Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 S 6 LOS SÁBADOS DE gura Susana Pérez, responsable de la idea y directora del grupo Le Cadó- porque el anillo de compromiso, lejos de estar demodé cada día adquiere más valor. Hemos querido democratizar el lujo y el diseño y que sean asequibles, desde 690 a 1.290 euros Los cinco diseñadores han elegido el diamante como leit motiv porque es la piedra preciosa por excelencia y la que más les gusta a ellas. Lo cantó Marilyn: los brillantes son los mejores amigos de la mujer Cada diseñador ha realizado dos propuestas: Los diamantes, preferidos para estos anillos, siempre han ejercicio un gran poder de seducción y según cantó Marilyn Monroe son los mejores amigos de una chica la clásica y la moderna. La propuesta de Devota Lomba lleva engarzados los brillantes con garras, rematadas a modo de coronas, tanto en el solitario como en el cinquillo. La de Antonio Pernas tiene estilo salomónico en el hilo del anillo, lo que da a la sortija una chispa de modernidad. Ángel Schlesser ha buscado amplitud y volumen y ha jugado con el metal, el brillo y la textura, un tanto rugosa. Su propuesta de solitario tiene un gran volumen; la otra, la ha resuelto con dos filas de diamantes integrados en una alianza rugosa y con mucho brillo. Roberto Torretta ha utilizado cúpulas en formas ahuevadas que, en el caso del solitario, parecen rosetas. Curiosamente en el lateral de la sortija del solitario ha puesto un pequeño brillante, casi imperceptible. El lujo oculto. Elio Berhanyer, quizás el más arriesgado, ha seguido un cierto clasicismo, pero ha introducido formas nuevas, a modo de cande (Pasa a la página siguiente) Una alianza de baguettes el anillo de la Princesa de Asturias ERNESTO AGUDO Tallados por la Historia Desde la época medieval, en que los ricos se casaban con sortijas engastadas con gemas (con poemas breves y de amor en los aros del anillo) el diamante ha sido la piedra preferida por las mujeres de todo el mundo para sellar su compromiso. A finales del siglo XV fue cuando se produjo el primer adelanto en relación con las técnicas de tallado, primer paso hacia el pulido moderno. Pero hubo que esperar hasta el XVIII para que Europa hiciese la primera talla brillante, esa que le dio al diamante más luz y brillo. Con el paso del tiempo la técnica del tallaje se fue perfeccionando hasta conseguir la talla de las 58 facetas actuales, todas pulidas a mano, que son monumentos de perfección matemática. Si bien en los diamantes mucho viene determinado por la naturaleza, son necesario las manos expertas de un tallador para dar a la piedra el brillo y la belleza que poseen. La pureza (sin rastro de carbono no cristalizado) el color (pueden abarcar todo el espectro, incluidos los tonos verdes, rosas, azules o el ámbar) y la talla (brillante, oval, marquise, corazón, esmeralda o pera) son lo que le dan valor, junto con el tamaño, que se expresa en quilates, esa unidad de peso de semillas del algarrobo, con la que primero se pesaron. Tú y yo de brillante y esmeralda, de Jackye Kennedy Arriba, sortija de Torretta