Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s Crisis en el ladrillo DOMINGO 29 s 4 s 2007 ABC CRISIS INMOBILIARIA EN BOLSA: NO TODOS ESTÁN IGUAL DE AFECTADOS Enrique Santamaría Enrique Bañuelos Fernando Martín Luis Portillo Joaquín Rivero Urbis Astroc Fadesa Inmocaral Metrovacesa -5,18 45,60 29,95 -67,47 34,01 -19,58 5,23 -17,59 -5,47 89,60 84,70 14,84 28,40 2 10 17 23 Abril 2007 27 2 10 17 23 Abril 2007 27 2 10 17 23 Abril 2007 27,35 27 2 10 17 23 Abril 2007 4,31 27 2 10 17 23 Abril 2007 27 (Viene de la página anterior) A determinados precios, los promotores van a encontrar dificultades para vender Ahí estaría el tercer factor y buena parte de la explicación de por qué unas empresas han caído en Bolsa más que otras. Quien tiene suelo comprado a precios de hace algunos años tiene flexibilidad para ajustarse al precio en el que existe demanda, pero quien ha comprado suelo en el momento álgido del ciclo sólo puede vender las promociones a precios en los que la demanda flaquea. Y si se trata de vender el suelo, también se está produciendo un ajuste en el precio. Como complemento a este tercer factor, algunas de las fuentes consultadas subrayan que la aparición de caras nuevas en el sector ha traído algunas incógnitas al mercado Efectivamente, si por algo se ha caracterizado el sector es por el auge de los nuevos inmobiliarios Así, ha desaparecido del sector La Caixa y ha vendido Colonial a Luis Portillo, que ha construido un imperio en pocos meses en torno a Inmocaral y que también incluye a Riofisa. Manuel Jove también ha hecho mutis y su empresa, Fadesa, ha sido comprada por Fernando Martín. Una inmobiliaria histórica, Urbis, ha sido adquirida por Reyal, a cuyo frente se encuentra Rafael Santamaría, otra cara nueva en el sector. Parquesol también ha cambiado de manos y Constructora San José se ha hecho con la mayoría, colocando a Jacinto Rey al frente de la inmobiliaria. El propio Enrique Ba- ñuelos, presidente de Astroc, es un recién llegado para el ambiente bursátil por mucho que lleve años desarrollando su negocio. Todos estos cambios han generado expectativas en dos sentidos- -explican algunas de las fuentes consultadas- Primero se genera un movimiento bursátil al alza al calor de la operación corporativa y, luego, con más reposo, comienzan las preguntas. ¿Qué va a cambiar en esta empresa con los nuevos dueños? Todas y cada una de las empresas que han cambiado de manos tenían un modelo de negocio que el mercado conocía. Sin embargo, hará falta algún tiempo para conocer cómo se desenvuelve un proyecto tan personal como era Fadesa en manos de Fernando Martín, o cómo Luis Portillo, un promotor, lleva las riendas de Colonial, fundamentalmente dedicada a los arrendamientos. Las dudas, evidentemente, existían, pero quedaban ocultas tras las enormes revalorizaciones de estas empresas. Sin embargo, cuando uno de los valores de moda, Astroc, entra en barrena, las incógnitas vuelven al primer plano. Los inversores se han palpado los bolsillos, han decidido hacer caja en estos valores hasta que las cosas se clarifiquen y han ganado dinero, porque en casi todos los casos había existido una euforia que había llevado a la sobrevaloración indican los analistas. Alguna casa de Bolsa ha puesto cifras a esa sobrevaloración y la ha situado en torno a un 20 con carácter general, pero esto no debería ser una sorpresa para quienes siguen el día a día de la Bolsa y del sector inmobiliario, ya que existe un precedente absolutamente definitivo de lo que los propios propietarios de una inmobiliarias piensan acerca de la cotización de su empresa. Corría el 19 de febrero cuando los dos bandos enfrentados en el accionariado de Metrovacesa llegaron a un acuerdo para la segregación de activos de la empresa. Cada uno de los bandos se quedaría con una parte. La familia Sanahuja, a grandes rasgos, con la parte española, es decir, Metrovacesa, y Joaquín Rivero y Bautista Soler con la parte francesa, es decir Gecina. Lo sorprendente del pacto Sobrevaloración La protagonista absoluta del desplome inmobiliario en Bolsa ha sido Astroc, pero el grado de afectación del resto de las compañías es muy variable Los movimientos corporativos en el sector han servido como cortina de humo para mantener las cotizaciones al alza EVOLUCIÓN DEL EURIBOR En porcentaje 4,5 4,0 3,5 3,105 3,0 2,5 2,0 3,308 3,539 3,715 3,864 4,064 4,246 2,684 2,833 2,220 S O ND E F M AM J 2005 2006 Provisional J A S O N D E F M A 2007 Caras nuevas, dudas nuevas El Euribor al alza, la variable que más toca el bolsillo de los ciudadanos Salvo que se tengan acciones de las empresas afectadas, lo que más cerca queda del ciudadano en este panorama inmobiliario es la subida de los tipos de interés de las hipotecas. Mucho antes de que nadie comenzara a hablar de frenazo de la demanda, las familias ya notaron en sus bolsillos que algo estaba cambiando. Hipotecas que se pagaban al 2,7 no han hecho sino subir en los dos últimos años y a finales de abril el índice de referencia más utilizado para la revisión de estos créditos, el Euribor, ha quedado en el 4,25 con lo que será complicado pagar en los próximos meses menos del 4,6- 4,7 por el crédito. De momento, los expertos creen que los tipos de interés se frenarán en estos niveles hasta finales de este año y hay quien, incluso, apuesta porque se ha llegado a los máximos. Pero lo cierto es que quienes tienen un crédito ven cómo cada mes les aumenta la cuota. Y ya van diecinueve meses de alza imparable. ¡Con 40 euros de rebaja! fue el precio al que se valoran las acciones de Metrovacesa. Los accionistas mayoritarios de la empresa acordaron que teniendo en cuenta el fondo de comercio y el valor neto de los activos de la empresa, cada acción valía 75,67 euros. La cotización de Metrovacesa en la sesión inmediatamente anterior a este acuerdo era de 117,85 euros y en las semanas previas había llegado a los 133 euros. Los accionistas de referencia valoraban la empresa a efectos de su segregación más de 40 euros por acción por debajo del precio de mercado. El mercado debió reflexionar en ese mismo momento qué estaba pasando. Los propietarios de Metrovacesa no tiraban piedras contra su tejado, simplemente ajustaban el precio de la transacción a valores reales, no a los de mercado. Valoraron realidades, no expectativas explicaron a ABC algunas fuentes consultadas. Exactamente eso es lo pare-