Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 4 s 5 s 2007 ABC AD LIBITUM CONTROL DE CALIDAD MUÉRDEME, ARAÑA temporáneo: los médicos mesopotámicos disponían EO en este mismo diario (que, a pesar de lo espeya de una completísima panoplia de remedios para so del entorno político, cada día está más diverticombatir esa incapacidad orgánica que los varones do) que el veneno que transmite la picadura de de todas las épocas han vivido con vergüenza, y a la cierta araña brasileña constituye tan eficaz remedio que el mordaz Marco Valerio Marcial se refirió en vacontra la impotencia que su uso farmacológico podría rios de sus despiadados epigramas. Vergüenza y pánidejar pronto obsoletos a específicos hoy muy utilizaco (que junto a la ansiedad que producen también han dos como el viagra, la levitra o el cialis (marcas regissido fuente inagotable de facecias más o menos chocatradas) La verdad es que la fotografía ampliada de un rreras) que han suscitado, a lo largo del tiemejemplar de la peluda phoneutria nigriventer, po, la aparición de una abundantísima farmacon la que se ilustra el reportaje, no produce copea en la que se avecinan, con sustanciales precisamente el efecto de un bálsamo, por mudiferencias en cuanto a los resultados, el cuercho que en él se insista en las felices consecuenno de rinoceronte, la cantárida, el cannabis, cias curativas que las sustancias excretadas las sujeciones de constricción, las descargas por el arácnido podrían tener en los atribulaeléctricas en los testículos o la píldora azul de dos pacientes de lo que antes se llamaba impoPfizer que cada día me ofrece el spam de mi cotentia coeundi y hoy, mediante un término que rreo electrónico a dos dólares la pieza. Entre sugiere tranquilizadores y solubles problemas MANUEL otros. de ingeniería, simple disfunción eréctil. RODRÍGUEZ La construcción de la identidad masculina Una vez más, la Naturaleza copia al Arte. Y RIVERO sigue girando en torno a la capacidad de manteno es que yo sea particularmente suspicaz, pener la erección. Primero porque se la considero lo cierto es que la noticia (globalizada) de las raba imprescindible para engendrar y preservar la esvirtudes salutíferas del veneno transmitido por los pecie. Y, desde los victorianos (y Freud lo era) porque mordiscos del artrópodo coincide con el estreno mese le atribuyen cualidades imprescindibles en toda rediáticamente amplificado de la tercera parte de Spiderlación sexual sana y estable. Sobre todo ahora: no hace man, la saga cinematográfica sobre el personaje de cófalta más que seguir durante diez minutos los anunmic que, en 1962, inventaron Stan Lee y Steve Ditko. Cocios de cualquier cadena de televisión para constatar mo se sabe, los extraordinarios poderes de uno de los que vivimos, al menos en la parte del mundo que llamamás aclamados superhéroes de la cultura popular (y mos Occidente, en la cultura más abiertamente sexuamediante los que combate el Mal y restaura el Orden lizada de todos los tiempos. Y en la que todo grita a los Social) le fueron transmitidos a través de la picadura hombres (esos estúpidos personajes que figuran en los de una araña radioactiva que había sufrido mutacioanuncios como comparsas de mujeres inteligentes y nes genéticas a resultas de un experimento de laborallenas de vida) que tanta erección mantienes, tanto vatorio. La noticia y la película consiguen de modo típicales, así que te conviene seguir joven. De manera que, mente postmoderno que se difuminen los límites enmientras no cambien las cosas, habrá que seguir lo de tre la aracnofobia tradicional y la nueva aracnofilia eslas arañas brasileñas con cierta dedicación. Al fin y al peranzada. cabo, no creo que pique más un mordisco de phoneuLa impotencia es algo que siempre sucede a otros. tria nigriventer que un flechazo del (ya) añoso (y probaCuando uno se ve afectado, suele recurrir, para expliblemente impotente) Cupido. Y, en ambos casos, la hecarlo y pedir consejo, a un personaje ajeno, un amirida tiene cura. go que la sufre. El pánico que provoca no es sólo con- ÍDOLOS DE LA CUEVA XIGE la Constitución vigente que la estructura interna y el funcionamiento de los partidos políticos sean democráticos; pero, como nos enseña la experiencia, esa es una cláusula de estilo, un deseo platónico, que no suele materializarse en prácticas y exigencias. La partitocracia, la más grave de las enfermedades degenerativas de la democracia, tiende a obviar muchas de las exigencias que aconsejan el rigor en beneficio de la consecución de mejores cuotas de poder, lo único que verdaderamente importa, y eso resquebraja los supuestos representativos que perfeccionan el sistema. Ahora, en vísperas M. MARTÍN de una doble convocatoFERRAND ria electoral, tenemos ante los ojos largas listas de personas que integran las candidaturas, cerradas y bloqueadas, que ocuparán los Ayuntamientos y las Asambleas regionales y de las que saldrán los alcaldes y los presidentes autonómicos. Sin grandes diferencias entre las distintas opciones observo, en las circunscripciones que mejor conozco, tres grandes lotes de nombre propios. Uno, el cuantitativamente más importante, de ilustres desconocidos, gentes sin biografía que aspiran a ser personalidades sin haber alcanzado antes la condición de personas: carne de cañón, más o menos paritaria, para hacer bulto y, si se tercia, sacar tajada de la coyuntura. El segundo lote, más escaso y conocido en virtud de su repetición, lo integran nombres neutros que, habiendo sido ya concejales o diputados regionales, no han aportado iniciativas, no se conoce el timbre de su voz ni realización alguna. El tercero, el que encabeza las listas, el de los líderes, el más reducido numéricamente, es- -y no en todos los partidos- -el más notable y, salvo mínimas excepciones y al margen de las preferencias personales, gente de respeto, capacidad y experiencia. Nuestros votos consagrarán la presencia representativa de una parte de esas listas que los partidos nos proponen; pero si no han funcionado los mecanismos de la democracia interna de todos y cada uno de ellos, ¿qué garantía tenemos de no respaldar sujetos indeseables, oportunistas emboscados y protagonistas de futuros escándalos de corrupción y abuso? El control de calidad de la democracia lo hacen los ciudadanos al votar, con responsabilidad y criterio; pero nuestro pintoresco sistema electoral, unido a la pasión de las siglas, transfiere la tarea selectiva a los partidos. No elegimos a nuestros alcaldes y presidentes autonómicos, sino a los lotes que después elegirán a esos alcaldes y presidentes. Si la previa democracia interna no ha depurado esas listas, ¿quién responde por los nombres que nos solicitan apoyo y aval? No deja de ser paradójica una organización social, como la nuestra, en la que resulta mucho más improbable que llegue al mercado una lechuga contaminada o un yogur pasado de fecha que el hecho de que un indeseable ocupe un asiento representativo. E L