Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA NACE LA INFANTA SOFÍA, SEGUNDA HIJA DE LOS PRÍNCIPES DE ASTURIAS LUNES 30 s 4 s 2007 ABC EL MUNDO DE SOFÍA Querida Infanta, te va tocar aprender Educación para la Ciudadanía, con la que se pretende enseñar a los niños. Hay gente que está en contra, pero a mí me parece bien, porque no todos tienen abuelos como los tuyos Irene Lozano penas has nacido dieciocho meses después que tu hermana Leonor, y tu mundo es ya muy distinto, querida Sofía. Sin ir más lejos, tu padre sólo dispuso de dos días libres por su nacimiento, mientras que por el tuyo le corresponde un permiso laboral de quince días. ¿A que te gusta? Así podrá bañarte o levantarse sin agobios si lloras a media noche, porque hasta a las Princesas les viene bien tener al Príncipe en casa cuando hay un recién nacido, creo yo. Dais tanto trabajo... La vida tiene estas contradicciones: se nos pasa sin enterarnos mientras estamos ocupados haciendo otras cosas, pero cuando se pone uno a ordenar sus recuerdos se da cuenta de la velocidad a la que transcurren los cambios. Cuando nació tu hermana, la gente podía fumar en su trabajo, en los bares y en los restaurantes. Ahora ya no te dejan encender un cigarrillo ni en el estanco y, por cómo pinta el ambiente, de aquí a que tú tengas edad de fumar no se podrá hacer ni en la calle, así que piénsatelo, porque una Infanta fumadora será casi una Infanta clandestina, imagínate la paradoja. Te lo cuento porque cuanto antes te acostumbres a las contradicciones, mejor. Estamos rodeados. Vivir sin humos del tabaco se ha convertido en un dogma, extendido y practicado en todos los ámbitos, en cambio, a la hora de reducir otros humos, los cambios van más lentos. Cuando nació tu hermana no se había celebrado la Cumbre de Kenia para combatir el calentamiento del planeta, pero los resultados tampoco han sido para lanzar las campanas al vuelo. Aunque el cambio climático se viene pronosticando desde hace tres décadas, en el último año y medio ha disminuido mucho el número de escépticos. Hay un señor, Al Gore, que cuando hacía campaña para ser presidente de Estados Unidos le aconsejaron que hablara menos de ecología, para no ahuyentar a los votantes. Sin embargo, ahora ha hecho una película sobre el cambio climático que se ha estrenado en medio mundo. Nuestro presidente Zapatero quiere que os A Los Príncipes de Asturias, con su primogénita, paseando por Faunia, en Madrid la pongan a los niños en todos los colegios, pero yo espero que te libres, Sofía, porque es una historia de terror y tampoco es cosa de provocaros pesadillas. Además nos corre mucha prisa, así que mejor que la pasen en los consejos de ministros y los consejos de administración. También te va a tocar aprender Educación para la Ciudadanía, una asignatura con la que se pretende enseñar a los niños y adolescentes valores muy necesarios en nuestra sociedad, como la democracia, la tolerancia, la igualdad, la convivencia. Hay gente que está en contra, pero a mí me parece muy bien, porque no todo el mundo tiene unos abuelos como los tuyos para aprenderlo en casa. A conducir, lo mejor es que DE SAN BERNARDO A ti quizá te incumba algo menos, pero tu hermana la Infanta Leonor será algún día Jefa de todos los Ejércitos, si Dios y los diputados quieren te enseñe tu padre, porque desde que instauraron el carné por puntos conviene andarse con mucho ojo. Para que te hagas una idea, es un castigo como los de mamá, que si te portas mal en la mesa se va enfadando cada vez más hasta que te quita la consola, sólo que motorizado. Hablando de consolas, tú ya ni verás la PS 2 o la xbox que estaban en boga cuando nació tu hermana; lo último es la PSP, la PS 3 y la Wii, aunque tal vez tú tampoco llegues a tiempo de jugar con ellas. Pronto habrá nuevos modelos, pero de esto no es necesario que se ocupe nadie de la familia, porque lo aprendéis solos; lo que hace falta es que los fabricantes inventen más juegos para niñas, ahora que se ha comprobado que a vosotras lo de conquistar territorios, matar enemigos y robar coches no os motiva tanto. De todos modos, ya te advierto que cuesta mucho más acabar con los enemigos reales- -no los de tu familia, sino los de la realidad- -que con los de los videojuegos. Seis meses después de nacer tu hermana hubo un alto el fuego de la banda terrorista ETA. Mucha gente pensó que hoy podríamos decirte a ti, y a todos los niños que han venido al mundo, que habían abandonado las armas, pero no ha sido posible. Es una larga historia, que algún día te contará tu madre, como también te enumerará la larga lista de misiones de soldados españoles que hay por el mundo. En los últimos tiempos los hemos mandado también al Líbano, donde la situación está muy apurada. A ti quizá te incumba algo menos pero tu hermana Leonor será algún día jefa de todos los Ejércitos, si Dios y los diputados quieren. La cosa va despacio, como no podía ser de otra forma tratándose de un asunto de palacio. Entre tanto, desde luego no podrán decir, Sofía, que tú no pusiste de tu parte. Un embarazo a término y con cesárea N. R. C. MADRID. Cumplidas ya las cuarenta semanas de gestación, Su Alteza Real la Princesa de Asturias dio a luz por cesárea a su segunda hija. Como ya ocurrió en el primer parto, Doña Letizia no pudo librarse de la cirugía para alumbrar a la Infanta Sofía. Fue la única complicación de una gestación que se ha desarrollado de forma ejemplar. Como mandan los manuales, engordó a un ritmo de un kilo por mes, lo necesario para el correcto desarrollo del bebé. A partir del séptimo mes, su abdomen aumentó considerablemente de volumen, pero no le impidió prescindir de sus habituales zapatos de tacón. En esta etapa cambia la estática del cuerpo, el centro de gravedad se desplaza por el tamaño del bebé, se curva la columna y las embarazadas tienden a desequilibrarse. No fue el caso de Doña Letizia, quien sorteó sin dificultad todos estas incomodidades añadidas y mantuvo su coquetería hasta el final. Una de las mejores ayudas con las que ha contado para dar a luz ha sido su edad y buen estado físico. Doña Letizia aún está en una edad óptima para ser madre, desde el punto vista médico. Entre los 25 y los 35 años no existen riesgos añadidos, ni para la madre ni para su descendencia. Además, esperó el tiempo prudencial para volver a quedarse embarazada tras un primer parto con cesárea, como el de la Infanta Leonor. Entre el nacimiento de la primera niña y la segunda ha transcurrido año y medio, el tiempo límite recomendado. La literatura científica considera un factor de riesgo añadido para la madre aguardar menos de ese tiempo entre ambos partos. Si no se espera ese tiempo prudencial, habría más riesgo de rotura del útero al intentar un parto natural, algo que deseamos la mayoría de los ginecólogos si no hay ninguna circunstancia que lo contraindique asegura la ginecóloga María Benedicto, del Hospital USP San José de Madrid. El tamaño de la cabeza del bebé, su peso, la posición, la dilatación de la madre... son las circunstancias que sopesa cada ginecólogo para decidirse por un parto natural o una cesárea. Las únicas complicaciones que han trascendido durante la gestación han sido las molestias propias del embarazo, como las náuseas y malestar digestivo, que en el caso de la Princesa le han acompañado casi hasta el final de la gestación. Algo que le ocurre al 10 de las embarazadas.