Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 4- -5- -2007 ESPAÑA 21 El socialista Huarte pagó la dentadura a Bensmail Fernando Huarte (afiliado de base de la Agrupación Socialista de Gijón) entró en contacto con presos islamistas por casualidad, por su condición de miembro de la Asociación de Amigos del Pueblo Palestino. Huarte entró en contacto con el preso Abdelkrim Bensmail, condenado por el GIA, a raíz de que éste se pusiera al habla con la asociación mencionada para pedir revistas en árabe. Una vez entablada la primera relación, Huarte, movido más por la compasión que por razones políticas, consiguió un permiso para que Bensmail pudiera acudir al odontólogo a arreglar su dentadura. Después la asociación pagó parte de la factura porque el preso no pudo afrontarla. Fue una ayuda humanitaria dijo ayer Huarte. El coronel Hernando reconoce que fallaron las alarmas Jambrina dice que Víctor le pidió que destruyera una nota sobre explosivos NATI VILLANUEVA MADRID. La falta de comunicación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad es algo que ha quedado patente a lo largo de las ya más de treinta sesiones de juicio oral. Pero no fue hasta ayer cuando se pusieron de manifiesto las fisuras que hay incluso dentro de las distintas unidades y zonas de la Guardia Civil. Tan profunda es esa herida que durante su comparecencia ante el Tribunal que juzga el 11- M, el jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Félix Hernando, y el número dos de la comandancia de Oviedo, Francisco Javier Jambrina, no dudaron en responsabilizarse mutuamente de la dejación de funciones en la investigación de las informaciones suministradas por el confidente Rafa Zouhier. Los datos que aportó el procesado se resumían en que unos asturianos estaban interesados en vender 150 kilos de explosivo. Entonando un mea culpa el jefe de la UCO acabó reconociendo que fallaron los mecanismos para evitar la matanza del 11- M. Durante una extensa comparecencia, Hernando aseguró que la UCO contrastó las informaciones que aportó Zouhier sobre el tráfico de explosivos en Asturias, si bien señaló que los datos del confidente eran meramente referenciales no directos, y aseguró que las informaciones de los confidentes por sí mismas no son suficientes para abrir una causa penal En este sentido, y respecto a Zouhier, puso de manifiesto varias cuestiones relevantes: que el confidente siempre informaba a posteriori de sus encuentros, entre ellos con los asturianos; que desde febrero de 2003 hasta después de los atentados no volvió a hablar de explosivos con su controlador, el alférez Víctor y que sólo mencionó a Ahmidan una vez ocurridos los atentados. Por ello, los datos aportados por Zouhier se habían limitado, dijo, a una actividad de tráfico de explosivos que se enmarcaba en Asturias, motivo por el que decidieron elaborar una nota informativa y enviarla al coronel de la zona para que se investigara allí. Esta nota está fechada el 27 de febrero de 2003 y fue ampliada por otra el 6 de marzo. En esta última se hacía constar la cifra exacta del explosivo que supuestamente ofrecían Antonio Toro y su cuñado Suárez Trashorras, cantidad que sigue suscitando dudas en el jefe de la UCO. Todavía a día de hoy tengo dudas de que esos 150 kilos de explosivo existan dijo ayer Hernando. Argumentó esa decisión en que no tiene lógica que personas que quieran dar salida a 150 kilos de dinamita den una muestra (la que la del máximo responsable de Información. Concluimos que existía una amenaza cierta e inmediata contra intereses españoles en el extranjero o en España A finales de 2002 el nivel de amenaza ya era alto en Europa, señaló, de ahí pasó a ser muy alto A preguntas de uno de los abogados, respondió que no sabía si Acebes estaba informado o no de esa amenaza. El ex jefe de la UCIE confirmó que no había oído hablar ni de El Chino ni de Zouhier ni de Trashorras antes del 11- M. No ocurría lo mismo con otros implicados en los atentados como Jamal Zougam, el primer detenido. Jamal era una persona importante para nosotros porque nos había aparecido en una comisión rogatoria francesa, que se ejecuta en 2001 aclaró. La Policía halló en su casa vídeos con escenas de la yihad, libros sobre técnicas de guerra y prisioneros. Ya por esas fechas Zougam estaba relacionado con Abu Dahdah que frecuentaba el locutorio de la calle Tribulete y se reunía con su amigo en el restaurante Alhambra Otro de los procesados por los atentados, Serhane El Tunecino también había sido investigado por la UCIE; en noviembre de 2002 cesaron esas pesquisas, según reconoció el comisario Gómez Menor, porque Serhane cambió de teléfono y los agentes se quedaron sin número que rastrear. Menor no sabía que también la Brigada de Información de Madrid estuvo tras los pasos de El Tunecino Imagen de Mina Conchita donde se robó el explosivo DANIEL G. LÓPEZ El jefe de la UCO aún duda de que existieran los 150 kilos de explosivos de los que habló Zouhier UCO pidió a Zouhier que recogiera) que está en mal estado, pues saben que nadie se la va a comprar. Hernando también afirmó que cuando remitieron las investigaciones a la Guar- Cruce de acusaciones dia Civil de Asturias lo hicieron porque en aquel momento ni la persona más imaginativa podía ver alguna relación con terrorismo islamista y menos aún con ETA Francisco Javier Jambrina, por su parte, contradijo a Hernando y aseguró que las notas que la UCO envió a Asturias en modo alguno implicaban la apertura de una investigación, y reiteró que el 26 de julio de 2004, un día antes de la comparecencia de los mandos de la UCO ante la comisión de investigación del 11- M, Víctor le llamó por teléfono para pedirle que destruyera la nota del 6 de marzo. El controlador de Zouhier no explicó a Jambrina por qué quería destruirla. Quizá no le di pie. Le empecé a rajar que la UCO se estaba desentendiendo del asunto y de los agravios que estábamos sufriendo dijo. La nota recogía que Zouhier había hablado de dos asturianos que podían traficar con hasta 150 kilos de explosivos. De su existencia solo había constancia en la Comandancia de Oviedo y en la UCO. Y Jambrina reveló ayer que a Víctor le dije que no, que no pensaba destruirla El controlador de Zouhier negó al tribunal haber hecho semejante petición al mando de Asturias.