Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL DOMINGO 29 s 4 s 2007 ABC Nigeria: democracia bajo sospecha El todavía presidente Obasanjo ha dicho que todos los partidos han cometido algunas irregularidades... Los perdedores podrán presentarse a las próximas elecciones POR GERARDO GONZÁLEZ CALVO MADRID. La sociedad nigeriana vive todavía sacudida por el efecto perturbador de unas elecciones presidenciales y legislativas que se han saldado con 200 muertos. Oficialmente, el nuevo presidente es Alhaji Umaru Musa Yar Adua, de 56 años, musulmán y ex gobernador del estado de Katsina. Hombre de confianza del presidente saliente, Olusegun Obasanjo, se presentó por el PDP (Partido Democrático del Pueblo) y obtuvo 24.638.063 votos, seguido de Muhammadu Buhari con 6.505.299 y de Atiku Abubakar con 2.637.848. Estaban llamados a las urnas 61,5 millones de nigerianos; la participación fue escasa y en seis estados se han aplazado las elecciones legislativas para cubrir los escaños de 360 diputados y 109 senadores. El relevo presidencial está previsto para el próximo 29 de mayo. Y es más que probable que se produzca, a pesar de que los partidos de oposición y varias organizaciones civiles exigen que se repitan las elecciones. Ya ha anunciado una manifestación el 1 de mayo para protestar contra unas elecciones fraudulentas Estas elecciones, precedidas el día 14 por las de nuevos gobernadores y los miembros de las asambleas de los 36 estados federales, constituían un test para comprobar la madurez del sistema democrático. Por primera vez en la historia de Nigeria, se producía el relevo de un jefe de Estado civil por otro civil a través de las urnas. La realidad es que las elecciones no han pasado la prueba de la mínima limpieza. Una mujer deposita su voto en un colegio electoral de Lagos, la ciudad más poblada de Nigeria Coincidieron con las críticas de los partidos de la oposición y con el mayor grupo de observadores nigerianos, el TMG (Transition Monitor Group) que ha pedido incluso que se repitan las elecciones. Asimismo, Gran Bretaña, Estados Unidos y la misma Comunidad Económica de los Estados del África Occidental han manifestado su consternación ante tantas anomalías. Más contundente ha sido el Nobel de Literatura nigeriano Wole Soyinka al comentar que las elecciones han sido una profanación de la idea democrática El todavía presidente Obasanjo dijo en sus primeras declaraciones en la televisión nigeriana que el escrutinio ha estado muy lejos de ser perfecto En otras dos intervenciones subrayó, para exculpar al PDP, que todos los partidos, de un modo o de otro, han cometido algunas irregularidades Con un cinismo impropio del momento añadió que los perdedores podrán presentarse a las próximas elecciones No era ésta la actitud que había demostrado anteriormente un dirigente que gozaba de respeto dentro del continente africano y que ha gobernado en Nigeria durante los últimos ocho años al frente del PDP. Obasanjo había pedido unas elecciones limpias y transparentes, para dar una buena imagen de Nigeria a África y al mundo, después de tantos malos ejemplos de regímenes militares y de corrupción generalizada. Según un portavoz de la oposición, sólo los resultados han sido correctos en 11 de los 36 estados de la Federación nigeriana. Las arbitrariedades empezaron incluso antes del proceso electoral. Uno de los 25 can- REUTERS Ocho años Numerosas irregularidades Todos los observadores nacionales, africanos y occidentales han manifestado que las elecciones han estado plagadas de irregularidades. Ni democráticas, ni creíbles aseguraron los observadores de la Unión Europea, nada más cerrarse las urnas en los colegios, donde faltaron papeletas de algunos candidatos o no se controló con rigor a los votantes. didatos a presidente con más posibilidades, el vicepresidente Atiku Abubakar, supo que podía presentarse cinco días antes de las elecciones. Tuvo que intervenir el Tribunal Supremo de Nigeria para sentenciar que la Comisión Electoral Nacional Independiente no tenía autoridad para descalificar a ningún candidato. Abubakar había abandonado el PDP en diciembre del año pasa, do, por discrepancias con Olusegun Obasanjo y porque éste no quería que fuera su sucesor. Inmediatamente, su nombre fue incluido en la larga lista de personalidades acusadas de corrupción, elaborada por la Comisión para los Crímenes Económicos y Financieros. Lo sucedido es un desaire no sólo a los nigerianos, sino al resto de los africanos que tenían como referentes para un renacimiento africano a Nigeria y a Sudáfrica.