Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30- -4- -2007 El desafío de ETA Batasuna s La impunidad legal ESPAÑA 21 Ibero, lo que da aún más margen para concluir que todo se mueve en la misma tubería y en la misma dirección Al margen, militantes en activo de Batasuna, ex alcaldes, ex ediles y ex dirigentes de HB, EH, Batasuna, Segi, Askatasuna y ex etarras pueblan por doquier las listas elaboradas por la dirección batasuna. Es decir, el llamado complejo ETA aparece en las innumerables candidaturas que la ahora llamada izquierda abertzale ha estudiado durante meses bajo control del astuto aparato legal que dirige el abogado de etarras Íñigo Iruin. Las fuentes consultadas, a la vez que expresan su decepción por la tibieza de sus jefes políticos, comentan que el papel del juez Baltasar Garzón es piedra angular de esta evolución. Por menos, y en otras circunstancias, la resolución hubiera sido otra afirman personas que conocen la trayectoria del juez en la lucha contra ETA. Estos especialistas creen que Garzón ha derivado el asunto, sin pronunciarse como la hacía antes a la Sala del 61 del Tribunal Supremo, que a su vez debe esperar a las impugnaciones de la Abogacía del Estado y de la Fiscalía. Sinceramente, no esperamos mucho aseguran estas fuentes, que aclaran que a ellos no les corresponde interpretar la ley, sino aportar pruebas a quienes deben hacerlo. Pero, explican, han detectado actitudes tibias que relacionan inequívocamente con la política y que erosionan la moral y el crédito de las Fuerzas de Seguridad del Estado. La Policía y la Guardia Civil acumulan cinco años de in- Consecuencias del auto El portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Enrique López, dijo ayer que el auto dictado el sábado por Baltasar Garzón por el que no suaspende las actividades de Acción Nacionalista Vasca (ANV) no tiene ninguna relevancia en la legalidad o no de esa formación, ya que, a su juicio, a quien corresponde determinar la posible ilegalización del partido es al Supremo a instancias de la Abogacía del Estado o la Fiscalía. López señaló que la decisión del juez está enmarcada en un proceso penal y lo que determina es que el partido ANV no forma parte del entramado delictual de ETA y Batasuna lo que no quiere decir que no pueda ser ilegalizado según la Ley de Partidos. El papel de Garzón El portavoz del CGPJ recuerda que el auto de Garzón no impide que el TS pueda ilegalizar las listas de ANV vestigaciones sobre ANV de la que conocen bien sus movimientos, desde que el 23 de junio de 2001 concluyera el llamado proceso Batasuna un lavado de cara con el que la coalición de Arnaldo Otegi pretendía eludir su ilegalización. ANV se fue de Batasuna no por no comulgar con sus preceptos, la lucha armada incluida, sino por su escasa representación en la mesa nacional. Un año después de decretada la Tras ANV ya desde 2002 suspensión de Batasuna en agosto de 2002, en concreto el 24 de enero de 2003 los dirigentes de la ya ilegal coalición proetarra Joseba Permach e Ibón Arbulu citaron a los representantes de ANV Antón Gómez y Txaro Guerrero para plantearles, siguiendo consignas de la cúpula de la banda, que pusieran su partido a disposición de la coalición para que pudiera presentarse, camuflada bajo sus siglas, en los comicios. ANV celebró una asamblea y mayoritariamente se aprobó acceder a la solicitud- exigencia de Batasuna. La sumisión desde entonces ha sido una constante en ANV El plan, sin embargo, no estaba aún maduro. Además, un sector de ETA se oponía a ello porque en ese momento desconfiaba de un partido que acababa de abandonar Batasuna. Así que se optó entonces por la fórmula de las agrupaciones municipales (AuB) De todas formas, los dirigentes de ETABatasuna sabían ya que podían contar con ANV y la colo, caron en sus taldes de reserva El fracaso de la fórmula de las agrupaciones llevó de nuevo a Batasuna a desempolvar ANV de cara a las elecciones autonómicas vascas de 2005. Pero, de nuevo, el viejo partido quedó aparcado y se decidió por recurrir al PCTV Su condi. ción de nueva formación política- -no hacía mucho que se había inscrito en el registro de partidos- permitía ese factor sorpresa que siempre ha agradado a ETA- Batasuna para descolocar al adversario Pero ya desde entonces ANV figuraba como evidente arma de ETA, que ahora esgrime con impunidad. El presidente de ANV rinde homenaje a los terroristas muertos Bereziartua muestra su admiración por ETA y ha participado en actos de enaltecimiento J. P. MADRID. El actual presidente de Acción Nacionalista Vasca (ANV) Kepa Bereziartua, considera a los etarras que mueren en enfrentamiento con las Fuerzas de Seguridad, o como consecuencia de sus propias bombas, gudaris (soldados) merecedores del reconocimiento del pueblo vasco. Así consta al menos en un artículo que publicó en octubre de 2005, tres años después de abandonar Batasuna, en el periódico nacionalista Deia El dirigente de ANV mostraba su ilusión