Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 5 07 TENDENCIAS Museo Manuel Piña: una vida al bies Su aspecto de pirata y su talento singular subrayaron la industria de la moda en los años ochenta. Fue uno de los creadores de la Pasarela Cibeles. Ahora, su pueblo, Manzanares (Ciudad Real) abre un museo con una muestra importante de su obra. Es el Volver de Manuel Piña TEXTO: J. F. ALONSO FOTOS: SIGEFREDO Moda y movida Piña con su madre, Sebastiana Lo que hay que saber El museo Manuel Piña se abrió al público el pasado miércoles en Manzanares (Ciudad Real) Consta de setenta y cinco trajes, más algunos accesorios (zapatos... El horario, al menos en principio, será peculiar, de acuerdo con el del centro cultural donde se ha instalado, muy cerca del Ayuntamiento. Abre de 17.00 a 21.00 h. de lunes a viernes, y de 10.00 a 14.00 y 17.00 a 21.00 los sábados. Domingos, cerrado. Es gratuito. Información: 926 62 10 32. l final del museo, un collage de fotos hace las funciones de un chasquido de dedos. Súbito, la memoria: Madrid, mediados de los ochenta, Rossy de Palma, Carmen Maura, Paola Dominguín, Bibi Andersen, Iman... y, claro, Manuel Piña, el hombre que las vistió, o las desnudó. El pasado miércoles, Manzanares, el pueblo en el que nació y al que regresó para morir, un paréntesis de cincuenta años (1944- 1994) abrió al público un museo con una excelente muestra de su obra, setenta y cinco trajes que hablan sin tapujos de una forma de coger la aguja y de entender la vida. La sombra de los hombres es a veces más humana y más real que los propios hombres leemos de su puño y letra en una pared de ladrillo pintada de blanco. Este otro hombre de la Mancha, una historia paralela a la del cineasta Pedro Almodóvar, nació para campesino o para torero, como dijo alguna vez, pero no para hacer moda. No tenía familiares modistas, y en Manzanares le rodeaban mujeres enlutadas de por vida, como Sebastiana, su madre. Telas negras como la noche escribió en 1991. En parte por eso se fue a la capital. A la ciudad que hervía. La movida. La música. Las ideas exageradas. Las madrugadas salvajes. Las líneas imposibles que empezaba a dibujar en su imaginación. Manuel Piña murió en 1994, tras donar al Ayuntamiento ciento veinte trajes de su colección. Quería que algún día se mostraran en una cava, quizá porque pensaba que su estilo casaba con la singularidad de este espacio afirma Alex Serna, amigo del modista y diseñador del museo. Y visto el resultado, así parece. Durante mucho tiempo, los trajes es- A Chaqueta entallada de charol negro, septiembre de 1990 tuvieron almacenados a la espera de encontrar la oportunidad, el dinero y el sitio. Hace cuatro años, finalmente, empezaron a restaurarse las cuevas de una casona del siglo XVI situada en el centro de Manzanares. El pueblo está lleno de estos túneles en los que se guardaba el vino y la comida, en los tórridos veranos de la planicie manchega. En agosto de 2006, Alex Serna, artista plástico, se puso manos a la obra, hasta concebir un espacio abovedado, fresco, iluminado con luces sua- ves, perfecto para apreciar el discurso creativo del diseñador. Desde mediados de los 80 hasta 1990. A Alex Serna le gustan los abrigos de la primera época, los hombros rectos, las enormes solapas. Detrás estaba la influencia del maestro Balenciaga. En el viaje por la colección encontramos sus trajes de punto y mohaire, las lanas cardadas; un poco más allá, el macramé y el charol; en la tercera estación, las nuevas técnicas, los hilos de seda, el cuero; y, al final, su homenaje al teatro, a su admirado Miguel Narros. Siempre fue rompedor, pero supo combinar la creatividad con lo comercial, algo siempre complicado, y más en aquella época- -explica Serna- De hecho, fue uno de los impulsores de la pasarela Cibeles, junto a Paco Casado, Pepe Rubio o Jesús del Pozo Manuel Piña lució su talento en Cibeles desde 1985 a 1990. Fue su primer héroe, como alguien dijo. El escaparate que necesitaba un estilo tan visual como el suyo. Le gustaba el color, las formas pegadas e insinuantes, una bofetada de belleza y optimismo, Madrid, 1985. Antes, en 1974, había abierto su taller de punto. En 1980 vistió a los coros de la Orquesta Nacional de España. En 1981 inauguró tienda en Nueva York. En 1983 diseñó su primera colección para Galerías Preciados... Entre la donación de Manuel Pi- El escaparate de Cibeles En la colección expuesta en una cava de Manzanares hay setenta y cinco trajes creados entre 1984 y 1990. Otros tantos esperan a ser clasificados y restaurados