Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 AGENDA Tribuna Abierta DOMINGO 29 s 4 s 2007 ABC José Antonio Vaca de Osma Embajador de España DE ANTONIO PÉREZ A ANTONIO GALA OR principio no me gusta dar dinero a la izquierda comprando sus libros o sus periódicos. Hoy he hecho una excepción. Un conocido escritor de Brazatortas, que adquirió fama en tiempos del franquismo, ha enviado una invitación para la presentación de un libro suyo, en la que dice Os espero, ¡vamos a levantarle las faldas a la Historia de España! Me figuré inmediatamente que lo que pretendía el ilustre escritor de los bastones con su engendro era vender y epatar Pensé que no debía quedar sin comentario, porque hay mucho ignorante inculto que podría creerse los disparates de la investigación faldera envuelta en galas literias del veterano novelista, ya un tanto decadente. Su ingenio, color de rosa, le ha llevado a inventarse y disfrazar un grueso manuscrito supuestamente firmado por Antonio Pérez, el fementido secretario traidor, el 10 de marzo de 1610 en París. ¡Qué suerte encontrar, ya escrito, un novelón, obra de un colega en aficiones melévolas y no santas! La tarea del incombustible Gala ha sido bien fácil. Le ha bastado con recopilar los datos de un par de buenos manuales de Historia de España, desde Enrique II de Trastámara hasta la fuga y andanzas del traidor Pérez en el extranjero. Luego, en la tercera parte hace un poco de novela, bastante reiterativa y plúmbea, con las sucias malandanzas del lamentable sodomita, vertiendo su odio rencoroso a España en Francia y en Inglaterra. Me figuré inmediatamente que lo que pretendía el ilustre escritor de los bastones con su engendro era vender y epatar P Hasta aquí, el libro, aunque sin el ingenio corrosivo habitual del autor, está bien de datos históricos y casi se le podría perdonar este pesado desliz planetario. Pero al parecer, Antoñito o don Antonio, como ustedes prefieran, no podía evitarlo. Empieza a emporcarlo todo desde las primeras páginas. A los Trastámara los detesta por blancos, rubios, católicos y muy europeos. Para él son preferibles los moritos de la corte de don Pedro el Cruel, más fáciles para sus escarceos. Pero cuando llega al colmo de su odiosidad es contra Isabel la Católica, a la que hace hija de don Álvaro de Luna. A éste le considera pederasta lo que no es pcado contra natura ya que la bisexualidad era la regla, como en todas las épocas Luego, el copista, Gala o Pérez, e adorna con este precioso párrafo: las mayores infraccines de las reglas morales han sido siempre cometidas por quienes ocupan el pedestal de las estatuas: Papas, obispos, Emperadores y Reyes El matrimonio de Isabel y Fernando no era parentesco, sino incesto, ya que eran biznietos de Juan I A Gala Isabel le parece rubia y abesugada. Católica no sé si sería, pero embustera, mucho más. Ella ha sido elegida por Dios y no hay más que hablar... firma paces falsas y capitulaciones estafadoras, dinero, dinero es lo que le interesa aunque se hunda el país. La doblez caracteriza todo el reinado de Isabel Siempre he pensado que nunca debió descubirse América dice sin la menor ironía Pérez- Gala. Ni conquistarse Granada añade el simpático muchacho. Aquello era imponer a sangre y fuego el Evangelio. Así era la santidad de Isabel, la papisa, la de la boda fraudulenta ¿Puede llamarse España a algo concreto? -se pregunta el escritor de Brazatortas. Y se responde: Es imposible, de fracaso en fracaso, de unidad falsa y violenta Isabel, de expulsión en expulsión, estaba loca, histérica, con cuernos muy bien puestos. Todo lo que se alaba de los Reyes Católicos es una broma histórica que siguieron sus sucesores, una historia de saqueadores, de Amberes a Roma Y dejo todo lo que dice el pretendido historiador de las faldas y de las estatuas sobre Don Fernando. Daría para más de otro artículo. Igualmente dejo aquí el tema de los judíos y de los conversos, moriscos, etc, con los que la frialdad calculadora de