Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2- -5- -2007 El mal tiempo, con nevadas y lluvias, dificulta el regreso del puente de mayo 11 Un túnel sin salida en toda la legislatura Las relaciones con Washington avanzan a trompicones, pese a que el Gobierno dice que se han normalizados Las inversiones de EE. UU. que crecieron con el PP, bajaron mucho durante los últimos tres años POR LUIS AYLLÓN MADRID. Desde que José Luis Rodríguez Zapatero anunciara, en cumplimiento de su promesa electoral, la vuelta de las tropas españolas de Irak, las relaciones con Estados Unidos han discurrido por caminos tortuosos. A George W. Bush no le gustó la abrupta manera en que el nuevo presidente del Gobierno español había puesto en práctica su promesa y decidió que nunca le invitaría a la Casa Blanca. A Zapatero, en principio, no pareció preocuparle mucho la pataleta del presidente estadounidense y hasta pensó que un poco de antinorteamericanismo le granjearía el afecto de los sectores más izquierdistas. Pero pronto comprendió que España no podía vivir enfrentada con un aliado, que es además, la primera potencia mundial. Zapatero encomendó a sus ministros Moratinos y Bono arreglar el desaguisado y tratar de recomponer las relaciones. Por su parte, Bush envió a Madrid como embajador a Eduardo Aguirre, de origen cubano, y un carácter bastante favorable al entendimiento. Al ministro de Defensa español no le costó mucho lograr su objetivo, porque si Washington tiene algo claro es que no se puede jugar con las cuestiones militares, especialmente si los intereses están en un país tan estratégico como España. Además, la cooperación en la lucha contra el terrorismo ha seguido siendo buena. Al titular de Exteriores, por el contrario, no le resultó tan fácil la tarea. Zapatero no contribuyó mucho a allanarle el camino, llamando desde Túnez a otros países para que abandonaran Irak o embarcándose en el intento de vender aviones militares a la Venezuela de Hugo Chávez, finalmente frustrado por el veto de Washington a que se transfiriera la tecnología estadounidense. A pesar de todo, Moratinos logró establecer un canal de comunicación bastante fluido con la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, con contactos telefónicos y entrevistas personales en distintos foros multilaterales para hablar de asuntos de interés común, como Oriente Próximo o Iberoamérica. Incluso, en dos ocasiones el ministro viajó a la capital federal y la última vez, en junio del pasado año, arrancó la promesa de Rice de visitar oficialmente España. Rice, sin embargo, no ha encontrado aún el momento para cumplir lo que prometió. En varias ocasiones, en Exteriores se prepararon para la visita, la última de ellas hace un par de meses, cuando se llegó a fijar los días 28 y 29 de marzo para el desplazamiento. Pero Rice optó por otros compromisos, asegurando que viajará a nuestro país en el mes de junio. En el Gobierno ya empiezan a oirse voces que se quejan de esta actitud de las autoridades estadounidenses, pero oficialmente se sigue afirmando que las relaciones con Estados Unidos ya se han normalizado, algo que desde la oposición se pone en cuestión. La guía del candidato elaborada por el PP para las elecciones municipales y autonómicas subraya que las actuales relaciones entre España y Estados Unidos al igual que ocurría en tiempos de la dictadura de Franco se desarrollan exclusivamente en materia de defensa Relaciones económicas ELENA CARRERAS La guía reconoce que España tiene una de las economías que más crecen de toda la UE e incluye referencias a la situación política y jurídica Si tenemos en cuenta la totalidad de la guía, este apartado resulta una excepción. De hecho, el texto arranca de forma muy prometedora: España tiene una de las economías que más rápido crecen de toda la UE. Su ritmo de crecimiento está estimado en un 3,8 por ciento, situándose como uno de los mejores países de la UE Son 130 folios de referencias detalladas acerca de la situación económica, política y jurídica en España así como sobre su vida social. Una información pensada para los orientar a los inversores que tiene una temática variada que va desde el 11- M hasta las costumbres sobre ropa o la cuantía habitual de las propinas que se dejan en los restaurantes. Este constituye el último episodio de un conflicto que comenzó 2002, cuando el Fórum Barcelona decidió rescindir un contrato por el que la productora norteamericana iba a realizar una película promocional. Lo que empezó como un pequeño problema legal se ha convertido con el tiempo en un conflicto de envergadura. Un asunto por el que la Embajada americana en Madrid se ha puesto en contacto con el Gobierno español y por el que los ministros Clos y Calvo se enfrentan a problemas para viajar a EE. UU. Ahora los empresarios norteamericanos que quieran invertir en España deberán tomar precauciones si quieren asegurar el marco legal de sus inversiones. Uno de los argumentos empleados por el Ejecutivo es que, en cualquier caso, las relaciones económicas, no se han visto deterioradas. La afirmación puede ser cierta para los intercambios comerciales, que se han mantenido en los mismos niveles e incluso con cierto aumento de las exportaciones a Estados Unidos (7.500 millones de euros el año pasado) y de las importaciones (8.500 millones) Sin embargo, las inversiones estadounidenses en España, que experimentaron un notable crecimiento durante los Gobiernos del PP, se han visto reducidas sensiblemente en los últimos tres ejercicios. Rice y Moratinos, el pasado 26 de abril en la cumbre de la OTAN en Oslo REUTERS