Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2- -5- -2007 DEPORTES www. abc. es deportes 83 Reina conduce al Liverpool a Atenas Paró dos penaltis y clasificó a su equipo después de un partido feo, pero intenso y vivo, en el que los de Benítez tuvieron las mejores ocasiones Liverpool Chelsea 1 0 parte de culpa de ello la tiene el técnico que se sienta en el banquillo, a quien pronto le levantarán una estatua en la puerta de Anfield, cerca de la del legendario Bill Shankly. Anfield, Anfield, Anfield... Parecía como si Anfield tuviera que hacer de Reina, de Carragher, de Gerrard y de Crouch. Es el tributo de la tradición, de la historia, de la leyenda. Y Anfield no falló. El Liverpool salió a la carga. Benítez sabía que una de las escasas maneras de hincarle el diente al Chelsea era por la bandas. Por el centro es casi infranqueable. Mourinho había puesto a Essien al lado de Terry y por delante a Makelele y Obi Mikel. Doble pantalla. Sacrificó a un español, Xabi Alonso, para colocar a Gerrard en el centro. dejando las bandas a Pennant y Zenden, con Mascherano, gran partido el suyo, de escudo protector de la defensa. La primera media hora fue salvaje. Se jugó como si fuera un duelo de la Liga inglesa. Del balonazo al área se pasaba al tackling en cada balón raso. Se jugaba en el campo del Chelsea y se peleaba en cada metro de terreno. Mejuto dejaba jugar. Quizá más de la cuenta, pero debía contar con que los ingleses son brutos, pero no mal intencionados. La consigna Liverpool (4- 4- 2) Reina; Finnan, Carragher, Agger, Riise; Pennant (Xabi Alonso, m. 77) Gerrard, Mascherano (Fowler, m. 117) Zenden; Kuyt y Crouch (Bellamy, m. 106) Chelsea (4- 3- 3) Cech; Ferreira, Essien, Terry, A. Cole; Makelele (Geremi, m. 117) Obi Mikel, Lampard; Joe Cole (Robben, m. 98) Drogba y Kalou (Wright- Philips, m. 108) Árbitro: Mejuto González (España) Amarilla a A. Cole, Agger y Zenden. Gol: 1- 0, m. 23: Agger. Penaltis: 4- 1. Zenden (gol) Robben (para Reina) Xabi Alonso (gol) Lampard (gol) Gerrad (gol) Geremi (para Reina) Kuyt (gol) ENRIQUE ORTEGO ENVIADO ESPECIAL LIVERPOOL. Al Liverpool le van los penaltis. Sus porteros son auténticos especialistas. En el 84, en el Olímpico de Roma, el excéntrico Globelaar fue el gran artífice de la victoria ante el Roma. En Estambul, hace dos años, el héroe fue un checo llamado Dudek. En Cardiff, la temporada pasada, en la final de la Copa ante el West Ham, fue Pepe Reina quien resultó decisivo. Como ayer. El héroe del Liverpool vuelve a ser español. El portero madrileño detuvo con reflejos y brillantez dos lanzamientos y clasificó a su equipo para la final de Atenas. Los Benitles vuelven a hacer historia clasificándose para su segunda final de la Champions en tres años y Benítez volvió a ganarle por la mano a Mourinho, Es la segunda vez que le deja fuera de la final; la anterior, por cierto, con otro español como protagonista, porque el polémico tanto que dio el pase fue de Luis García. La semifinal resultó tan agónica como se esperaba antes de su comienzo. No fue un buen partido, como tampoco lo fue el de ida, pero lo apretado del resultado lo convirtió en intenso y vivo, muy vivo. El Chelsea tiene más dinero y mejor plantilla, pero el Liverpool sabe manejarse en esta competición y apura al máximo las cualidades de sus hombres. Gran Reina, el héroe del partido, celebra ante Geremi el penalty que le paró era marcar pronto y Anfield jugó su papel. El fruto salió de una acción de laboratorio. Falta lateral. Gerrard engañó a todos menos a Agger, que esperó el balón raso y remató según le venía pegado al poste. El gol deseado y un partido de una hora por delante. Vio el Chelsea alejarse Atenas. Tan atrás sólo corría riesgos y adelantó líneas. Drogba puso a prueba a Reina y hasta el descanso suyo fue el dominio territorial y del juego. AP El parapenaltis estaba preparado E. O. LIVERPOOL. No es casualidad. Puede haber una buena ración de fortuna, como en cualquier lotería. Y los lanzamientos de penalti lo son. Reina había preparado y estudiado con José Manuel Ochotorena cómo lanzaban los hombres del Chelsea. Nada más terminar la prórroga, el entrenador de porteros del Liverpool, que lo es también de la selección española, chandal negro, ideas claras. Se fue hacia el madrileño. Como lo hizo hace poco más de un año en la final de la Cup en Cardiff. Y como hizo con Dudek en Estambul. Fueron los últimos consejos. Le convenció de que podía ser el protagonista de la noche y Reina lo fue. A Robben le detuvo el disparo a su izquierda. A Geremi, a su derecha. En ambos se lanzó con convicción. Su potencia de piernas y sus reflejos hicieron el resto. El premio postrero fue la hora y veinte minutos que tuvo que aguantar hasta pasar el control antidoping Muy distinta fue la forma de ver los penaltis de los dos entrenadores. Mientras Benítez se sentó en el suelo rodeado de sus ayudantes. Mourinho lo vio de pie. Paseando entre lanzamiento y lanzamiento. Entró antes al campo a consolar a los suyos que el español a felicitar a sus jugadores. Ochotorena se fue directamente a por Reina. Esperó que el portero celebrara su éxito y luego se abrazó a él y le dijo algo al oído. Esta final también es algo suyo. Si el portero es el héroe, quien los entrena no debe estar lejos. La segunda parte salió menos trepidante. Imposible jugar al ritmo vertiginoso de la primera. Los dos equipos usaron más la cabeza y menos las piernas. Llegaba mejor el Liverpool, Kuyt tuvo el segundo, pero su cabezazo se estrelló en el larguero con Cech haciendo la estatua. El Chelsea parecía más fresco. Benítez metió a Xabi Alonso con un cuarto de hora por delante. Cualquier botella de oxígeno venía bien porque la prórroga era ya irremediable. Los cuerpos estaban hechos mixtos, pero la ilusión de la final mantenía la cabeza en la batalla. Kuyt falló un mano a mano ante Cech con doble oportunidad de remate y poco después el juez de línea le anuló un gol por fuera de juego tras remate tremendo de Xabi Alonso. Lo estaba por centímetros. Otra vez Kuyt, ya en la segunda parte de la prórroga, pudo marcar, pero Cech le sacó el disparo. No había tiempo para más. Los penaltis decidieron. Ganó el spanish Liverpool