Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Primero de Mayo de luto en Palencia MIÉRCOLES 2 s 5 s 2007 ABC Pensábamos que era un atentado Un ruido seco y espeluznante Así definían ayer los vecinos de la calle Gaspar Arroyo de Palencia la explosión que derrumbó un edificio entero y causó enormes daños en otros muchos. Fueron unas horas de horror y angustia R. G. C. R. PALENCIA. Estupor, miedo, desesperación, angustia... Los vecinos desalojados de la calle Gaspar Arroyo apenas si daban crédito a lo ocurrido, un suceso que marcará para siempre sus vidas y del que tardarán aún mucho tiempo en recuperarse. Una vecina del inmueble derrumbado relataba que la deflagración la sorprendió durmiendo. Oímos una fuerte explosión y se nos vinieron encima todos los cristales de la casa. Al principio pensábamos que era una bomba, un atentado o un terremoto El efecto de la onda expansiva fue tal que saltaron hasta los cristales de las habitaciones con fachada al otro lado de la explosión; es decir los que dan a la Catedral palentina, destacaba Isabel, que recordaba que lo más impresionante ha sido oír los gritos y lamentos de la gente atrapada allí abajo en medio de la noche y con la tremenda impotencia de no poder socorrerles de inmediato. A otra joven le era difícil encontrar las palabras que pudieran explicar tanto horror, tanta destrucción. El edificio afectado se vino abajo entero y la explosión fue brutal comentaba a las pocas horas del suceso. Una mujer, vecina del edificio contiguo, respiraba aún con dificultad cuando afirmaba: Sólo hay humo y persianas y cristales rotos por todas partes. Conocemos desde hace más de 20 años a todas las personas que residen en los pisos que se han derrumbado y nosotros, al menos, estamos vivos Mi hijo vive en el número siguiente al portal afectado y ha tenido mucha suerte de salir por su propio pie narraba una madre que acudió al lugar nada más tener noticia del suceso, al tiempo que apuntaba, presa de un ataque de ansiedad, que una vecina amiga no aparece por ninguna parte No puedo hablar; estoy muy nerviosa aseveraba otra vecina desalojada, ésta del número 5, en el portal justo en frente del edificio. Más calmado, su marido, tuvo la sangre fría de relatar los hechos al po- Rescate de una de las personas heridas en la explosión EFE Sólo hay humo y persianas y cristales rotos por todas partes. Conocemos a todos los vecinos de ese edificio... Nosotros, al menos, tenemos la suerte de estar vivos Una mujer mira los desperfectos de su casa ICAL co de producirse: Oí la explosión desde el tercer piso en el que vivo y lo primero, por instinto, fue ir con mi mujer a por los chicos a sacarlos de la habitación Con enorme serenidad, precisaba que había tratado de abrir la puerta de una vecina y he pedido a gritos que bajara todo el mundo porque temía posibles derrumbes Todos ellos encontraban el primer consuelo en las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, un noviciado cercano que les ofreció café y leche calientes. La superiora, Victoria Calvo, comentaba que hicimos lo que todos ustedes hubiesen hecho, acoger a estas personas que salían de sus casas con lo puesto mientras recordaba que ella vivió lo mismo hace tiempo, en una residencia de Béjar, cuando se incendió y en la que nos quedamos en la calle tras sacar a los ancianos Mueren tres ancianos en el incendio de su residencia R. G. VALENCIA. Tres ancianos que habían resultado heridos de gravedad en un incendio registrado el pasado viernes en la residencia Reyes Católicos de Utiel, murieron ayer en el Hospital La Fe de Valencia en el que permanecían internados con quemaduras. Las víctimas son Ángel A. O. un hombre de 71 años, que tras el incendio fue evacuado en helicóptero desde el hospital de Requena hasta el de La Fe, donde permanecía ingresado en la Unidad de Grandes Quemados; Ana F. G. de 99 años, ingresada en el mismo centro sanitario y Esperanza I, de 84. El incendio comenzó al arder el sofá de un salón al parecer por un cigarrillo mal apagado y también provocó que varios ancianos más tuvieran que ser atendidos por inhalación de humo, aunque estos casos fueron todos leves. La residencia de la tercera edad Reyes Católicos de Utiel, de titularidad privada, fue inaugurada en 2001 y, según la Generalitat Valenciana, contaba con todos los permisos en regla. La Consejería de Bienestar Social, no obstante, ha abierto una investigación administrativa para conocer las circunstancias del incendio. En un comunicado, destacó que este centro cumplía todos los requisitos sobre planes de evacuación, emergencia y simulacro de incendios, que habían sido actualizados en 2006. Sin embargo, precisa la nota, en el caso de que en el resultado de la investigación se probase cualquier otra negligencia relacionada con el trágico suceso, este departamento no descarta el inicio de acciones judiciales El hecho de que el origen del siniestro pudiera ser una colilla mal apagada indicaría que no se ha cumplido el artículo 8 de la Ley del Tabaco que prohíbe fumar en estos centros excepto en espacios habilitados específicamente para ello, debidamente vigilados, señalizados y abiertos o exteriores. En el momento del incendio, el centro estaba atendido por una docena de religiosas que cuidaban a 62 ancianos.