Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5- -5- -2007 ESPAÑA 15 Ahba dice que la compra del explosivo se financió con 200 kilos de hachís D. M. N. V. MADRID. El preso islamista imputado en las operaciones Sello y Tigris por pertenencia a organización terrorista y condenado por cuatro robos, Kamal Ahbar, aseguró ayer ante el Tribunal del 11- M que el explosivo utilizado en la matanza fue financiado con un atraco en el que se consiguió un botín de 200 kilos de hachís. De esta cantidad, dijo, se hicieron ocho partes, y fueron las correspondientes a Jamal Ahmidan y a Mohamed Oulad Ackha (es decir, 50 kilos) las que financiaron la primera entrega de explosivos: entre 50 y 60 kilos. En esta primera entrega participó, siempre según su testimonio, Trashorras. No así en la segunda (la del viaje de una semana antes de la matanza) cuando fue su cuñado, Antonio Toro, el enlace en Asturias, porque el ex minero ya no se fiaba de ellos Con anterioridad a esta operación de compra de explosivos, Ahbar dijo que Jamal Ahmidan buscaba armas para lo que contactó con Toro y Zouhier. Las quería para perpetrar atracos como el que les permitió hacerse con el hachís. En concreto, dijo, compraron tres subfusiles Kalasnikov y contaban ya con otras dos pistolas que les vendió un guardia civil En un enrevesado relato, el preso aportó datos que sí se corresponden con el escrito de acusación de la Fiscalía y que, por tanto, han sido publicados y podría haber conocido a través de los medios. En cualquier caso, tiene que ser el Tribunal el que valore la veracidad de las informaciones aportadas por este testigo, que podría haber incurrido bien en un delito de encubrimiento (en caso de que algunas de sus confesiones fueran ciertas) bien en uno de falso testimonio (si se demuestra que miente) En ambos casos, la Sala tendría que deducir testimonio. El preso aseguró que todas las revelaciones del 11- M que expuso ante el Tribunal ya las relató ante el juez Del Olmo el pasado mes de enero, cuando declaró por la operación Sello 2 Fuentes consultadas por ABC aseguran el preso no hizo entonces ninguna referencia a los atentados de Madrid. Germán Yanke CARTAGENA l sumario está tan lleno deconfidentes, con sus correspondientes controladores y el subsiguiente descontrol, que es fácil perderse. Lo único que pare- E ce evidente, y a pesar de que- -como dice el castizo- -la Policía no sea tonta, es que, en muchos casos relacionados con los atentados del 11- M, parecen prestidigitadores: le cuentan al guardia una machada de algún colega y, en cuanto este mira la mano que avisa, con la otra hacen una fechoría. Luego están esos apodos particulares, aunque se termina averiguando que Toro y Trashorras no son eso, sino apellidos. Dicen Cartagena y piensa uno en un tipo descarado con acento mediterráneo, pero resulta ser Abdelkader Farssaoui, imán para más se- ñas, aquel testigo que contó en la sala de vistas que trabajó para la policía y, cuando ya no lo hacía, le fueron a buscar a Alicante, le trajeron a Madrid y le llevaron después a Leganés, a ver que se podía hacer con los que estaban allí encerrados y cercados, que terminaron por suicidarse. Pues resulta que ayer aparece un testigo, Ahbar, encarcelado por otra causa relacionada con el terrorismo islamista, se sienta ante el juez Gómez Bermúdez, y cuenta que Cartagena no es lo que dice, sino el cerebro, al menos material, del 11- M, el que entregó a los demás las bombas preparadas, los teléfonos móviles listos, etc. Junto con el dueño de una tienda de pollos y por orden de Irak que no Al Qaeda. Cuenta- aclara- lo que le han contado. Y lo que le han contado- explica- algunos que murieron en Irak o en lugares similares haciendo de las suyas. Ya veremos, pero en Navarra dicen con gesto displicente y escéptico: ése testimonia con muertos... Pero no se lo pierdan. Zouhier anuncia, por causas penitenciarias una huelga de hambre y sed. A ver si acabamos viéndole pasear por la Casa de Campo. ABC. es Más información sobre las sesiones del juicio del 11- M en www. abc. es nacional