Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 5 07 SALUD LA DUDA ¿Existe la astenia primaveral? El cansancio y el estado de ánimo decaído que acompaña a los cambios de estación y que se manifiesta en la primavera es una respuesta fisiológica normal del organismo, según ha manifestado recientemente Pablo Bonal, médico de familia y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla. Por esta razón- -señala- -la astenia no está acreditada como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud. Aunque a veces se la etiqueta como astenia primaveral, Bonal recuerda que en realidad estos cambios afectan en mayor o menor medida a todas las personas y por tanto no requiere tratamiento alguno, salvo que se padezca alguna patología como psoriasis, cuadros depresivos o problemas de úlcera de estómago que sí suelen sufrir agudizaciones con el cambio de estación. Al parecer, aunque algunos expertos opinan que lo que conocemos habitualmente como astenia está provocado por una bajada de endorfinas (sustancias relacionadas con sensaciones placenteras) cualquier enfermedad conlleva un desequilibrio de las mismas. En cualquier caso, cuando una persona manifiesta cansancio y decaimiento debe comprobar que no exista un proceso patológico que lo justifique, como anemia, infección crónica o un déficit hormonal. Prevención En busca de los genes del colesterol Casi 800.000 personas en España tienen, por constitución genética, niveles altos de colesterol o triglicéridos, que aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular. La mayoría no lo sabe TEXTO: PILAR QUIJADA FOTO: ABC S Más información: Fundación Hipercolesterolemia Familiar: www. colesterolfamiliar. com Tfn: 91 504 22 06 egún la Encuesta Nacional de Salud difundida estos días, el español medio es obeso y tiene riesgo cardiovascular. Como ha recordado Valentín Fuster, presidente de la Federación Mundial del Corazón, a pesar de que la cardiología técnicamente está muy avanzada, la gente sigue muriendo por infarto de miocardio. La razón- -apunta- -es que fallamos en la prevención. Y precisamente entre los principales factores de riesgo cardio- vascular se encuentran los niveles elevados de colesterol y triglicéridos. En la mayoría de los casos estos desajustes obedecen a hábitos inadecuados de alimentación y al sedentarismo. Otras veces, la causa de es una anomalía genética conocida como hipercolesterolemia hereditaria. En estos casos, sólo la detección precoz y la medicación adecuada de por vida evitan el deterioro de las arterias, que de lo contrario empieza muy pronto: algunos estudios han demostrado que el depósito de colesterol en la pared de las arterias- -aterosclerosis- -aparece a partir de los 17 años en los varones y de los 25 en las mujeres. Y la esperanza de vida puede reducirse entre veinte y treinta años respecto a la media, porque el riesgo de padecer un infarto de miocardio prematuro- -antes de los 55 años, en el caso de los hombres, y 65 en el de las mujeres- -aumenta considerablemente. Se calcula que unas 800.000 personas llevan este riesgo grabado en sus genes, aunque la mayoría