Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 30 s 4 s 2007 ABC LA CRÓNICA DEL LUNES LEVEDAD PRESIDENCIAL EL FIN DE LA BARAKA Y LA El presidente galopa, lanza en ristre, hacia los molinos de la oposición preso de su furia y su desesperación, pero forzando la sonrisa y el gesto progresista Pablo Sebastián co y la ausencia de seguridad jurídica en el mercado financiero español, sobre el que pesa la amenaza de la crisis y la fuga de los fondos extranjeros, lo que nos faltaba para completar el horizonte político nacional. Un panorama que será sometido en las próximas semanas al veredicto de las urnas y que, como ha dicho el eurodiputado y ex ministro polaco de Exteriores, Bronislaw Geremek, en alusión a la caza de brujas lanzada en Polonia por los hermanos gemelos Kaczynski, refleja la utilización del conflicto y la división como forma de gobierno Algo que se puede aplicar a España, y que no ha sabido explicar el PP desde su ruidosa y conspirativa oposición. Y para colmo, el PSOE y el Gobierno lo imputan en la cuenta de Rajoy como presunto autor de la crispación que emana del desgobierno y que ahora exhibe su particular caza de brujas de una derecha extrema y postfranquista, a fustigar con la ley de la inefable memoria histórica. Después de habernos anunciado que Kerry vencería a Bush y Schroeder a Merkel, Zapatero nos acaba de prometer el triunfo de Royal sobre Sarkozy en unas elecciones presidenciales francesas donde se debate con brillantez el futuro del país galo y sus posibles mejoras democráticas, económicas y sociales, mientras que en España nuestro leve presidente sigue buscando las cinco patas federales del Estado destruyendo signos de identidad nacional- -Carod pretende el fin de las embajadas, del que escribió Roger Peyreffite- -que en Francia ondean en la ECORDANDO el título de la obra maestra del checo Milan Kundera, La insoportable levedad del ser algunos intelectuales de la izquierda, que osaron criticar a Zapatero, se han referido al presidente- -con decidida intención- -aludiendo a la levedad de su capacidad y talento ante los problemas de convivencia y deterioro institucional que él mismo ha creado, tan alegremente. Aunque, a medida que se van haciendo más evidentes sus despropósitos, su estirada sonrisa, talante y novedad se están convirtiendo en pesadillas interminables que atormentan a su creador. Un presidente al que le está abandonando su pretendida suerte y capacidad para adivinar el futuro en base a sus convicciones en lugar de la realidad. Le ha ocurrido a Zapatero en la Bolsa de Madrid, a donde acudió en plena crisis de la CNMV para arroparse y hacerse aplaudir por los representantes del poder financiero y empresarial, a quienes prometió un espléndido futuro económico días antes de que estallara una crisis bursátil que amenaza con pinchar la burbuja inmobiliaria. Y le pasó algo peor en diciembre cuando anunció que ETA caminaba hacia su final, horas antes de explosionar una bomba en Barajas, como castigo por incumplir Zapatero sus compromisos establecidos con la banda y advirtiéndole, de paso, que habría más bombas si no excarcelaba a De Juana y no permitía la presencia de Batasuna en las elecciones de finales de mayo. También Pascual Maragall ha recriminado a Zapatero sus mentiras por no cumplir la promesa de apoyar el Estatuto aprobado por el parlamento de Cataluña. Admitiendo el ex presidente de la Generalitat que mejor hubiera sido intentar la reforma de la Constitución antes de la del Estatuto, lo que implica que mejor hubiera sido dejar el Estatuto como estaba, porque esa pretendida reforma de la Constitución hacia un modelo federal o confederal del Estado era imposible. Y no hay que esforzarse para recordar otra promesa incumplida y lanzada por Zapatero para justificar la caza de Endesa, de que había que promover campeones españoles del sector eléctrico, para acabar en las manos de un campeón italiano, Enel, del que tampoco se fían y al que quieren ponerle controles de la CNE, otro organismo regulador al servicio de amigos del presidente, igual que la CNMV probando el intervencionismo públi, R Algunos intelectuales de la izquierda se han referido al presidente aludiendo a la levedad de su capacidad y talento ante los problemas de convivencia y deterioro institucional que él mismo ha creado, tan alegremente campaña electoral. Los asesores monclovitas del presidente- -así se escribe y se cuenta en el libro Viajando con ZP -confirman la temeraria levedad de Zapatero, su creencia de que cualquier español puede ser jefe de Gobierno- -si lo ha sido él, pensará, que cualquiera sirve- su incapacidad de trabajar en equipo y estudiar las consecuencias a medio plazo de sus decisiones, al tiempo que presume de visionario y de viajar en la noche de los tiempos con las luces largas de su carroza presidencial. Da la impresión contraria: que conduce sin luces en la oscuridad porque se le han acabado los conejos que sacaba de la chistera del conflicto y la división, y que carece de agenda política nacional e internacional. En realidad, apenas sobrevive de los errores de la oposición, mientras implora la misericordia de ETA, a la que el Gobierno le quiere arreglar una suficiente cobertura electoral, quitando unas listas- -para disimular- -de ANV y otras de las agrupaciones abertzales de electores con la precisión de un cirujano, para que al final Batasuna se presente en más del 80 por ciento del territorio vasco, regresando, por esa puerta, a la legalidad, gracias a la insoportable levedad presidencial. Que, una vez más, antepone su supervivencia a todo lo demás. El presidente ha perdido la Baraka su talismán, y galopa, lanza en ristre, hacia los molinos de la oposición preso de su furia y de su desesperación, pero forzando la sonrisa y el gesto progresista, con su traje de boy scout para que sus bases no detecten la impostura que sus intelectuales- -provocando la indignación de la Moncloa- -llaman, generosamente, levedad.