Isabel estremece, así como su hipocresía. Eran las riquezas y el poder, no la religión, los que gober- naban, con la Inquisición como arma real La gruesa y algo coja Germana de Foix, de diecinueve años, era bastante aficionada a los juegos de cama. Como Don Fernando, que la llevaba treinta y cinco años, no lograba de ella engendrar un heredero, encontró la colabración de un joven paje, llamado Íñigo de Loyola, que la dejó en estado de buena o mala esperanza Por ciero, cuenta el brillante Gala que San Ignacio no cayó herido en el sitio de Pamplona, sino al saltar por una ventana huyendo de un marido celoso. Por fin España salió de los Trastámaras. Ahora le toca al feo, apocado y boquiabierto Carlos I, que llegó a España hecho una braga, a una España lo más tradicional, entre toros, vino y piojos, pordioseros que gritan en Pavía ¡Santiago y cierra España! Carlos V dice: La paz y la victoria deben usarse para la paz y el bien de la Cristiandad entera Es decir, un idiota el Emperador, sentencia Pérez- Gala. Se me olvidaba: de sodomía en sodomía ¡qué placer! los Antonios hacen a Hernán Cortés el amante del gobernador de Cuba Velázquez de Cuellar. Y siempre, como telón de fondo, los jóvenes esbeltos y dadivosos de su hermosura He llegado con estas citas solo a la página 152 del Pedestal de las estatuas Hasta la 538, quedan casi cuatocientas, dedicadas al Emperador Carlos V a Felipe II y a las truculentas y pesadas andanzas del super traidor Antonio Pérez. Sus pornopolíticas historias con los adornos del otro Antonio ¡Vaya par de truchimanes! dejan pálido todo lo transcrito hasta aquí. Si todo esto ha animado al lector a no comprar tal libro seguiré otro día. ¡Dios nos coja confesados! Necrológica Jack Valenti NACIDO PARA EL TRIUNFO Nieto de emigrantes sicilianos, fue asesor del presidente Johnson, presenció el asesinato de Kennedy y era ex presidente de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos ABC Un derrame cerebral ha puesto fin a la vida de Jack Valenti, una de las figuras que más peso han tenido en Hollywood durante los últimos años. Ex piloto de bombarderos durante la Segunda Guerra Mundial, Valenti era un triunfador nato que se hizo conocido por defender durante cuatro décadas los intereses del sistema de películas de Hollywood, desempeñando un papel destacado en la protección de los derechos de autor y las leyes contra la piratería. Nieto de emigrantes sicilianos, a comienzos de los años cincuenta creó su propio negocio de publicidad, y fue en esa época cuando conoció a Lyndon Johnson, todavía senador, de quien se convertiría más tarde en asesor, siéndolo tam- bién de John F. Kennedy, cuyo asesinato presenció en directo ya que viajaba a escasos metros de distancia del automóvil presidencial. Valenti presidió también la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos, un auténtico imperio mediático que le hizo tremedamente poderoso. Sus directrices han marcado el mercado cinematográfico norteamericano de los últimos años, haciéndose especialmente popular por modificar el anterior sistema de calificación de películas en Hollywood, el código Hays sustituyéndolo por uno más acorde con los nuevos tiempos. El desaparecido presidió entre 1966 y 2004 la MPA, grupo que reúne a los principales estudios de Hollywood: Buena Vista (grupo Walt Dis- ney) Sony Pictures, MetroGoldwyn- Mayer, Paramount Pictures, Twentieth Century Fox, Universal City Studios y Warner Bros, que aportan anualmente miles de millones de dólares a la economía estadounidense. Durante años, el avispado magnate se mostró frecuentemente en compañía de estrellas y de poderosas personalidades políticas, así como de mandatarios. Autor de cuatro libros, Valenti afirmó recientemente haber tenido el empleo más fascinante y más interesante que alguien habría podido tener Su carrera se vio recompensada con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y en 2004 con la Legión de Honor francesa por su lucha contra la piratería.