Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA DOMINGO 29 s 4 s 2007 ABC Dermoestética me ha hecho perrerías Se dejaron seducir por la publicidad; pensaron que estarían en buenas manos y eligieron el que creían el mejor centro de estética, con las mejores prótesis del mercado. Afectadas por la presunta estafa de Corporación Dermoestética relatan su experiencia POR ISABEL R. DE LA TORRE FOTO ALBERTO SÁIZ VALENCIA. Cada vez que ve en la televisión el anuncio de Corporación Dermoestética, Marta- -nombre ficticio- -se revuelve. Creyó todo lo que le decía la persona que le atendió en el centro de esta conocida compañía de estética al que acudió en Castellón. Llevan bata blanca y tú crees que son médicos Ahora ha sabido, porque así lo relata la Fiscalía en la denuncia por estafa que ha interpuesto contra los máximos responsables de Corporación Dermoestética, que esas personas con las que contratan la cirugía y la financiación de la misma, los que les informan de las técnicas y procedimientos quirúrgicos los que les ofertan las prótesis y les dicen que son las mejores del mercado son meros consultores- comerciales personal no cualificado y sin conocimientos médicos Marta se dejó seducir por la publicidad. Soy muy aprensiva y pensaba que no iba a salir del quirófano. Me decidí porque me dijeron que eran las mejores prótesis del mercado y que si había algún problema ellos se harían cargo de todo. Tenía dos folios de preguntas. Intenté varias veces hablar con el cirujano, pero me daban largas. Le conocí el día de la operación Fue en diciembre de 2003. Tras dos partos y dos lactancias, su pecho había perdido firmeza. La operación le dejó muchos dolores, la misma talla de sujetador y una antiestética cicatriz. Reclamó. La emplazaron para una nueva intervención un año después. El complejo pudo más que el miedo y aceptó, pese a que Corporación Dermoestética le obligó a costear este nuevo paso por el quirófano. Tras un intento fallido en Tarragona, se operó por segunda vez en Valencia. Se puso en manos de otro cirujano, también a través de Corporación Dermoestética. Dos meses después recibió una llamada telefónica de este facultativo advirtiéndole de que en la primera operación le habían implantado una prótesis de peor calidad a las contratadas; en la segunda intervención había ocurrido lo mismo. Se gastó 12.000 euros y ahora está en tratamiento psicológico. Tengo dolores como cuando estás ovulando de manera casi continua, he perdido sensibilidad y tengo una cicatriz. Me dijeron que me implantaría la prótesis por debajo del músculo, que era más caro. Es mentira: si me toco el pecho, me la noto porque la tengo subglandular. Me han hecho mil perrerías. Tuve un postoperatorio dificilísimo, me desmayé después de la operación, estuve más de dos meses con los puntos, no me podía colgar el bolso ni coger a mi hijo en brazos. Ahora no me ducho en el gimnasio. Me da vergüenza se lamenta. Su abogada está preparando una denuncia. La Fiscalía de Castellón ha abierto otra investigación para averiguar si el suyo es un caso aislado. No quiero lo que tengo aquí Camino Ayuste atravesaba una mala racha. Su matrimonio se rompió poco después de ser madre por primera vez. Había perdido peso, se veía muy desmejorada y necesitaba una inyección de autoestima. Estaba viendo la televisión y salió el anuncio de Corporación Dermoestética. Me dije: ¿por qué no? Un mes después, en mayo de 2005, se sometió a una operación de aumento de pecho en Valencia. Juegan con tu salud y te roban el dinero. Pagué las mejores prótesis del mercado porque me dijeron que tenían garantía de por vida y me han implantado unas que sólo están garantizadas por siete años afirma indignada. Pronto empezaron las molestias. Al principio no le di importancia su médico de cabecera le detectó un encapsulamiento y ella descubrió que Camino Ayuste, una de las afectadas las prótesis que le habían facturado, de la marca McGhan, eran el doble de caras que las que realmente le habían implantado, Sebbin. Escribió al cirujano que le intervino. Pensé que era el culpable Pero el facultativo, cuya profesionalidad y honestidad defiende, le explicó que ya no trabajaba en dicho centro de estética y que ya había puesto las irregularidades en conocimiento de la Fiscalía. El Ministerio Público ha interpuesto una denuncia por un presunto delito de estafa contra el presidente del Consejo de Administración de Corporación Dermoestética, José María Suescun, y contra la directora general, Amparo Vivancos. El Juzgado de Instrucción número 9 de Valencia ha admitido a trámite la denuncia. La Consejería de Sanidad valenciana también ha abierto una investigación. Me siento engañada, estafada, indignada. Los pechos me han disminuido de volumen y me ha quedado uno más grande que otro. Lo que me han puesto, lo que tengo aquí dentro no lo quiero; no sé si tendré problemas gordos de salud. Quiero que me lo quiten pero ¿por qué me obligan a pasar otra vez por el quirófano? Son Tengo dolores como cuando estás ovulando, de manera continua, he perdido sensibilidad y tengo una cicatriz El centro atribuye a un error tonto que facture por prótesis distintas a las que implanta Corporación Dermoestética niega las presuntas prácticas irregulares denunciadas por la Fiscalía e investigadas por el juez. La compañía de estética atribuye a un error tonto el hecho de que se facture a las pacientes por prótesis distintas a las que realmente se les implantan; dicen que este documento de pago se elabora cuando se contrata la operación, cuando aún no está decidida la prótesis que se le va a colocar a la paciente. Desde el centro se asegura que todas las prótesis con las que trabajan están homologadas, que, con independencia de la marca, son de idéntica calidad -aunque no ofrezcan la misma garantía- que tienen un precio único -salvo las anatómicas- y que la elección de las mismas depende, en última instancia, del cirujano. El problema del encapsulamiento no tiene nada que ver con las prótesis; es una cuestión técnica y de reacción del propio cuerpo mantienen tras reconocer que mucha gente ha dejado de hacerse tratamientos tras trascender la denuncia de la Fiscalía. Cuestionan la actuación de la fiscal instructora porque no les ha citado a declarar durante su investigación y dicen que ha pecado de falta de información