Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 DEPORTES Primera división s Trigésima segunda jornada LUNES 30 s 4 s 2007 ABC El Madrid noquea a un débil Athletic La fragilidad defensiva bilbaína, una alfombra roja para que los de Capello se paseasen por San Mamés Athletic Real Madrid Athletic (4- 4- 2) Aranzubia; Expósito, Sarriegi, Amorebieta, Javi González; Iraola (Llorente, m. 70) Javi Martínez, Murillo, Gabilondo (Yeste, m. 52) Etxeberria (Urzaiz, m. 52) y Aduriz. Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Cicinho, Cannavaro, Ramos, Torres; Beckham, Diarra, Emerson, Robinho (Guti, m. 76) Raúl (Reyes, m. 86) y Van Nistelrooy (Higuaín, m. 61) Árbitro: Muñiz Fernández. Mostró tarjeta amarilla a Cannavaro, Murillo, Beckham. Goles: 0- 1. m. 13: Sergio Ramos. 0- 2: m. 24: Van Nistelrooy. 0- 3. m. 50: Van Nistelrooy. 1- 3: m. 806: Llorente. 1- 4: m. 84: Guti. 1 44 ENRIQUE ORTEGO Esta vez no se equivocó ninguno de los de arriba. Lo de abajo es otro cantar. Pero en este caso el mal de muchos puede servir de consuelo... de todos. Se nota que los que luchan por el título saben que se agotan las hojas del calendario y son conscientes de que cada día el margen de error es menor y más difícil de subsanar. El Real Madrid aguantó con la solvencia y eficacia demostrada en las últimas semanas la presión añadida de las victorias del Barça y el Sevilla. Ganó en San Mamés como lo viene haciendo. El Athletic deberá seguir sufriendo. Será su sino hasta el final de temporada porque no le basta con tener un corazón de león. Futbolísticamente tiene carencias graves, muy graves. Por eso está donde está. La Liga no perdona. Es más, se ceba con los equipos inocentes y frágiles como el bilbaíno. A pesar de que venía de una victoria, Fabio Capello retocó su equipo hasta en tres piezas. Cambió toda la banda derecha, Cicinho- Beckham, y volvió a confiar en Emerson por delante de Gago, en lo que ya puede ser una constante hasta final de curso. El brasileño jugará fuera y el argentino, en casa. Le salió perfecto en todos los sentidos. Los dos primeros se adueñaron de su banda y pusieron los balones de los dos primeros goles y el puma se comió la zona ancha con la ayuda de Diarra, el colega de fatigas con el que mejor se entiende. Las necesidades propias y el hecho de conocer ya todos los resultados hicieron que los dos equipos saltaran a San Mames como poseídos, ansiosos, revolucionados. Más si cabe el Athletic, que sabía que las posibilidades de sumar puntos pasaban por darle al partido un vértigo que hiciera perder la cabeza y el pie al enemigo. Lo intentó, pero ni pudo ni supo. Entre otras razones porque este Madrid está centradito- centradito, sabe mejor que nunca lo que quiere y cómo conseguirlo. Aguantó con oficio los primeros pescozones y a la menor oportunidad que tuvo se adelantó en el marcador y se construyó una autopista hacia el triunfo. Una jugada, la del primer gol, que define un partido y a sus contendientes. Que a los trece minutos, cuando todavía se tienen frescas las recomendaciones del técnico y el trabajo de toda la semana, te marquen un gol en una falta lateral lejana es para quitar el carné a unos cuantos jugadores del Athletic. No vale de coartada que el lanzador fuera un especialista llamado Beckham y el cabeceador, otro especialista, Sergio Ramos. Precisamente por esas dos premisas, los rojiblancos tenían que haberse esmerado en su empeño. Después de ver esa acción, no fue extraña la siguiente. Los mismos que ya no deberían tener el carné, veinte minutos después dejaron también absolutamente libre a Van Nistelrooy para rematar el centro de Cicinho. En esas dos jugadas el Madrid cerró el partido y tiró la llave. El desgaste, la casta, el orgullo que antes y después había destilado el Athletic no sirvió para nada porque el fútbol es mucho más que eso. La segunda parte se jugó porque se tenía que jugar, pero de buena gana Mané y los suyos se hubieran quedado en la caseta para no sentir una mayor decepción. A los cinco minutos los de antes, los de siempre, los centrales volvieron a quedar en evidencia. Y esta vez permitieron que Van Nistelrooy armara el remate y sorprendiera otra vez a un despistado Aranzubía. Mané disparó al aire con la salida de Yeste y Urzaiz y después de Llorente. Ya era demasiado tarde, aunque quedaran casi cuarenta minutos. El partido ya no tenía razón de ser y el Madrid fue dejando pasar los minutos. Higuaín pudo marcar el 0- 4, pero su remate se fue al poste. Llorente marcó el 1- 3. Y Guti puso su sello con el 1- 4 definitivo que deja a su equipo pensando que el título todavía es posible. De fallo en fallo Van Nistelrooy celebra su segundo gol junto a Miguel Torres LOS PROTAGONISTAS Primer tiempo de vértigo CAPELLO El 1- 4 es demasiada diferencia para lo que se vio en el campo EFE BILBAO. El entrenador del Real Madrid, Fabio Capello, consideró que el resultado final registrado ayer en San Mamés (1- 4) reflejó demasiada diferencia entre los dos equipos para lo que se vio sobre el terreno de juego donde alabó la actitud y el juego del Athletic de Bilbao. Fue demasiada diferencia dijo el técnico italiano, quien, no obstante, destacó la concentración, la calidad y la personalidad que mostró el Real Madrid en La Catedral La personalidad es lo más importante en este tipo de partidos dijo, tras reiterar su opinión de que San Mamés es un campo muy difícil para lograr una victoria. Capello negó que la victoria le resultase fácil a su equipo, que tuvo que pelear ante un Athletic que luchó cada balón y jugó bien en algunas fases del encuentro En la primera parte han tenido dos ocasiones de gol y en la segunda ya sólo han apretado con balones largos peinados de cabeza analizó el técnico blanco. Además, se mostró muy satisfecho de la actuación del brasileño Cicinho, recién salido de una grave lesión que le ha tenido varios meses apartado del equipo: Ha estado muy bien. Esta semana ha entrenado bien y creí que ya estaba preparado para un partido difícil y contundente como este apuntó. De cara a los próximos partidos, Fabio Capello espera poder recuperar a jugadores lesionados que considera muy importantes