Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 VIERNES deESTRENO VIERNES 4 s 5 s 2007 ABC TO BE CONTINUED Toni García CUTRE... Y A MUCHA HONRA Esta semana se estrena Esto es ritmo un documental sobre el mundo de la danza desde el punto de vista de un grupo de adolescentes, que no he visto pero que tiene buena pinta. Eso me ha recordado mis películas de baile favoritas, cuando era un chavalín, pelis que he ido recuperando a lo largo de los años con resultados francamente decepcionantes (la misma decepción que me produjo ver hace pocos días un capítulo de Mazinger Z una serie que yo adoraba de crío y que ahora me parece terriblemente envejecida) Mi película de bailoteo favorito no era una obviedad sino más bien un bicho raro; se llamaba Beat Street y retrataba (con bastante dignidad) los principios del hip- hop y el grafitti. Además salían los mejores bailarines de break- dance de la época y en la banda sonora estaban todos los que tenían que estar: Grandmaster Melle and The furious Five, Jazzy Jay, los Soul Sonic Force, etcétera. La banda sonora era estupenda, y aunque el guión se cayera a trozos uno lo aguantaba con dignidad. Después me chiflaron Breakdance y su secuela, Electric Bogaloo Precisamente hace pocos meses, y llevado por el espíritu de mi infancia me compré un pack que incluía las dos pelis y un documental sobre el baile de moda en los años ochenta. El documental no estaba mal; ahora bien, las películas eran absolutamente incomibles, las interpretaciones merecían un largo periodo entre rejas para actores y actrices y en general provocaban vergüenza ajena. Hay que ver cómo cambian las percepciones con los años. En aquella época yo tenía 13 o 14 años y las productoras Golan Globus y Goleen Harvest me parecían la pera: tenían pelis como American Ninja Megaforce Ninja III: La dominación Los locos de Cannonball y muchas, muchas más. Vistas ahora, el 99 por ciento de sus filmes son como mínimo de calidad dudosa, por no decir directamente cutres Por eso hace tiempo decidí no volver a ver ninguna de esas películas y conservar en mi memoria las asombrosas hazañas de Michael Dudikoff, Lucinda Dickey, Barry Bostwick o Michael Ahora todos los musicales son obras conceptuales, tonterías o rollos con el sello Disney. ¿Quién me iba a decir a mí que echaría de menos mis cutre- musicales? Una escena de Esto es ritmo Beck en su versión espacio- temporal, en lugar de ponerme ahora a juzgar de nuevo sus obras. Pero siguiendo con el musical, en su momento (lo sé, el cielo me juzgará) incluso me gustó Body rock donde- -aquí hay que agarrarse- -salía Lorenzo Lamas haciendo de bailarín urbano, con banda sonora de los míticos Ashford Simpson. Esa es la que más miedo me da revisar, básicamente porque me daría a entender los graves ABC problemas que sufría en mi infancia, cuando Superman III me parecía una obra maestra. Después llegaron Flashdance Footlose y demás películas y se acabó el musical sucio y de calle que tantas buenas horas me hizo pasar de niño. Ahora todos los musicales son obras conceptuales, tonterías o rollos con el sello Disney. ¿Quién me iba a decir a mí que echaría de menos mis cutremusicales?