Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1- -5- -2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 73 Charlton Heston escucha a William Wyler en el rodaje de Ben Hur El equipo de King Vidor filma una escena de Guerra y Paz los sindicatos, de los artesanos y de los políticos terminó por matar la gallina de los huevos de oro, forzando a las grandes productoras americanas a volver a Hollywood, donde podían trabajar con libertad. El recuerdo de Deborah Kerr, Liz Taylor, de Ava Gadner, comenzó a desvanecerse como el de Errol Flynn, Clark Gable, Kirk Douglas, Charlton Heston y tantos otros de una segunda edad de oro que había tocado a su fin. Pero, una vez más, Cinecittá resurgió de sus cenizas en los años ochenta, y las cámaras volvieron a rodar. A títulos como El nombre de la rosa (1985) y El Padrino III (1989) seguirían El cartero y Pablo Neruda (1994) o Té con Mussolini hasta el regreso de Dino de Laurentis para producir U- 571 El sueño de una noche de verano El paciente inglés o El talento de Mr. Ripley hilvanaron la continuidad de los estudios hasta llegar a superproducciones recientes como Gangs of New York de Scorsese en 2001, La Pasión de Mel Gibson, o la Misión imposible III de Tom Cruise. La fantasía renace siempre al grito de: Silenzio! Si gira! Más información sobre Cinecittá: www. cinecittastudios. it Si el Coliseo se erigió en sólo tres años, Cinecittá se construyó en tres meses La Hollywood del Tíber se ha sabido reinventar y lleva años intentando volver a ser uno de los grandes centros de la creación cinematográfica Tulio Demicheli DESLOCALIZACIÓN A partir de los años 50, las superproducciones comenzaron a rodarse fuera de EE. UU. sobre todo en los estudios Cinecittá de Roma y en España. La presión insostenible de los sindicatos, al disparar los costos, fue la causa de esta deslocalización que trasladaría la Meca del cine a orillas del Tíber durante los años 60 y comienzos de los 70, hasta que las picardías de los productores y distribuidores italianos, la inestabilidad política (huelgas continuas, terrorismo) y- -donde las dan las toman- -los sindicatos acabaron con su fugaz reinado. En fin, si era necesario construir grandes decorados interiores o exteriores, entonces Cinecittá era el destino preferido, porque los estudios madrileños (CEA, Sevilla Films) no tenían platós adecuados ni espacio abierto suficiente. España acaparó, eso sí, los grandes rodajes al aire libre, especialmente en Almería. FOTOS: ABC nando de construir en medio de los foros del set de Roma la superproducción televisiva que está triunfando en Estados Unidos y en España. Entre las estrellas de la velada se contarán Wim Wenders, Eva Mendes, Matt Dillon, Luc Besson y un montón de veteranos de los míticos estudios, cuyos nombres se mantienen en secreto. A lo largo de la noche se recordará que Cinecittá volvió a morir en los años setenta, víctima de las leyes caprichosas italianas, de los excesos sindicales- -no se podía trabajar sábados ni domingos- -y de la falta de seriedad en los plazos y los presupuestos. La avaricia de