Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30 s 4 s 2007 INTERNACIONAL 33 Satisfacción entre las empresas por la nueva ley porque nos da un marco jurídico Daniel Ortega, Carlos Lage, Hugo Chávez y Evo Morales (izquierda a derecha) durante la cumbre que ayer celebraron en Barquisimeto EFE La nacionalización de Evo Morales, posible negocio para las multinacionales El Congreso de Bolivia aprueba por unanimidad la ley que refrenda los nuevos contratos petroleros suscritos MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL LA PAZ. El Congreso de Bolivia aprobaba esta semana, por unanimidad, la ley que convalida todos los contratos petroleros suscritos por el Gobierno a finales de 2006 con las empresas petroleras. De esta forma, el Legislativo avala la supuesta nacionalización puesta en marcha por Evo Morales el 1 de mayo del pasado año, cuando firmó un decreto supremo que daba al Estado el control absoluto de los hidrocarburos, al tiempo que el Ejército ocupaba oleoductos, gasoductos y refinerías. Un año después, la nacionalización se ha convertido en una reforma impositiva señala Juan Carlos Rocha, director del diario paceño La razón Según el presidente del Congreso y vicepresidente de la República, Álvaro García Linera (uno de los duros en el Gobierno de Morales) los ingresos para el Estado de la renta petrolera por la venta de hidrocarburos fluctuarán entre el 65 y 82 por ciento, entre 150 y 200 millones de dólares extras anuales. Sin embargo, los expertos estiman que esta reforma sólo aportará unas entradas promedio de entre el 51 y el 54 por ciento (mediante un intrincado sistema de recuperación de inversiones por parte de las empresas, llamado costos recuperables por lo que se mantendrían los niveles establecidos en 2005, que ajustaba las regalías para el Estado en el 50 por ciento de los beneficios empresariales. Aunque relegadas oficialmente a prestadoras de servicios, las multinacionales aún gestionan los yacimientos de petróleo y gas bolivianos y, ante la incapacidad del Estado para invertir en el sector, se encontrarían en posición para negociar contratos ventajosos en el futuro inmediato. Así, la aprobación de esta ley ha sido acogida con satisfacción en las firmas del sector, pues nos da un marco jurídico dicen fuentes de las mismas. Carlos Villegas, ministro de Hidrocarburos, afirmó que esta medida disipa la incertidumbre y la inseguridad jurídica de los últimos meses. Este escenario permitirá a las grandes compañías (Petrobras, la española Repsol- YPF... recuperar sus inversiones y renegociar sus contratos vigentes resalta José Antonio Quiroga, responsable de una editorial de estudios políticos. José Fernando de Freitas, director en Bolivia de Petrobras, anunciaba que la estatal brasileña cumplirá todos sus compromisos comerciales y contractuales en el país andino, pero no garantizamos todavía si vamos a incrementar o hacer nuevas inversiones Al igual que Repsol- YPF, dispone de medio año para presentar un plan de posibles inversiones. Como en este plazo está previsto que se apruebe la nueva Constitución, las empresas Inversiones tendrían un marco claro de referencia para valorar su confianza en el país. Evo Morales se dio cuenta de cómo es realmente la política en este mundo globalizado y no nacionalizó los hidrocarburos porque no pudo. Necesita la inversión extranjera y no podía pelearse con las multinacionales. Aunque anunció que el Estado se quedaría con un 82 por ciento de los beneficios de los pozos principales, los ingresos aumentarán a un 51 o 52 por ciento: para ese pequeño incremento no era necesario que el Ejército ocupara los campos petrolíferos. El presidente buscó el impacto mediático con objeto de ganar los comicios para la Constituyente sostiene la politóloga Jimena Costa. El econota Carlos Toranzo confirma a ABC que, de hecho, sólo hay un cambio de contrato, una mejora de la recaudación fiscal tras esa nacionalización que era la principal promesa electoral del presidente. Este retroceso en las intenciones del líder cocalero fue criticado a la izquierda del Gobierno. El primer ministro de Hidrocarburos del nuevo Ejecutivo, Andrés Soliz Rada, renunció a su cargo en septiembre pasado al negarse a aceptar las condiciones de las petroleras: Quieren que la nacionalización quede en el papel dijo. Quiroga resalta el poder de las grandes compañías, acostumbradas a trabajar en países con condiciones más difíciles que las de Bolivia De hecho, los contratos con las doce empresas estuvieron paralizados durantes seis meses ante las sospechas de corrupción que los grupos de oposición pidieron que se investigaran.