Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 2 s 5 s 2007 ABC Blair anunciará su dimisión la próxima semana Tras las elecciones de mañana, Blair anunciará su dimisión como primer ministro. Probablemente esperará hasta el miércoles, ya que el martes 8 se constituirá el nuevo Gobierno de Irlanda del Norte y su presencia en Belfast debe suponer un último momento de gloria para quien ha invertido tanto capital político en el proceso de paz norirlandés. Un anuncio anterior supondría tapar informativamente esa histórica cita. Blair confirmó ayer que la próxima semana hará público un comunicado sobre su futuro. Su dimisión como líder del Partido Laborista dará lugar a la elección de su sucesor al frente, que llegará al 10 de Downing Street tras ser llamado por la Reina y sin que lo vote el Parlamento. Gordon Brown obtuvo ayer el aval final de Blair, quien indicó que con toda probabilidad en unas semanas un escocés será primer ministro del Reino Unido Los últimos blairistas reticentes con Brown ya han recogido velas y no se cuenta con que haya especial oposición en su elección. El primer ministro británico, Tony Blair, durante un mitin ayer en Edimburgo ante las elecciones escocesas REUTERS Un referéndum sobre la independencia en 2010 centra las elecciones escocesas Salmond se ha dedicado a dulcificar la perspectiva de una ruptura, asegurando que una Escocia independiente tendría en Inglaterra su mejor socio EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Las elecciones de mañana en Escocia podrían dar el triunfo por primera vez a los nacionalistas, tras sesenta años de dominio laborista, y allanar el camino para un referéndum sobre la independencia en 2010. Todas las encuestas predicen la victoria del Partido Nacional Escocés (SNP) de Alex Salmond, aunque para gobernar debería pactar con el Partido Liberal- Demócrata, que aceptaría un referéndum si plantea varias opciones, entre ellas la de seguir en el Reino Unido con mayor autonomía. Dado por descontado el varapalo que los laboristas sufrirán mañana en toda Gran Bretaña, con elecciones autonómicas en Escocia y Gales y municipales en parte de los entes locales de Inglaterra, la principal atención de la jornada se centra en el voto escocés, que no sólo puede suponer un cambio de color, sino la apertura de un periodo de serias tensiones territoriales, con final incierto. Escocia goza de autonomía desde 1999, cuando se celebraron las primeras elecciones al Parlamento de Edimburgo prometido por Blair en su llegada al poder. ESCOCIA -Capital: Edimburgo- Idiomas: inglés y gaélico- Extensión: 78.772 km 2- Población: 5.116.900- PIB per cápita: 25.546 ESCOCIA N Edimburgo Glasgow INGLATERRA las ventajas de la unidad, no parece haber tenido un efecto positivo para su partido. Los sondeos no coinciden sobre el deseo independentista de los escoceses, que va desde un 22 por ciento al 42 por ciento. El sentimiento diferenciado, en cualquier caso, es muy alto: cuatro de cada cinco habitantes se consideran escoceses antes que británicos. El SNP ha sabido recoger ese estado de opinión con el banderín de enganche del referéndum de independencia. Es un claro guiño a quienes de verdad la desean, pero también es presentado como el derecho de los escoceses a decidir su destino, aunque éste acabe siendo seguir en el Reino Unido. Salmond se ha dedicado a dulcificar la perspectiva de una ruptura, asegurando que una Escocia independiente tendría en Inglaterra a su mejor socio y que Isabel II permanecería como cabeza del Estado. De hecho, la unión política entre Escocia e Inglaterra data de hace tres siglos, mientras que las coronas se unificaron con cien años de antelación. El líder nacionalista ha accedido a la condición de los liberal- demócratas de que el refe- IRLANDA IR. DEL NORTE Banderín de enganche GALES Londres ABC Canal de la Mancha Crecimiento nacionalista En la primera legislatura, los laboristas pudieron gobernar en solitario, pero tras los comicios de 2003 tuvieron que pactar con los liberal- demócratas. En esas elecciones, el SNP sufrió un retroceso, pero la vuelta al liderazgo de Salmond y el desprestigio laborista- -corrupción de años de un poder hegemónico en la región y el descrédito de Blair- -han dado alas a los nacionalistas. Las últimas encuestas señalan que de los 129 escaños del Parlamento de Edimburgo, 46 podrían corresponder al SNP, 40 a los laboristas, 18 a los con- Donde el partido tory planta batalla mañana es en las municipales inglesas servadores, 18 a los liberal- demócratas y 5 a los verdes. La presencia de Blair en la campaña, primero destacando la inviabilidad de una Escocia independiente y luego, en un cambio de estrategia, subrayando réndum tenga varias preguntas, una de las cuales contemplaría mantener la unión pero con mayor autonomía, algo que apoya el 52 por ciento de la población (sólo el 7 desea menos poder para Escocia) El sentimiento nacional es menor en Gales, que voluntariamente tiene menos competencias traspasadas que Escocia. Aquí los laboristas volverán a ser la fuerza más votada, aunque perderán terreno en favor de los conservadores y de los nacionalistas del Plaid Cymru. Cabe una coalición postelectoral entre los dos últimos y los liberal- demócratas, algo importante para los conservadores pues indica que su ascenso les lleva a una presencia notable fuera de Inglaterra. Donde el partido de David Cameron planta batalla es en las municipales inglesas, especialmente en algunos barrios de grandes ciudades y en localidades más pequeñas del sureste. Un vuelco aquí hacia los tories combinado con la patada a los laboristas en Escocia, dejaría al próximo primer ministro, el escocés Gordon Brown, en una difícil situación de partida para asegurar su posición de cara a las próximas elecciones generales, que pueden celebrarse en 2009 ó 2010.