Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID VIERNES 4 s 5 s 2007 ABC Un parque en recuerdo de un Papa Ayer quedaron abiertas las dos primeras fases del parque Juan Pablo II, en Hortaleza s Sobre más de 10 hectáreas, se recrean jardines históricos s Se han invertido 11 millones de euros POR SARA MEDIALDEA MADRID. La zona norte de Madrid estrena un nuevo pulmón verde: un gran parque que ocupará, cuando esté terminado, 31,5 hectáreas, y que de momento pone 107.000 metros cuadrados a disposición de los madrileños. Es el parque Juan Pablo II, que recibe este nombre en recuerdo del anterior Papa, y cuyas dos primeras fases fueron ayer bendecidas por el Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco. Tras una inversión de 11 millones de euros, y 17 meses de trabajos, en el nuevo parque crecen ya 1.258 árboles y 26.000 arbustos. Tiene un carril- bici de 2,8 kilómetros, 325 bancos, 21 aparcabicis, y cuatro zonas de juegos infantiles. Todo el parque se riega con agua reciclada, y cuenta con especies adaptadas al clima de Madrid: no hay praderas de césped, y sí recreaciones de la historia de la jardinería: desde el tradicional huerto medieval a unos renovados jardines colgantes de Babilonia La nueva zona verde está dividida en dos partes: el jardín del sol y el agua -la zona estancial- y la zona temática- -con recreaciones de algunos de los tipos de jardín que se han dado a lo largo de la historia- En la entrada a esta segunda zona, Rouco y Ruiz- Gallardón descubrieron un monolito con una frase pronunciada por Juan Pablo II en Madrid el 4 de mayo de 2003: Con mis brazos abiertos os llevo a todos en mi corazón. ¡Hasta siempre España! ¡Hasta siempre tierra de María! El alcalde aseguró que, con este parque, Madrid devuelve hoy un poco de lo mucho que debemos al Papa Por su parte, Monseñor Rouco Varela recordó, tras la bendición del área verde, algunas frases del Génesis: Que verdee la tierra El jardín del sol y el agua tiene como figura principal al astro rey, representado en la plaza central como una gran estrella de la que parten los ra- El alcalde Ruiz- Gallardón y el arzobispo Rouco Varela descubren la placa en homenaje a Juan Pablo II yos del sol a modo de caminos. Esa plaza central utiliza la llamada Razón Aurea o Divina Proporción: una espiral como la de la concha de los moluscos, o la que forma la distribución de las hojas en un tallo. En esta zona hay plantados diferentes ejemplares de los sistemas agrícolas y forestales típicamente mediterráneos: romero, cerezo, ciprés, alcornoque, vid, granado, castaño de indias, encina, abedul, almez, higuera, fresno de flor, gingko, hipérico, olivo, laurel, lavanda, pino piñonero y almendro. También hay un reloj de sol, en forma de vela, de 4,5 metros de altura, construida en EFE NUEVO PARQUE JUAN PABLO II Av Pza. López de la Plata Especies mediterráneas ito o aqu gr ach pa Ne M a P Av Avd a lo de s An des Reloj de sol Parque Juan Pablo II Av. de América Glorieta Yucatán ABC Gta. Ricardo Velázquez J. I. Luca de Te Bosco na acero corten. Un mirador permite divisar casi todo el jardín. En la zona temática, se recrean los jardines del mediterráneo: un jardín árabe, terrazas mesopotámicas, una aproximación al paraíso, un huerto medieval, y un oasis, el palmeral de Juan Pablo II. En el jardín árabe abundan las celosías y el agua corriendo. Hay acequias y carteles con recetas de cocina oriental, como el puré de berenjenas o el cordero con chermoula El guía que enseñó al Arzobispo de Madrid y al alcalde el jardín- un aprendiz de monje en su autodefinición- -se detuvo en este punto a recordar el cuento de Sherezade alargando durante mil y una noches las historias que contaba. Otra recreación intenta aproximarse a las terrazas mesopotámicas, creando jardines colgantes sobre cubiertas de hormigón. En este caso, la inspiración fue Nabucodonosor, que construyó un vergel para ahuyentar la tristeza de su esposa, que añoraba las montañas de su tierra en la planicie de Babilonia. Algo más allá se encuentra el Paraíso una isla con una plantación de arce rojo. Le sigue el Huerto Medieval, que recrea pequeñas plantaciones de plantas medicinales, en torno a un pozo tradicional. Un alambique- -de los usados para hacer aguardiente- -completan el paisaje. El oasis se consigue gracias a un palmeral, que proporciona sombra y aprovecha la escasez de agua. El parque Juan Pablo II está aún pendiente de dos fases más: una didáctica, que será la que primero se desarrolle, y una segunda dedicada al deporte, que incluirá campo de rugby reglamentario, con gradas y vestuarios. No obstante, habrá que esperar, para continuar los trabajos, a que las condiciones climáticas sean las adecuadas para nuevas plantaciones: invierno o primavera. De momento, las zonas inauguradas ayer quedarán cerradas por las noches, y durante el día gozarán de vigilancia, para evitar el vandalismo. d chu upi ach eM Dos fases más