el Teatro Real El viaje a Simorgh 67 Es indispensable que se exija al arquitecto ejercer su trabajo desde una actitud de creativa responsabilidad La Ciudad de Telefónica en Madrid ABC ría reflexionar: la creciente hegemonía de estos arquitectosestrella, de la imposición de sus visiones y decisiones pretextadas por el peso del genio y talento al que se atribuye su prestigio. Lo que puede entenderse como una razonable defensa de la integridad creativa- -asunto que Calatrava ya esgrimió en 1996, en un contencioso ante las autoridades berlinesas por sus derechos de autor a causa del supuesto plagio que Foster hizo de la cúpula para el Reichstag- -puede interpretarse asimismo como una autoproclamación de la omnipotencia que la época actual está entregando a ciertos arquitectos. Debe aceptarse que la arquitectura tiene un compromiso social de equivalente valor que el expresivo y que el factor económico. Que la ciudad moderna no es un objeto inmóvil y que se encuentra en constante adaptación a las necesidades de sus habitantes. Por ello, del mismo modo que se reconoce que la propiedad intelectual y el valor de la obra son un fundamento a respetar y proteger, es igualmente indispensable que se exija al arquitecto el ejercer su trabajo desde una actitud de creativa responsabilidad. La obsesión de Gaudí hacia su obra- -mezcla de devoción y misticismo- -le impidió alcanzar un acuerdo con Milà para culminar la Pedrera. Con su retórica poética, Libeskind no supo comprender que el factor especulativo y las normativas de seguridad eran indispensables para la reconstrucción de la Zona Cero más allá de las metáforas, siéndole negada la posibilidad de negociar con el cliente un final que preservara el ansiado reconocimiento de su autoría. En Calatrava el conflicto parece no tener tanto que ver con la reivindicación de su obra: se percibe un intento de generar con esta reacción ruido mediático en torno a su persona. Hay obras maestras que deben ser preservadas, pero en este mundo mediático probablemente lo único que se intente a través de la búsqueda de confrontación y controversia es mantener el estatus de celebridad, sea a través de la arquitectura o contra la arquitectura. Ruido mediático Detalle del ataúd con momia hallado en la tumba de Djehuty ABC Arqueólogos españoles hallan los restos de olivo más antiguos de Egipto El equipo del proyecto Djehuty vuelve a ofrecer grandes hallazgos A. A. MADRID. El equipo español- -dirigido por el arqueólogo José Manuel Galán, financiado por la Fundación Caja Madrid y coordinado por el CSIC- -que desde hace seis campañas excava en la tumba de Djehuty (alto funcionario de la faraona Hathepsut, en la orilla oeste de Luxor) reveló ayer sus tres grandes hallazgos de 2007. El primero, en el patio exterior a medio metro por debajo del nivel del suelo, fue un ataúd de madera del 2.000 a. C. Intacto, contenía el cuerpo parcialmente momificado de una mujer de unos 60 años, que sufría de problemas de espaldas. Sólo llevaba como adorno un modesto collar de fayenza. Estos restos documentan la utilización de la necrópolis 500 años antes de Djehuty, y cómo debajo oculta enterramientos anteriores. El segundo hallazgo se produjo en un agujero que cobijaba, bien atados, 42 ramos de flores (ahora secas) y trozos de 43 vasijas de cerámica, que fueron restauradas por el equipo. Los ramos, compuestos por ramas de persea y de olivo, se conservan en tan buen estado que han despertado la curiosidad y el interés de las autoridades egipcias, y se está estudiando la posibilidad de que se expongan en el Museo de Luxor. Es el testimonio más antiguo hasta la fecha de olivo en Egipto- -se enorgullece José Manuel Galán- tras el que había en la tumba de Tutankamón El tercer descubrimiento son sublimes relieves en la capilla de Djehuty, cuya tumba es el gran objetivo para 2008. Página oficial del proyecto Djehuty: http: www. excavacionegipto. com Proyecto de Libeskind para la Zona Cero en Manhattan los conceptos de las ideas presentadas; la disputa por la autoría del proyecto de la Torre Biónica entre Cervera Pioz y Eloy Celaya... Daniel Libeskind se vio obligado a someter su diseño para la Freedom Tower a las revisiones y modificaciones del arquitecto David Childs por imposición del promotor del World Trade Center, de manera que debió suprimir de su discurso acerca de él cualquier alusión a su propia individualidad como creador e ideólogo de su significado. En el contexto actual, algu- AP nos asuntos de ese tipo, que solían permanecer en la trastienda del gremio, cobran la dimensión de noticia destacada- -que, como en el caso del proyecto de Álvaro Siza para el Paseo del Prado, pueden llevar tangencialmente a la arquitectura a las páginas de la prensa rosa- -cuando están protagonizados por arquitectos mediáticos. El auto del juez Rodríguez Achutegui sobre el específico caso de Calatrava sienta un precedente tras el que subyace una cuestión sobre la que la profesión arquitectónica debe-