Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29 s 4 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 87 Sí, es una osadía por mi parte dirigir una ópera en el Teatro Real Frederic Amat s Artista plástico. Escenógrafo y director de escena de El viaje a Simorgh de Sánchez- Verdú El artista catalán debuta como director de escena en el estreno mundial, el próximo viernes, de una obra que tiende puentes entre el pasado y el futuro, Oriente y Occidente, el misticismo y el erotismo POR SUSANA GAVIÑA MADRID. Frederic Amat es un artista plástico al que no le asusta penetrar en otros territorios como el teatro- El público de García Lorca; Tirano Banderas de Valle- Inclán; Esperando a Godot de Beckett- el cine- Viaje a la luna con guión de García Lorca- -o la ópera- Edipo Rey de Stravinsky- A ésta última ha regresado ahora de la mano del compositor José María Sánchez- Verdú, no sólo en calidad de escenógrafo, sino también como director de escena- creo que soy el primer pintor que dirige una ópera En este particular Viaje a Simorgh cuyo estreno mundial tendrá lugar el próximo viernes en el Teatro Real de Madrid, ha contado con magníficos compañeros de tránsito como el escritor Juan Goytisolo, responsable del libro que ha inspirado la partitura- Las virtudes del pájaro solitario intérpretes de gran prestigio internacional como el bajo- barítono alemán Dietrich Henschel, la soprano valenciana Ofelia Sala o el contratenor Carlos Mena; la coreografía de Cesc Gelabert y la dirección musical de Jesús López Cobos. Amat, para quien este viaje ha sido largo y profundo recuerda su primer encuentro con Sánchez- Verdú en Granada en 2001, donde se estrenó Edipo Rey y su propuesta para dirigir la escena de su primera ópera de gran formato. Si no, yo no me hubiera atrevido bromea. El artista catalán reniega de manera visceral de etiquetas como ser profesional de algo... Yo no soy profesional de nada. No soy un director de escena profesional. Es como preguntar a alguien qué profesión tiene y que éste te diga: poeta. Son actitudes de vida, no son profesiones. Mi trabajo en este proyecto surge de esta actitud, de una capacidad de expresión plástica tal como se da a entender en el siglo XXI. Una herencia que hemos recibido los que vivimos a caballo entre ambos siglos y que consiste en tener esta actitud transversal entre diferentes medios de expresión, y que en el caso de la ópera se convierte en un terreno perfecto para desarrollarlo Contrario a los compartimentos estancos que delimiten esa actitud de vida, Amat afirma a pecho descubierto: Sí, es una osadía por mi parte dirigir una ópera en el Teatro Real Y a continuación lanza una pregunta al aire: ¿Puede haber creatividad sin osadía? Los excluidos y la razón Goytisolo y Farid ud- din Attar son un puente entre la poesía sufí y a la mística, que, curiosamente, son lenguajes muy afines al lenguaje del erotismo. La unión, la totalidad, el encuentro, el deseo Frederic Amat es consciente de que el eje sobre el que gira este viaje es la música. José María Sánchez- Verdú además de haber realizado una partitura excelente, ha tenido la intuición profunda de elegir dos textos extraordinarios. Por una parte el libro de Goytisolo, y de otra, un relato del siglo XII, La conferencia de los pájaros del poeta sufí Farid ud- din Attar. Ambos imantan el resto de los textos que constituyen el libreto- -San Juan de la Cruz, Ramón Llul, Adonis, Cantar de los cantares Son un puente entre la poesía sufí y la mística, que, curiosamente, son lenguajes muy afines al lenguaje del erotismo. La unión, la totalidad, el encuentro, el deseo... Pero en El viaje a Simorgh también subyace otro territorio, según explica a ABC el artista catalán: La contaminación de los textos, la heterodoxia. Es una obra de los excluidos, lejos de los dictados de la ortodoxia de la razón Y advierte: Caminar con el paso de la razón es la peor manera de viajar a Simorgh por parte del espectador. El viaje nos ofrece la posibilidad de salir de uno mismo, nos desnuda de la cotidianidad inme (Pasa a la página siguiente) Frederic Amat, mientras pinta uno de los elementos de la ópera El viaje a Simorgh FOTOS: JAVIER DEL REAL Preocupación entre algunos patrocinadores del teatro Es una realidad que siempre que conviven en la misma escena temas como el erotismo, la sexualidad y la religión se encienden las alarmas de algunos sectores. En esta ocasión, también ha sucedido, pues algunos patrocinadores del Teatro Real- -que invitan a su palcos a sus mejores clientes- -han mostrado su malestar y preocupación ante la posibilidad de que en algún momento se vilipendien símbolos de carácter religioso. En El viaje a Simorgh el aspecto religioso viene representado por dos personajes, un seminarista y un archimandrita- -en la Iglesia griega, dignidad eclesiástica del estado regular, inferior al obispo- La presencia del erotismo viene avalada por el propio texto que inspira la ópera, Las virtudes del pájaro solitario de Juan Goytisolo, que comienza en un hamán (baño árabe) sensualidad que tanto el compositor como el director de escena han respetado. Desde el teatro, su director artístico, Antonio Moral, no ha querido hacer ningún comentario.