Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 s 5 s 2007 ECONOMÍA 39 Wolfowitz asegura que se pretende hundir al Banco Mundial y a él con cargos falsos El presidente afirma ante el comité de ética de la entidad bancaria que es víctima de una campaña de difamación y que ha actuado con transparencia ANNA GRAU. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, no está en absoluto dispuesto a dejar de serlo. Si alguien esperaba que 42 peticiones de dimisión le hubieran hecho la más mínima mella, Wolfowitz lo desmintió ayer ante un panel ético de siete miembros, que en unos días deberían elevar un dictamen a los 24 integrantes de la junta de dirección del Banco. Algunas fuentes sugieren que este panel ético ya tenía un veredicto de culpabilidad cerrado, antes incluso de oír a Wolfowitz, quien ha dejado claro que no se irá por su propio pie porque todos los cargos contra él son falsos y forman parte de una campaña de difamación Los que piden su cabeza le acusan de haber favorecido la promoción meteórica de su pareja, la libanesa Shaha Ali Riza, que ya llevaba siete años trabajando en el Banco Mundial antes de la llegada de Wolfowitz a la institución, cuyo código deontológico prohíbe toda relación jerárquica entre cónyuges o compañeros sentimentales. Este requisito, que parece fácil de cumplir si la novia del presidente del Banco Mundial fuese una mera secretaria, se complicó ante la negativa de Riza a renunciar a una carrera de alta funcionaria internacional, brillantemente ejercida mucho antes de conocer a Wolfowitz. Tampoco Wolfowitz, ex número dos del Pentágono, uno de los arquitectos de la fallida guerra de Irak y divorciado, parecía dispuesto a renunciar, ni a relanzar su carrera desde el Banco Mundial, ni al amor de Riza. Ofreció entonces quedar al margen de cualquier decisión sobre ascensos o retribuciones de su novia. Esta propuesta fue rechazada. Entonces Wolfowitz removió a Riza de su puesto hacia otras responsabilidades más orgánicamente distantes. Lo malo es que fue una patada para arriba en toda regla: en menos de dos años, el salario de Riza ha crecido un 45 pasando de cobrar 133.000 dólares (97.598 euros) a 193.500 dólares (142.061 euros) Encima, esto sucedía en pleno vendaval purificador de un Wolfowitz lanzado a barrer la corrupción del mundo, o, por lo menos, de los países receptores de ayudas del Banco Mundial. En este contexto, cualquier duda sobre la honestidad personal de Wolfowitz resulta devastadora. Para sus detractores, incluso si Wolfowitz, como sostiene, actuó con transparencia y de buena fe debe irse, porque su permanencia lesiona la entera credibilidad del Banco. A todo, el aludido replica que lo que debilitaría más al Banco sería su marcha, porque así se abriría la veda para desacreditar a cualquier presidente. El presidente George W. Bush expresó ayer su total apoyo a Paul Wolfowitz y su plena convicción de que debe seguir al frente del Banco Mundial. Nada más hacía falta para echar gasolina al fuego. Cuando Wolfowitz desembarcó en el Banco Mundial procedente del Pentágono, se le comparó abundantemente con Robert McNamara, el arquitecto de otra guerra americana fallida: la de Vietnam. Se pensó que, igual que McNamara, Wolfowitz se disponía a lavar su imagen. Pero pronto se descubrió que Wolfowitz tenía de todo, menos complejos. Cuestionó lo que nadie había cuestionado hasta entonces. Por ejemplo, qué sentido tiene hacer llover los dólares sobre gobiernos corruptos, que roban a su mismo El presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, se sigue negando a dimitir pueblo. La doctrina de Paul Wolfowitz tiene sus seguidores. Hay quien ha visto en ella una especie de nuevo intento de cruzada, esta vez económica, para exportar los valores democráticos, tras el fracaso de la vía militar. Los partidarios de la visión positiva recuerdan que Wolfowitz es un neocon pero de ingente pedigrí liberal, y experto en el mundo árabe. Sus detractores ven en él un cruzado, sí, pero del tipo cínico. A su modo de ver, lo que Wolfowitz estaría haciendo, sería introducir elementos crecientes de arbitrariedad en las intervenciones del Banco Mundial, para así poder favorecer o castigar a los amigos o enemigos de la Casa Blanca. Que Bush salga en su defensa pública no le ayuda nada, teniendo en cuenta que buena REUTERS Un neocon atípico parte de sus enemigos se localizan en los países europeos, acaso los que- -crean lo que crean sobre el caso de la novia de Wolfowitz- -lo más seguro es que se hayan sentido amenazados por un presidente del Banco Mundial con tantas ideas propias. Tan dispuesto a nombrar a su gente de confianza prescindiendo de los burócratas de toda la vida y a arrinconar a la junta de gobierno del banco. Más complicaciones El PP se opondrá el jueves en el Congreso a que Segura sea nombrado presidente de la CNMV J. H. MADRID. Julio Segura, que el pasado viernes fue propuesto por el Gobierno para ocupar la presidencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en sustitución del dimitido Manuel Conthe, comparecerá este jueves ante la Comisión de Economía del Congreso para que los diputados decidan si presenta algún conflicto de intereses para ocupar ese puesto. Se espera que, tras el visto bueno del Congreso, el Consejo de Ministros que se celebra al día siguiente ratifique el nombramiento de Segura. De momento, el portavoz de Economía del PP en el Congreso, Vicente Martínez- Pujalte, ya ha anunciado que su grupo parlamentario votará en contra del nombramiento de Segura como presidente de la CNMV por considerar que pone en riesgo la objetividad, imparproposición no de ley en la que defiende que la designación del presidente de la CNMV se efectúe por mayoría de tres quintos de la Cámara, informa Ep. Pujalte, en una rueda de prensa celebrada en Valencia, avanzó también que han solicitado las comparecencias urgentes del director de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno, David Taguas, para que informe de las interferencias de su departamento en los organismos reguladores y de las presiones denunciadas por Conthe, y del vicepresidente de la CNMV Carlos Areni, llas, para que dé explicaciones sobre el mismo asunto y sobre las denuncias sobre supuesto tráfico de influencias. El PP no cree que el candidato propuesto tenga la independencia necesaria para presidir el supervisor del mercado. Los que piden su cabeza le acusan de haber favorecido la promoción meteórica de su pareja El sueldo de la libanesa Shaha Ali Riza ha aumentado un 45,5 al pasar en dos años de 97.598 a 142.061 euros Julio Segura EFE cialidad e independencia que se le debe exigir al responsable del organismo supervisor. El diputado popular señaló además que el PP llevará al pleno del Congreso de la próxima semana, el día 8 de mayo, una