Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ESPAÑA Nueva crisis inmigratoria DOMINGO 29 s 4 s 2007 ABC El misterio de la patera Nada se sabe de un grupo de saharauis que intentó llegar en barca a Canarias hace dieciséis meses. Sus familias sospechan que están detenidos. El Gobierno de Rabat lo niega POR ERENA CALVO ENVIADA ESPECIAL EL AAIUN. Queremos que dejen salir a nuestros hijos, sabemos que los tienen retenidos Quien habla es un padre lleno de dolor, pero también de esperanza. Sus dos hijos partieron en una patera desde Cabo Bojador rumbo a Canarias el 25 de diciembre de 2005. En la embarcación viajaban quince jóvenes, trece saharauis y dos marroquíes, la mayoría del barrio de Skikima, en El Aaiún. Oficialmente nunca se volvió a saber de ellos. Sus familiares, sin embargo, aseguran tener pruebas que demuestran que no desaparecieron en las profundidades del Océano. Estamos convencidos de que muchos siguen vivos, y de que están siendo torturados en cárceles secretas de Marruecos afirma Lakhlifi Sidi Mahmoud, el padre de dos de los chicos desaparecidos. Hacía ya mucho tiempo que los estaban vigilando como a muchos otros activistas dice Mahmoud en referencia a la presión que reciben de agentes marroquíes los jóvenes proindependentistas. Sobre todo, añade, desde que empezó en mayo de 2005 la Intifada. Mahmoud estuvo contratado desde 1971 a 1976 en Fos Bukraa y poco antes de la desaparición de sus hijos había asistido con ellos a una manifestación para denunciar la situación laboral de los ex trabajadores de esta mina de fosfatos. Estas acciones les valieron algunas detenciones. Los marroquíes torturaban a los jóvenes y les proponían unirse a ellos o la emigración clandestina a España algo que ha sido denunciado en reiteradas ocasiones por el Frente Polisario. Conscientes del plan el grupo de saharauis desaparecidos querían demostrar cuáles eran las pretensiones marroquíes y contaban con varias pruebas, entre las que se encontraban incluso fotos de militares empujando las pateras Su objetivo, dice Mahmoud, era llegar a Canarias con esas pruebas para mostrarlas a la comunidad internacional. Sin embargo, nunca llegaron a España. Al día siguiente de su marcha, cuando debían encontrarse ya cerca de las Islas, uno de los ocupantes habló telefónicamente con su madre Para Mahmoud esto significa que estaban aún en tierra o muy cerca de la costa, porque a más de seis millas ya no hay cobertura A partir de ahí comienza una difícil lucha con las autoridades marroquíes para encontrar a los chicos, se lamenta Mahmoud mientras trata de recordar la historia paso a paso. Sin terminar 2005 ya nos pusimos en contacto con el coronel de la Gendarmería de la zona de El Aaiún, que nos prometió rastrear ese área, aunque no nos dio esperanzas Y en enero del año pasado, a través de Difícil lucha Una saharaui llegada en patera a Canarias REUTERS Los familiares de los saharauis desaparecidos piden explicaciones a Rabat organismos internacionales denunciaron el caso ante las autoridades canarias, pero sigue sin haber rastro de la embarcación ni de sus ocupantes. Mahmoud y el resto de los familiares no desisten a pesar de los obstáculos con que se encuentran en el camino. Se quejan de investigaciones inconclusas como la del ministro de Justicia marroquí y de denuncias sin respuesta. En marzo de 2006 una nueva llamada aviva aún más su esperanza: uno de los chicos se pone en contacto con su hermana y confirma nuestras sospechas de que Marruecos tiene retenidos a nuestros hijos Este hecho es comunicado a las autoridades marroquíes, que esperan hasta mayo para informar de que han encontrado algún cadáver. Solicitan a las familias, que se han unido formando un comité, la prueba del ADN para llevar a cabo una investigación. En un principio no nos decían dónde y cuándo habían dado con él, aunque luego fijaron el hallazgo entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2006 comenta Mahmoud. Pero se niegan a someterse a esas pruebas porque es una trampa más del sistema marroquí para cerrar el caso Un caso que para los familiares seguirá abierto hasta que puedan reencontrarse con sus hijos.