Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 5 07 EN PORTADA Anillos Diamantes (casi) para la eternidad (Viene de la página anterior) labro con los brazos extendidos, para hacer ángulos. Su solitario tiene de especial que los diamantes de los laterales van enganchados al aire. Las propuestas de Pernas, Lomba y Torretta siguen la línea de su propia colección; los demás, han hecho los anillos en función de la idea que tienen de las sortijas de compromiso, y en el caso de Schlesser, ha jugado con las formas puras y geométricas. Cartier, Boucheron, Van Cleef o Tiffany s, son las casas artífi- Los ingleses prefieren zafiros y rubíes. Zafiro de Ceilán para Diana de Gales, abajo, la sortija que Dodi Al Fayed le tenía preparada Ángel Schlesser: formas geométricas y textura rugosa del oro blanco (Viene de la página anterior) ces de las más lujosas sortijas de compromiso con que reyes y príncipes han obsequiado a sus prometidas, porque los brillantes siempre han tenido un gran poder de enamoramiento. Basta un ejemplo: sólo cinco días después de reunirse con el príncipe Rainiero de Mónaco por segunda vez, Grace Kelly confesó a su madre que estaba muy enamorada Él le acababa de obsequiar con un diamante, talla esmeralda, de doce quilates. La historia ha sido testigo a través de la pintura de muchos amores sellados con brillantes, como el de Catalina de Medicis con Enrique II (simbolizada con la entrega de un anillo por Jacobo Chimenti) o el del príncipe Guillermo de Orange y María de Inglaterra (pintado por Van Dyck en 1641) y a partir del siglo XX la fotografía, el cine y la televisión nos han dado la mejor imagen de los compromisos más célebres, reales ó populares. De Grace Kelly a Elizabeth Taylor (con varios anillos de compromiso) de Isabel II (su esposo le ragaló una sortija con un diamante procedente de una diadema familiar de su madre) a la Reina Sofía, (Don Juan Carlos le lanzó una cajita con la sortija de compromiso sin decirle nada, pues ella conocía el significado de la joya) de Lady Diana Spencer a Mary Donaldson; de las Infantas Elena y Cristina a la Princesa Letizia, en todas se cumplió con la tradición (en España se le llama pedida) y al igual que las cantantes, bailaoras o modelos, han mostrado orgullosas su joya de compromiso que, en teoría, tiene que ser una sorpresa. La pintura, testigo mudo Los anillos de compromiso se pusieron en boga en 1477, cuando Maximiliano de Austria entregó uno a María de Borgoña, que los puso de moda entre la nobleza Camila Parker recibió su sortija de compromiso tras 35 años de relación AFP