Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CIENCIAyFUTURO DOMINGO 29 s 4 s 2007 ABC SÍNDROME DEL DESPOBLAMIENTO DE LAS ABEJAS Boca Ventrículo estómago (desmenuza el alimento) España resuelve el enigma de la muerte masiva de abejas La respuesta al llamado síndrome de despoblamiento de abejas que se produce en el mundo se ha hallado en España. El responsable es un parásito asiático POR ARACELI ACOSTA MADRID. Desde Estados Unidos hasta Austria, desde Argentina a Polonia, pasando por España, las abejas melíferas están desapareciendo, no por miles, sino por millones. Muchas son las causas que se han puesto sobre la mesa, incluso esta misma semana en una reunión de científicos y miembros del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Las hipótesis más probables que manejaron en esa cita para esta desaparición se refieren a un virus, un hongo o un pesticida. Pero desde hace tiempo esta cuestión ha sacado a relucir algunas hipótesis sin base científica alguna, como las semillas modificadas genéticamente, las antenas de telefonía móvil o las líneas de alta tensión. Sin embargo, la respuesta al llamado síndrome de despoblamiento de las abejas la han encontrado en España, concretamente en el Centro Regional Apícola de Marchamalo, en Guadalajara, que depende de la Consejería de Agricultura de Castilla- La Mancha, y que se ha convertido extraoficialmente en laboratorio de referencia mundial para conocer qué está pasando con las abejas. Hasta aquí han llegado muestras de todas partes de España, pero también de Francia, Alemania, Eslovenia, Polonia, Austria, Argentina y, en estos momentos, están esperando muestras enviadas por asociaciones de apicultores de Estados Unidos. Así lo explicó a ABC Mariano Higes, asesor de investigación del Centro Regional Apícola de Marchamalo, para quien, sin haber analizado aún las muestras americanas, pero por contactos con investigadores de universidades de Estados Unidos, la causa será la misma que en España y que en el resto de países estudiados: el microsporidio Nosema ceranae un parásito de origen asiático que no sólo está incidiendo en la despoblación, sino también en el descenso de la producción de las colmenas. Para llegar hasta este parásito han sido necesarios siete años de investigación, pues los síntomas que produce en las abejas melíferas son parecidos a los causados por otro parásito, como el Nosema apis Sin embargo, este parásito suele producir ondas epidémicas cada ocho o diez años, explica Higes, lo que no cuadraba con la prevalencia creciente año tras año del fenómeno de despoblamiento. Además, el hecho de que se observara el fenómeno en zonas muy concretas y alejadas entre sí, incluso en colmenares aislados, descartaba otros factores externos. Asimismo, se hicieron pruebas sobre algunos pesticidas, como el que se usa para tratar las semillas de girasol en Francia, y las muestras de miel, abejas, polen y girasoles no presentaban efectos que pudieran ser tóxicos para las abejas. Es más, en Francia se prohibieron algunos pesticidas sospechosos y las abejas seguían desapareciendo. A la vista de estos resultados y de que el fenómeno se daba tanto en años secos como húmedos, fríos o calurosos, algo que no es normal desde el punto de vista parasitológico dice Higes, se empezó un estudio epidemiológico a nivel nacional, financiado por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y desarrollamos una técnica de biología molecular que permite amplificar y secuenciar el gen Así se descubrió el nuevo patógeno Nosema ceranae Este microesporidio afecta a los ejemplares más adultos, es decir, a los que están trabajando en el campo. La espora del Nosema ceranae entra por la boca de la abeja y se dirige al ventrículo (estómago) donde despliega un filamento y lo clava en la célula epitelial del ventrículo, transfiriéndole el esporoplasma, esto es, todo su material genético. Ahí empieza un ciclo biológico que alcanza a todas las células del estómago, que deja de ser funcional, por lo que la abeja ya no puede comer, se debilita y muere. Aunque aún estén vivas, pese a su debilidad, la mayoría no vuelven a sus panales por un mecanismo de defensa, explica Higes. Por eso normalmente la abeja reina y las jóvenes no suelen verse afectadas. Los cuerpos de las adultas no se encuentran, pues suelen morir alejadas de la colmena y son pasto de otros insectos y reptiles, y la colmena queda casi vacía, con la reina y unas pocas abejas jóvenes. Bajo los efectos de este parásito podrían estar más del 50 de las colmenas de nuestro país. Es un problema sanitario muy grave dice el asesor de investigación del Centro Apícola de Guadalajara. Estamos hablando de más de un mi- -La espora de Nosema ceranae entra por la boca de la abeja y se dirige al ventrículo (estómago) 1 Intestino medio (digiere alimento) Intestino inferior (elimina el exceso de agua y de los residuos sólidos) Análisis de pesticidas Ano Aguijón 2 -Allí despliega un filamento, que le clava en la célula epitelial y le transfiere todo su material genético (esporoplasma) 3 -Empieza un ciclo biológico que ataca a todas las células del estómago, que deja de ser funcional 4 5 -Por un mecanismo de defensa las abejas, aunque debilitadas, no vuelven a la colmena. Si lo hacen infectarán al resto de sus compañeras- La abeja deja de comer, se debilita y muere. Afecta a las obreras, por lo que en la colmena se quedarán la reina y las jóvenes Producción de miel En el año 2006 la producción total de miel fue de 28.998 toneladas, lo que supone un descenso respecto a 2004 de un 11,2 por ciento. Los descensos en la producción derivan de la disminución de las colmenas por la sequía, los incendios y diversas etiologías como el síndrome del despoblamiento o la influencia de otros agentes infecciosos, según el Ministerio de Agricultura. 6 -Una colmena parasitada se despoblará en un plazo entre 6 meses a un año y medio Tratamiento: antibiótico fumagilina. En forma de litros de jarabe mezclados con agua, miel o azúcar Ataca al aparato digestivo En España pueden estar afectadas por este parásito más de un millón de colmenas, la mitad de las existentes. La mortalidad en los últimos años ha alcanzado el 30- 35 %35.342 12.933 20.648 79.240 16.177 399.768 21.389 387.247 184.515 431.201 99.581 113.530 Número de colmenas y prevalencia del parásito ABC Fernando Rubio 13.902 Un laboratorio español recibe muestras de todas partes del mundo para detectar el parásito destructor El Nosema ceranae ataca al aparato digestivo de las abejas, que dejan de comer, se debilitan y mueren Una colmena parasitada se despoblará en un plazo que va de seis meses a un año y medio Laboratorio de referencia 7.896 74.388 547.728 21.434 Menos prevalencia Más prevalencia