Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5- -5- -2007 Revuelo nacional por la detención de Isabel Pantoja ESPAÑA 17 Isabel Pantoja tras abonar la fianza que le impuso el juez Torres VOCENTO Los amigos de la Pantoja pagaron la fianza a escote Rodeada de los suyos y sin salir de casa. Así es como pasó las primeras horas de su libertad bajo fianza la cantante Isabel Pantoja. EN SU PUNTO gistro ayuda. Su llegada a Mi Gitana fue envuelta en una nube de flashes Aguantó el tipo. Cuando cruzó el umbral y se encontró con su familia la emoción pudo más que la contención. Largo abrazo con su madre, con sus hermanos, con sus amigas de confianza... El primero fue, profundo e intenso, con su hijo Kiko, que la noche en que se la llevaron se encontraba con unos amigos en un pub. Pasados esos instantes, Isabel se relajó y se enorgulleció de los suyos, y más cuando le contaban las llamadas de apoyo que había tenido. La noche en el calabozo fue una de las peores de su vida. Hasta acudió un médico amigo de la familia por una crisis de ansiedad. Isabel no sabía realmente qué se iba a encontrar, de qué la acusaban. Sí le informaron de que estaba detenida por un presunto delito de blanqueo, pero hasta ahí llegaba. Su abogada, Graciela Otondo, me confirma que esas horas de incertidumbre fueron fatales tanto para Isabel como para ella y el abogado José Antonio Galán, que son los que llevarán su defensa. A Otondo la conoce desde hace quince años y ella fue quien justificó el dinero incautado en Mi Gitana cuando detuvieron a Julián Muñoz. Tanto los 50.000 dólares como los 9.500 euros fueron devueltos tras presentar los papeles necesarios. Primero el dinero americano, que era el pago de unas actuaciones en Miami. Después los euros, para la economía doméstica. Otondo aclara que esa segunda entrega fue posterior y figura en la parte del sumario que aún no se ha levantado. Pero ella tiene las providencias con el informe favorable del Ministerio Fiscal admitiendo su devolución. La abogada asegura que el trato de la Policía con Isabel fue perfecto. Otondo y Galán tienen cinco días para recurrir el auto de libertad bajo fianza. Y en eso están. Hay tres puntos fundamentales en la imputación. La compra del apartamento en Guadalpín, la de Mi Gitana y la adquisición de ganado para Cantora Se citan unos terrenos en Fuengirola, pero Otondo aclara que de eso no les han hablado. Pantoja tuvo unas concesiones administrativas en esa localidad para el restaurante Cantora y el bar de copas que montó, cuya explotación ha cedido. Con la aprobación del Ayuntamiento dice. Ahora es el momento de los abogados. Tienen que poner luces donde la investigación del juez Torres pone sombras. Hay que demostrar cómo se han realizado esas compras, las hipotecas, los pagos, las facturas... Otondo y Galán actuarán sin la compañía de Saavedra, que defiende a Julián Muñoz. Somos despachos independientes me puntualiza la letrada. El conflicto de intereses es más que probable. Sobre todo con la compra del ganado. Pese a todo esto, la agenda de Pantoja sigue. Tendrá que personarse todos los días 1 y 15 de cada mes en una Comisaría y para viajar al extranjero deberá pedir autorización al juez. El día 12 tiene una actuación en Roquetas del Mar, la misma que se anuló el pasado 8 de enero cuando sufrió un accidente en el camerino de La Latina. De momento, sigue en pie. Beatriz Cortázar POR BEATRIZ CORTÁZAR MADRID. Hubo que improvisar una colecta de amigos para llegar a tiempo de pagar los 90.000 euros decretados por el juez Torres y evitar que Pantoja durmiera otra noche en los calabozos. Tan de sorpresa les pilló a todos la detención que, aunque parezca increíble, no habían previsto tener un dinero en cash y de ahí que su gente de confianza se moviera rápidamente. Parece ser, según fuentes cercanas, que se tenía un talón concertado al desconocer que una fianza sólo se puede abonar en metálico. Pero lo cierto es que los amigos se estiraron. Según me aseguran, no hubo que insistir mucho sino más bien incluso rechazar algunas llamadas que se ofrecían a prestar lo que hiciera falta. Con los 90.000 en un sobre, Isabel podía salir a la calle. Lo hizo sin esconderse ni evitar las cámaras. Con el cuello bien tieso y el gesto tranquilo. Hasta esbozó una media sonrisa. La procesión iba por dentro, pero es una artista y ese re- Visita médica por ansiedad Matiene la agenda de trabajo