Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 29- -4- -2007 ABC Royal divide a las familias socialistas con su intento de acercamiento al centro La candidata mantuvo un debate televisado con Bayrou para intentar seducir a una parte de sus electores JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La recta final de la campaña presidencial se ha transformado en un campo de minas. La obscena aproximación de Ségolène Royal, socialista, a François Bayrou, centrista, amenaza con precipitar la implosión del PS, tras ser dinamitada la UDF por su presidente, acusado por Nicolas Sarkozy, conservador, de practicar una política de odio, traición y letrinas, culminación de procesos de Moscú a la francesa. A siete días del voto decisivo, el domingo próximo, los sondeos anuncian la victoria final de Sarkozy contra Ségolène, por 52,5 contra 47,5 por ciento. Los últimos quince sondeos hacen todos el mismo pronóstico, con variaciones de menos de un punto, a favor del candidato conservador. Ante tal situación, Ségolène tomó la arriesgada decisión de aceptar un debate personal con Bayrou, con el desesperado fin de intentar seducir a una parte de los electores centristas. Tras un penoso folletín de idas y venidas por todos los canales de radio y TV muy re, misos a organizar un debate que roza la ilegalidad constitucional, el encuentro se celebró ayer, retransmitido por Radio Montecarlo y otra emisora minoritaria, con amargos resultados para la candidata socialista. Bayrou estuvo amable y educado en la forma, pero feroz en el fondo. A juicio del candidato centrista, el programa de la candidata socialista es pura y sencillamente peligroso, para Francia y para Europa. Bayrou y Ségolène están en total desacuerdo en todos los temas económicos y sociales decisivos: semana laboral de 35 días, saneamiento de la economía nacional, salarios europeos, relanzamiento de la economía. Los desacuerdos de fondo entre el programa centrista y el programa socialista eran bien conocidos. Sin embargo, Ségolène incluso ha prometido ministerios a los centristas dispuestos a votar por ella. En vano. La gran mayoría del grupo parlamentario centrista hace campaña a favor de Sarkozy. Y Los candidatos Ségolène Royal y François Bayrou, en su debate televisado de ayer retransmitido por Radio Montecarlo los consejeros económicos de Bayrou han abandonado estrepitosamente el carro centrista. La gran novedad de la apertura al centro de Ségolène es el riesgo de implosión de la familia socialista, dividida entre partidarios y adversarios de alianza estratégica con los centristas. Henri Emmanuelli, socialista histórico, diputado, antiguo presidente de la Asamblea Nacional, se ha pronunciado por la creación de un nuevo partido que reúna a socialistas genuinamente socialistas y anti liberales de muy diversa especie (extremas izquierdas, anti mundialistas, etc. Profundamente inquieto por la deriva política de Ségolène, Emmanuelli agrega: No creo en una confusa mezcla de la izquierda y la derecha. Ha llegado el momento de crear un nuevo partido, para agrupar a todas las izquierdas es un impostor y está engañando a todo el mundo! Jean- Luc Mélenchon, senador socialista, abunda en la misma línea de crítica frontal contra Ségolène: Es imposible formar una mayoría presidencial con un carca de toda la vida como Bayrou Un portavoz personal de Laurent Fabius, ex primer ministro socialista, sentencia: El gesto de Ségolène, anunciando que nombrará ministros centristas, si es elegida, ha sido la gota de agua que desborda el vaso En el PS hay otras familias socialistas, históricamente partidarias del acuerdo con los centristas. Es el caso de Michel Rocard, Jacques Delors o Dominique Strauss- Kahn. Hace apenas diez días que los elefantes del PS rechazaron en términos muy destemplados la propuesta que Ségolène ha terminado por hacer suya, amenazando con la implosión del PS, AFP Durante el debate televisado, Bayrou estuvo amable y educado en la forma, pero feroz en el fondo A juicio del candidato centrista, el programa de la candidata socialista es pura y sencillamente peligroso si prospera el proyecto de Emmanuelli: crear un nuevo partido de izquierdas, hostil al diálogo con los centristas. La violencia de tales enfrentamientos de fondo provoca llamaradas de odio contra Nicolas Sarkozy. Las primeras páginas de Le Monde Liberation y el semanario Marianne se ilustran a diario en un tono panfletario. El mismo Bayrou, católico practicante, se ha dejado llevar de acusaciones de rara violencia contra los medios de comunicación y el gran capital que, según él, estarían manipulados por la mano negra de Sarkozy. Durante varios días, Sarkozy respondió en tono menor. Ayer decidió pasar a la contra ofensiva subiendo el tono de sus acusaciones: ¡Qué les he hecho para que me odien de esa manera? Se han embarcado en Tono panfletario Pascal Cherki, concejal socialista en la alcaldía de París, próximo a Emmanuelli, es mucho más brutal en sus críticas: Nuestra candidata debe dejar de correr tras Bayrou, que se niega a aceptar el debate izquierda- derecha. ¡Ese hombre