Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 2 s 5 s 2007 ABC Se frustran las expectativas y Cuba celebra el Primero de Mayo sin Fidel Castro Nuevos interrogantes sobre el estado real de su salud, funciones políticas y su posible vuelta al poder MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO CORRESPONSAL LA HABANA. Fidel Castro no apareció para los actos del Primero de Mayo, aunque la prensa oficial publicó ayer una nueva reflexión del líder cubano sobre la necesidad de una revolución energética, crítica con Estados Unidos y Brasil, por sus planes para producir etanol con maíz, pero no dice nada sobre su salud ni sobre cuándo será visto en público. Su presencia en un día tan señalado fue objeto de especulaciones que no cesaron hasta las 8 de la mañana, cuando el general Raúl Castro apareció en la tribuna de la Plaza de la Revolución para presidir el desfile del Día del Trabajo. Desde que el 31 de julio pasado una proclama anunciaba su enfermedad y el consiguiente alejamiento del poder, hubo rumores sobre su reaparición el dos de diciembre, fecha del festejo pospuesto por su 80 cumpleaños y el 50 aniversario del desembarco del yate Granma. También el 1 de enero por el aniversario 48 del triunfo de la Revolución. Sólo se han visto algunas fotos y vídeos, y se han oído declaraciones de altos funcionarios asegurando su recuperación y sus recientes trabajos como editorialista. El líder cubano dejó en entredicho al mandatario boliviano Evo Morales, quien afirmó que ayer regresaría oficialmente al poder. Otros, como el venezolano Hugo Chávez, aseguran que ya lo ha tomado. Varios analistas coinciden en que no es tan importante la presencia física de quien los medios cubanos siguen considerando jefe de Gobierno y de Estado, pese a que delegó todas sus funciones en su hermano Raúl y seis hombres de confianza hace 9 meses. Después de este tiempo ha quedado demostrado que el sistema sigue sin que sea necesaria la presencia pública de Fidel que, desde luego, seguirá siendo un referente mientras permanezca vivo, asumirá algunas funciones protocolares, como cuando recibió a la delegación china, y seguirá enviando mensajes a la prensa, pero difícilmente volverá a retomar la misma carga de trabajo que tenía antes dijo uno de ellos al ABC. Ricardo Alarcón, presiden- Un cubano apoya la cabeza sobre un retrato de Fidel, ayer, en La Habana, durante la manifestación del Primero de Mayo te del Parlamento, adelantó que era más oportuno ver a Castro por televisión que en un desfile. Su pronóstico se cumplió. Ahora las quinielas apuntan a que salga el 26 de julio, cuando se cumplirá un año exacto de su última comparecencia pública. El general Raúl Castro, acompañado por altos cargos del régimen y ayudado por unos prismáticos, presidió el desfile de trabajadores que agrupados por centros de trabajo llevaban miles de banderas y pancartas, algunas cuidadosamente manufacturadas y otras artesanales. La consigna fue la unidad alrededor del Partido Comunista de Cuba y la petición de justicia: libertad para los cinco agentes cubanos que se infiltraron en las redes anticastristas y están detenidos en Estados Unidos, y cárcel para Luis Posada Carriles, el cubano americano agente de la CIA que ha confesado sus actividades contra intereses cubanos, que fue detenido en Panamá por planear un atentado con explosivos contra Fidel Castro y que cumplía condena en una cárcel de Venezuela. AP Los sin papeles de EE. UU. se vuelven a lanzar a las calles PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Cientos de miles de inmigrantes ilegales, en su mayoría hispanos, han vuelto a protagonizar de costa a costa grandes manifestaciones pacíficas en las ciudades de Estados Unidos para reclamar una vía de salida para su condición de sin papeles Todo dentro de un clima de creciente frustración por el aumento de las redadas, deportaciones y controles fronterizos acometidos por la Administración Bush. Las protestas del primero de mayo- -acompañadas por boicots económicos, suspensión de actividades escolares y la consigna de sí se puede -han sido presentadas como un esfuerzo para conseguir la pronta aprobación de una reforma de inmigración que saque a la luz a los estimados doce millones de inmigrantes acumulados por Estados Unidos desde la gran amnistía concedida en los años ochenta durante la Administración Reagan. El gran obstáculo se centra esta vez en la cercanía del calendario electoral de las presidenciales del 2008, con la casi natural tentación de arrinconar esta asignatura pendiente especialmente emocional y complicada para la política estadounidense. Según explicaba ayer Angélica Sala, directora de la Coalición para Derechos Humanos de Inmigrantes, si no actuamos, tanto los demócratas como los republicanos van a volver a instalarse en sus zonas de confort sin hacer nada, sin tener la valentía necesaria para resolver la situación Con todo, el número de manifestantes reunidos ayer, aunque bastante significativo, no ha llegado al histórico volumen alcanzado el año pasado. Un factor decisivo habría sido el aumento en deportaciones, 221.664 durante el 2006, con un impacto especialmente doloroso para familias de indocumentados pero con hijos nacidos en Estados Unidos. La Administración Bush, que en la anterior legislatura se enfrentó a la bloqueadora oposición dentro del Partido Republicano para abrir una vía reguladora, ha vuelto a la carga en marzo con una propuesta considerada como excesivamente restrictiva, al incorporar fuertes multas, la obligación de volver al país de origen y visados temporales de trabajo sin derecho a ciudadanía. En la sombra Temores a que el calendario electoral vuelva a bloquear una vía de regularización