Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL VIERNES 4 s 5 s 2007 ABC Rafael L. Bardají La biografía de Jesús escrita por el Papa se convierte en un superventas H puede permitirse: perder una guerra con sus vecinos y tener un gobierno pusilánime. Israel fue incapaz de presentar de manera convincente una victoria decisiva en la guerra del Líbano contra Hizbolah y desde entonces cuenta con un gobierno fantasma, una especie de zombi que goza de la suficiente estabilidad parlamentaria, pero cuya legitimidad y capacidad para actuar están bajo mínimos. A los israelíes les gusta devorar a sus dirigentes, pero en el caso de Olmert es todo lo contrario: es él quien está dispuesto a tragarse a sus ciudadanos aferrándose más allá de lo razonable a un poder que ya ni tiene ni le pertenece. Kadima, el joven partido que lidera, nació con dos señas fundamentales de identidad: por un lado ser el partido de Ariel Sharon y, por otro, defender la opción del desenganche unilateral de Gaza. Ehud Olmert, que ya no tiene a Sharon ni puede defender marcharse de Cisjordania, podía haberse elevado como líder en la guerra del Líbano, pero por lo que se sabe de la investigación de la comisión Winograd, no lo ha conseguido. Tsipi Livni, la ministra de exteriores se ha querido rebelar, pero al igual que su frágil partido, ni tiene pasado ni seguramente tenga futuro, porque el problema de Israel no se reduce a un cambio de caras. Ni siquiera es un asunto de corruptelas y escándalos que se le acumulan al gobierno. El verdadero problema es que a Israel se le acumulan los enemigos y los problemas estratégicos sin que nadie en el gobierno haga algo o parezca dispuesto a hacerlo. Los políticos de Israel han dado sobradas muestras de ser excelentes en lo táctico, cuando se trata de asuntos domésticos, y en lo estratégico, cuando se toca su seguridad y supervivencia nacional. El enroque de Olmert le coloca fuera de estos parámetros. Sus triquiñuelas para culpar a otros de su propia incapacidad no pueden estirarse ya mucho más. Lo que está por ver es si Israel necesita más Kadima sin Olmert, lo que quiere Tispi Livni, o si exige más, como la vuelta del Likud al gobierno. El libro de Benedicto XVI es un fenómeno EL DESGOBIERNO editorial en Alemania, su país natal, donde ISRAELÍ al Pontífice se le considera la mejor cabeza del momento ay dos cosas que Israel no RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. En cuestión de horas logró desplazar a Harry Potter, versión 7, y se ha merendado las listas enteras de superventas. En un país donde aún se lee y se debate bastante, el éxito del nuevo libro del Papa demuestra el redescubrimiento por los alemanes de un Ratzinger al que habían satanizado durante décadas. Por primera vez en décadas, la lista de las mejores cabezas de Alemania la preside un teólogo que, como dice el Spiegel recientemente ha ascendido mucho profesionalmente El Potter 7 venía dominando la lista de ventas de Amazon y Spiegel desde las Navidades, pero la irrupción del Jesús de Nazareth de Benedicto XVI ha puesto coto al cuento. De hecho, las listas de ensayos en Alemania se encuentran copadas en estos momentos, aparte del Jesús seguido siempre de cerca por Sal de la tierra del antes cardenal Ratzinger, también por la autobiografía de una joven alemana que entra en un convento benedictino en busca de la plenitud de la vida Lo que cabe en dos maletas de Veronika Peters) y por la experiencia del Camino de Santiago del conocido animador de la televisión alemana Hape Kerkeling Estoy en camino que llevaba nada menos que 31 semanas en el primer puesto. La eterna pregunta religiosa reconquista las listas dicen los comentaristas de libros, más allá de la moda del misterio espiritualista, la autoayuda o el crimen filoesotérico. El Papa es ya el pensador alemán más respetado del momento, entre los cien millones de europeos del ámbito germano- hablante, y se valoran para ello tanto su controvertido discurso teologal en la Universidad de Ratisbona, sobre fe y razón en el islam y el cristianismo, como su recién aparecido libro. La revista de pensamiento Cicero que elabora una lista de los cerebros mejores y más influyentes tiene a Benedicto XVI en el primer puesto, desplazando de éste a Günter Grass- -que cae dos puestos- -eterna conciencia moral y casi profesional de la Alemania de postguerra, así como a clásicos de la izquierda intelectual como los escritores Martin Walser y Peter Handke o el filósofo Jürgen Habermas, o célebres feministas como Alice Schwarzer y la premio Nobel Elfriede Jelinek. El primer Papa que tras su nuevo libro ha sugerido estar abierto a que le contradigan, aduciendo que no ha escrito nada Harry Potter El Papa mira un ejemplar recién publicado de su obra Jesús infalible ni dogma alguno, es la personalidad más citada por una lista de 160 medios de comunicación seleccionados, así como por el buscador Google y el archivo biográfico de Munzing, por el nivel de citas y debates suscitados en el último año, así como por la nueva popularidad de su cargo en el Vaticano. Max A. Höfer, que comenta la selección para Cicero, se pregunta a dónde han ido a parar AFP Abierto a que le contradigan todos los fulminadores de Joseph Ratzinger y todos los pesimistas que clamaron al cielo tras su elección, mientras que califica la caída de Grass- -tras el silencio sobre su admiración juvenil por las SS- -como otro signo de normalización Más información en: http: www. vatican. va Olmert consigue superar la crisis provocada por el informe Winograd HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Esta ha sido sin duda la semana más movida que ha vivido Ehud Olmert en su vida, y todo indica que se ha consolidado como primer ministro, aunque sea precariamente pues no está claro que ocurrirá en las próximas semanas. En cualquier caso, es evidente que habrá un antes y un después del informe Winograd sobre la guerra de Líbano. El miércoles amaneció con un Olmert contra las cuerdas por quien nadie daba un duro. El primer se encontró con titulares desoladores que pronosticaban su inminente dimisión, que aseguraban que su carrera política había tocado a su fin, y en el Yediot Ahronot incluso vio un titular que literalmente le daba por muerto Pero tan sólo unas horas después, Olmert estaba eufórico y más determinado que nunca a mantenerse en el cargo y a no dar ninguna satisfacción a quienes ya se repartían los despojos. Y su júbilo estaba justificado pues había ganado una colosal batalla a sus oponentes. El momento clave fue una conferencia de los líderes de Kadima en la que se produjo una votación que se saldó de manera inequívoca a favor de Olmert. Veintisiete dirigentes del partido dieron su apoyo al primer ministro. Sólo tres votaron en su contra, entre ellos la ministra de Asuntos Exteriores y número dos del partido, Tzipi Livni. La ambiciosa Livni, ex alta funcionaria del Mosad, se había despachado ese mismo día con una frontal crítica a Olmert con la que le pedía la dimisión, aunque decía, eso sí, que si no dimitía él, ella continuaría en el cargo esperando otra oportunidad para dar el salto. La actitud de Livni desagradó al entorno de Olmert y muchos de sus consejeros exigieron la destitución de la ministra por deslealtad. El mismo entorno asegura que Olmert ha tomado buena nota del incidente y que en cuanto pueda se desembarazará de Livni y la sustituirá por alguien de más confianza y menos dado a las conspiraciones como Shaul Mofaz.