Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 30 s 4 s 2007 NACE LA INFANTA SOFÍA, SEGUNDA HIJA DE LOS PRÍNCIPES DE ASTURIAS LA IMAGEN DE DOÑA LETIZIA DURANTE EL EMBARAZO ESPAÑA 19 Vestido, abrigo corto y tacón alto El estilo premamá de Doña Letizia ha estado marcado por los colores discretos. Tras el luto por su hermana y con la primavera, ha optado por colores más llamativos POR B. C. MADRID. Segundas partes dicen que nunca fueron buenas pero eso no tiene por qué afectar a los segundos embarazos ni tan siquiera a los terceros, cuartos... En el caso del estilo que ha marcado la Princesa de Asturias en estos nueve meses de segundo embarazo, en los que los colores suaves han salpicado buena parte de su indumentaria, sólo trastocada por los días que siguieron a la muerte de su hermana, en los que lució un discreto luto. Su bello y doliente rostro durante los funerales de Erika Ortiz han quedado grabados en la retina de los españoles. Lo cierto es que buena parte de la gestación ha transcurrido durante los meses más fríos del año, época muy diferente a la del embarazo de la Infanta Leonor que se desarrolló en gran medida en meses de sol. De hecho, Doña Letizia pudo vivir sus últimos meses antes de ser madre por primera vez con ropa cómoda, como la que lució en el verano mallorquín de 2005. No obstante, en esta ocasión y con la llegada del buen tiempo, la Princesa se ha tocado con primaverales conjuntos, casi siempre compuestos por un vestido de seda o de punto y un abrigo corto combinado en los mismos colores. De hecho, la esposa de Don Felipe es muy aficionada a los abrigos tres cuartos, que suele usar junto a faldas, vestidos y pantalones, como el día en que presentó a su primera hija a las puertas del hospital Rúber. Las molestias que la Princesa ha tenido desde los primeros meses hicieron que sus apariciones públicas fueran disminuyendo a medida que avanzaban los meses. De ahí que tampoco su diseñador de cabecera, Felipe Varela, haya tenido mucho trabajo salvo los vestidos a juego de abrigos que la Princesa ha usado en casi todas sus salidas. En cuanto a la paleta de colores... los grises marcaron el comienzo de una temporada que pasó por los motivos ya citados al negro y blanco y terminó con un guiño a los morados. Lo más llamativo siempre han sido los tacones de Doña Letizia que no se ha bajado de sus zapatos de ocho o diez centímetros ni tan siquiera para el funeral de su hermana. Medias demasiado tupidas y vestidos sorprendentemente ceñidos también han sido la norma de sus encuentros con los medios como la audiencia que protagonizó en solitario en el Palacio de la Zarzuela. Para los actos más informales y de carácter privado como Último acto oficial de la Princesa, el pasado 11 de abril ERNESTO AGUDO La Princesa en una ERNESTO AGUDO entrega de premios en Zarzuela Doña Letizia, en la ÁNGEL DE ANTONIO visita a la sede del Cervantes Los Príncipes en la cena ofrecida al presidente de México Á. DE ANTONIO la visita que los Príncipes realizaron a Faunia con su hija Leonor la Princesa optó por la comodidad e informalidad total en su vestuario. Un pantalón vaquero recogido en el dobladillo (seguramente estaba calculado para más tacón que el zapato plano que llevó esa mañana) y un anorac de estilo militar que por su tamaño podría ser hasta del Príncipe fueron suficientes para disfrutar de una jornada familiar y fuera de todo protocolo que inevitablemente llamó la atención de cuantos se encontraban en esas instalaciones. Con la llegada de la primavera y el nacimiento de su segunda hija, seguramente todo será distinto. En su afán por ser discreta y sencilla a la hora de vestir Doña Letizia no debe caer en el aburrimiento. Ni su edad ni su figura son impedimentos para lucir elegante y moderna.