porque tres años antes habían colocado un monumento en el monte Arichulegui, de Oyarzun, en homenaje al primer gudari del partido y de la izquierda abertzale, Txato Olabarri Desde hacía tiempo- -proseguía en su escrito- -queríamos que en ese lugar hubiese algo en recuerdo y homenaje a nuestros gudaris, y a todos los gudaris que han dado su vida por la libertad de Euskal Herria En este sentido, recordaba que en el monte de Arichulegi está el Bosque de los Gudaris En él se celebra todos los años el Gudari Eguna (Día del soldado vasco) plantando un roble por cada militante caído desde Txabi Etxebarrieta El citado Etxebarrieta es el primer etarra muerto en enfrentamiento con las Fuerzas de Seguridad. En concreto, falleció el 7 de junio de 1968 en un tiroteo que mantuvo con los agentes tras haber asesinado cerca de Tolosa al guardia civil de tráfico José Pardines, la primera víctima de la banda. El monte de Arichulegui es elegido ahora por los terroristas y sus cómplices para homenajear a los etarras muertos. En opinión de Bereziartua, esos parajes de Arichulegui tienen pues una especial significación para el conjunto de la izquierda abertzale. Desgraciadamente, el año pasado incontrolados- uniformados y de maniobras por Aiako Harria destruyeron el monolito. Una nueva acción de guerra sucia Los que tanto suelen cacarear con el respeto a una parte de las víctimas del conflicto- -sentenciaba en su artículo el dirigente de ANV- no abrieron la boca para denunciar esta agresión a la memoria de cientos de gudaris de izquierda abertzale asesinados por el fascismo Si algo nos caracteriza a los de ANV- -añadía- -es la tenacidad, máxime ante los que quieren destruir la memoria de nuestro pueblo. Tras el primer momento de indignación, decidimos reponer el monolito y eso es exactamente lo que vamos a hacer Y como fecha eligió el 12 de octubre de aquel año, día de la Hispanidad y día grande de los que destruyeron nuestro monolito Según Bereziartua, con ese acto Txato Olabarri y el resto de gudaris caídos por Euskal Herria volverán a tener su oroitarri, similar a la del monte Albertia lugar éste donde cada año ANV celebra una concentración de sus escasos militantes. Estamos seguros que tanto la militancia de ANV como las gentes de izquierda abertzale de la zona sabrán dar respuesta a los desmanes de los incontrolados- uniformados, y arroparán este acto con su presencia. La memoria de Txato Olabarri y el resto de nuestros gudaris lo merece concluía. Tenacidad Edurne Uriarte LA GENTE NORMAL na ciudadana muy indignada acusó, que no preguntó, a Rajoy sobre el concepto de normal de la derecha en el programa Tengo una pregunta para usted. Se sentía muy agredida por los criterios de normalidad de la derecha, aquellos a los que había aludido, por ejemplo, Rajoy, cuando la excarcelación de De Juana, lo que me llamó poderosamente la atención teniendo en cuenta que los criterios de normalidad que domi- U nan hoy en España son más bien los de la izquierda. Aunque no hablaba de España, los definió muy bien el cineasta Alejandro González Padilla en una entrevista en estas mismas páginas el viernes pasado. Acaba de dirigir una película sobre Fidel Castro en la que ha querido humanizar un personaje conflictivo y ha anunciado que su película es para gente normal, no para extremistas sin criterio González Padilla tampoco es original. Desde que esta dictadura existe, el suyo ha sido el criterio de normalidad mayoritario de la izquierda. Los extremistas son los disidentes, más extremistas cuanto más protestan y más se resisten, y los normales, quienes se toman la dictadura con paciencia y hasta con cariño, humanizando al opresor, por ejemplo. Sin excitarse, sin indignarse, sin gritar, que no hay verdades absolutas, como dice Padilla, que todo es relativo, la dicta- dura o la democracia. Este concepto de normalidad fue tan predominante en nuestro país hasta los años noventa que ni siquiera hubo resistencia antiterrorista. Cuando se consolidó, a fines de los noventa, nos pareció por un momento que la resistencia frente al terrorismo se había convertido en lo normal en la democracia. Breve espejismo. Duró justamente hasta que un hombre de la vieja izquierda menos evolucionada, Rodríguez Zapatero, llegó al poder. Desde entonces, el problema de ETA es doble. Hay un Gobierno cuya prioridad es la negociación con los terroristas y una opinión alentada por ese Gobierno según la cual quienes se resisten a las transacciones con los terroristas, quienes proclaman la verdad absoluta del método democrático, son extremistas. Lo normal es humanizar el conflicto, que diría González Padilla. O ETA. LA DOCTRINA DEL PRESIDENTE Queríamos que en ese lugar (el monte Arichulegui, de Oyarzun) hubiese algo en recuerdo y homenaje a nuestros gudaris, y a todos los gudaris que han dado su vida por la libertad de Euskal Herria Ese monte guipuzcoano es elegido ahora por los terroristas y sus cómplices para homenajear a los etarras muertos