Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL Elecciones al Parlamento de Edimburgo JUEVES 3 s 5 s 2007 ABC El voto del miedo reduce al mínimo la ventaja del separatismo en Escocia Blair disparó sus últimos cartuchos ante las elecciones de hoy s Los liberal- demócratas, árbitros de la situación EMILI J. BLASCO ENVIADO ESPECIAL EDIMBURGO. La apelación de Tony Blair al voto del miedo a la independencia de Escocia parece estar teniendo su resultado, y las últimas encuestas publicadas ayer indican una recuperación de los laboristas, reduciendo la ventaja del Partido Nacional Escocés (SNP) y cuestionando su fortaleza para promover en 2010 un referéndum de independencia. La advertencia de Blair de que un triunfo del SNP y de su líder, Alex Salmond, supondrá caos e inestabilidad frente a la actual prosperidad, podría convencer a los indecisos de no embarcarse en futuros inciertos y reducir el castigo pronosticado para los laboristas. El anuncio del primer ministro el martes de que la próxima semana comunicará públicamente su marcha del cargo- -su sustitución al frente del Gobierno se hará efectiva probablemente a finales de junio, tras la elección del ministro de Hacienda, Gordon Brown, como nuevo líder del partido- -buscaba desarmar definitivamente a quienes desean utilizar estos comicios para propinarle una patada Yo ya me voy; ya no hace falta una patada mientras me dirijo a la puerta declaró en Edimburgo. Yo me voy- -añadió- pero las consecuencias de un Gobierno del SNP se quedarán aquí por cuatro años, y si lo consiguen, para siempre Tony Blair también ha intentado hacer un guiño al hecho diferencial aprovechando el inmediato ascenso de Gordon Brown. En pocas semanas, un escocés será primer ministro del Reino Unido afirmó. De todos modos, la identidad escocesa de Brown no deja de provocar controversia: molesta a no pocos ingleses, y su insistencia en hablar de britanidad como para tapar sus orígenes, irrita a muchos escoceses. Escocia llega hoy a las urnas con una estrecha ventaja del SNP en los sondeos. Según el publicado por The Times los nacionalistas pueden obtener 45 escaños; los laboristas, 43; los liberal- demócratas, 23, y los conservadores, 17. Una semejante intención de voto mostraba la encuesta de The Guardian el 34 por ciento de los votos sería para el SNP, el 32 por ciento para los laboristas, el 16 por ciento para los liberal- demócratas, y el 13 por ciento para los tories Estas cifras indican un ajustado resultado, con el que los liberal- demócratas se convertirían en árbitros sobre la composición del nuevo Gobierno autonómico, basculando hacia el SNP como se preveía o bien manteniendo la coalición que han formado con los laboristas en las dos legislaturas que lleva el Parlamento escocés desde su creación en 1999. Por más que las elecciones de hoy son al Parlamento escocés (también hay regionales en Gales y municipales en parte de los entes locales de Inglaterra) el debate sobre un futuro referéndum de independencia ha centrado toda la campaña. El SNP promete convocarlo en 2010, y está dispuesto a que en la papeleta haya otras opciones- -mantener la integridad del Reino Unido con igual o mayor autonomía- si con ello puede gobernar en coalición con los liberal- demócratas, contrarios a la secesión. La particular historia de Inglaterra y Escocia hace que la posibilidad de una partición se debata sin grandes aspavientos: si la unión de ambas fue acordada por sus parlamentos en 1707, no parece haber objeción formal para una ruptura reclamada mediante el adecuado instrumento político. En cualquier caso, la población escocesa realmente no está hoy por la independencia, y parte del apoyo al SNP tiene que ver con el voto de castigo a años de hegemonía laborista y al descrédito de Blair. Según el sondeo de The Guardian el 55 por ciento de la población se opone a la partición, y el 38 por ciento está a favor. El 60 por ciento cree que no habrá independencia en un horizonte de 25 años, y el 32 por ciento estima que sí. Los británicos son bastante pragmáticos y parte del debate se han centrado en los números. Gordon Brown ha advertido que una Escocia independiente tendría un agujero negro en sus finanzas de 19.350 millones de euros. El coste para cada familia sería de 7.500 euros anuales. Las cifras son negadas por el nacionalista Alex Salmond, quien argumenta que las arcas propias podrían sobrevivir gracias a los ingresos por las reservas de crudo del Mar del Norte. Salmond fue economista del petróleo en el Royal Bank of Scotland (RBS) y sus aspiraciones independentistas son apoyadas por algunos hombres de negocios de prestigio, como George Mathewson, anterior presidente del RBS. Dificultades económicas Blair, ayer al salir del 10 de Downing Street camino del Parlamento LAS ÚLTIMAS ENCUESTAS EN ESCOCIA El Parlamento de Edimburgo está formado por 129 escaños, de los que 73 corresponden a representantes de circunscripciones y 56 son miembros de las ocho regiones en que está dividida Escocia. Número de escaños ESTÁ UD. A FAVOR DE LA INDEPENDENCIA? Sí 38 No 55 Serias advertencias Partido Nacional Escocés (SNP) 45 25 Laboristas 43 50 Liberal- demócratas 23 17 Conservadores 17 17 Verdes 1 7 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 NS NC 7 CREE QUE HABRÁ INDEPENDENCIA EN UN PLAZO DE 25 AÑOS? Sí 32 No 60 NS NC 8 EN UNA ESCOCIA INDEPENDIENTE, LA REINA DEBERÍA SEGUIR COMO CABEZA DEL ESTADO? Sí 47 Fuente: The Guardian Intención de voto Resultados elecciones 2003 NS NC 10 ABC Fuente: The Times La unión fue acordada en 1707, y no parece haber objeción formal para una ruptura reclamada mediante el adecuado instrumento político No 43