Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID Noche de violencia y caos en Malasaña Esperanza Aguirre Presidenta de la Comunidad de Madrid La presidenta regional efectuó ayer un llamamiento a la prudencia, a la tranquilidad y a la no utilización de la violencia, ni a la quema de contenedores, ni ese tipo de cosas que creíamos ya que en Madrid habíamos erradicado dijo. Es muy lamentable que haya ocurrido esto y que haya habido heridos JUEVES 3 s 5 s 2007 ABC Reacciones a los nuevos disturbios Alberto Ruiz- Gallardón Alcalde de Madrid Al ser preguntado por los altercados que se han vuelto a vivir la pasada madrugada el regidor destacó la absoluta y plena colaboración que ha habido y habrá entre la Policía Municipal y la Nacional y afirmó que, por encima de cualquier diferencia política, Madrid no tolerará ningún acto de vandalismo en sus calles Ángel Acebes Secretario general del PP Acebes se refirió a los disturbios registrados las dos últimas noches en el barrio madrileño de Malasaña mostrándose absolutamente convencido de que todo el mundo hará lo que tenga que hacer y pondrá lo mejor de sí mismo para que incidentes de estas características no tengamos que volver a vivirlos ¡Son municipales, la puta escoria! La carga policial fue contundente. En ocasiones, excesiva. Pero también el talante chulesco del que hacían gala los cientos de jóvenes alborotadores. El Ayuntamiento relaja el dispositivo especial de vigilancia en torno a la plaza del Dos de Mayo POR M. J. Á. Y C. H. FOTO FRANCISCO SECO MADRID. Un insistente tamtam retumba en el laberinto de calles que conforman Malasaña. Es el sonido de la guerra Es la banda sonora del inicio de la segunda revuelta juvenil en el barrio en apenas 24 horas. Es lo que se esperaba. ¡La culpa es de Botín! ¡El capitalismo! corean unos sharps en la esquina de San Vicente Ferrer con Fuencarral. Una joven, con poca cara de haber leído un libro en su vida, y menos de Marx o Engels, empuña, con gesto desafiante, el lateral de una cuna de madera. Será su arma esta noche. Cuando pase una hora y media, el panorama que ofrecerá esta zona del centro será lo más parecida a lo que queda de una ciudad fantasma. Los contenedores de basura de Fuencarral aparecen como fichas de un dominó destruido. Un saco con material de obra obstaculiza esta vía, las cabinas de teléfono aparecen arrancadas de cuajo. Los Bomberos del Ayuntamiento han tenido que actuar en nueve ocasiones, entre ellas, por la quema de dos contenedores y otras tantas motos. Hay una humeante pira, cada vez mayor, en la plaza de San Ildefonso, donde los vándalos posan ante las llamas mientras sus colegas le retratan con el móvil. No es la Nit de Sant Joan No había excusa alguna. Y, si el pretexto era el botellón todo seguía sin ser comprensible. El rastro de la violencia es Un bombero intenta sofocar el fuego en el interior de un contenedor durante la batalla campal de Malasaña largo. Puede decirse que comienza en la glorieta de Bilbao y llega hasta la Puerta del Sol, donde aparecen contenedores volcados. La Red de San Luis también ha sido pasto de los alborotadores, así como la calle de la Montera desde principio a fin. En la zona de Tribunal, una nube de humo desorienta a los jóvenes, que, lejos de echarse atrás, se envalentonan. Y, cómo no, en toda gran concentración de personas hay un negocio. Por eso, vendedores ilegales chinos se afanan, pese a la enorme carga policial y las pelotas de goma, en vender latas de cerveza entre los chavales. Son los únicos, además de los jóvenes, que se negarán a abandonar el barrio en toda la noche, pese a la más que palpable violencia. Cerca de allí, en la plaza de Barceló, un grupo de policías se emplea a fondo, muy a fondo, con unos jóvenes. Otros chavales les gritan: ¡Pero si son municipales, son la puta escoria! Allí, los clientes que van llegando a la discoteca Pachá se mantienen muy cerca de la fachada de entrada. Miran atónitos el espectáculo que tienen ante sus ojos. ¿Dónde estáis? -En la puerta de Pachá -Pues venid hacia aquí, que hay movida Es el diálogo entre dos chicas que viven, con evidente emoción, su participación en la algarada. Con mayor tensión la están sufriendo los agentes, que, a ratos, se muestran un poco descontrolados: ¡Como nos entren por detrás, nos jodemos vivos! grita uno de los agentes en la zona de la plaza del Dos de Mayo. En la calle de la Palma arde un contenedor de basura. La humareda y las llamas van creciendo. Son los propios vecinos de la vía quienes, desde sus balcones, lanzan cubos de agua para sofocar las llamas. Conforme pasan los minutos y crece la tensión, la Policía va demostrando un mayor nerviosismo. Si empezaron dando golpes con las defensas en vallas y contenedores de basura para intimidar, acabaron dando verdaderas palizas a jóvenes, que tuvieron que ser sacados de la zona en volandas. Algunos se llevaban la mano al costado y necesitaban ayuda para caminar, del dolor de los golpes. Los antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía, con la sangre más templada, inspiraban más severidad, pese a todo. La noche, en datos El Samur tuvo que atender a 46 personas, de las que 12 eran policías. Uno de ellos, municipal, fue trasladado grave a la Jiménez Díaz con rotura de cúbito y de radio. Quince personas precisaron traslado hospitalario por suturas. Quedó instalado un hospital de campaña en la glorieta de Bilbao entre las 3 y las 6.15. Cinco ambulancias y 25 sanitarios trabajaron toda la noche. La Policía detuvo a ocho jóvenes. Los Bomberos del Ayuntamiento actuaron en nueve ocasiones, por la quema de contenedores, tablones de madera, coches y motos. Intervinieron en las calles de Valverde, San Mateo, San Andrés, Don Felipe, Pelayo, Infantas, Tres Cruces y la plaza de San Ildefonso. En volandas Chinos vendiendo cerveza