Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 29- -4- -2007 El tripartito, fiel a sí mismo ESPAÑA 21 Maragall planta al PSC tras su ajuste de cuentas en la prensa Enojado con Zapatero y su partido, deja la presidencia del socialismo catalán s Montilla: La melancolía no tiene sentido À. GUBERN BARCELONA. De espíritu libre, fiel a un carácter que a muchos incomoda, no sin cierto desdén, el presidente del PSC, Pasqual Maragall, se dispone a dar el definitivo portazo al partido que, después de 23 años de monopolio nacionalista en Cataluña, consiguió llevar al gobierno de la Generalitat. Dolido por lo que considera un trato injusto y hasta traición- -tanto de sus compañeros de filas como de Rodríguez Zapatero- Maragall habría decidido precipitar su salida de la presidencia del PSC antes de la fecha pactada, que era la celebración del próximo congreso de la formación, en 2008. Según adelantaba ayer La Vanguardia Maragall marchará con posterioridad a las municipales del 27 de mayo, se entiende que para no perjudicar los intereses del partido, algo se diría que ya secundario después de haberse filtrado la noticia y también por las entrevistas en las que Maragall se ha venido despachando estos últimos días. Ayer se especulaba incluso con la posibilidad de que abandonase también la militancia, algo que el consejero Antoni Castells, uno de sus fieles, desmintió. La esposa de Maragall, Diana Garrigosa, sí se desvinculó por completo del partido después de que se forzase su relevo por José Montilla. Pese a ocupar la presidencia del partido, Maragall- -al que nunca parece haber interesado imponerse en el seno del PSC- -ya estaba apartado del núcleo de toma de decisiones y, de hecho. no acude a una ejecutiva desde hace meses. Los quebrantos que ha supuesto la aprobación del Estatuto precipitaron primero su marcha de plaza Sant Jaume y ahora de la cúpula del partido. El ex presidente de la Generalitat parece mirar ahora hacia Europa, seducido por la idea de crear un Partido Demócrata de alcance continental, de la mano de sus cómplices ideológicos los italianos Romano Prodi y Francesco Rutelli. Al margen de lo que pueda hacer Maragall en un futuro, lo cierto es que sus declaraciones han vuelto a convulsionar a un PSC ya casi avezado a estas sacudidas. Ahora, los socialistas afrontan las siempre propicias elecciones municipales con un elemento de distorsión incorporado. CiU, que preparara los comicios como una segunda vuelta de las autonómicas, aprovechará sin duda el caso Maragall para contaminar las locales de política autonómica. Sea como fuere, desde el PSC se intentaba pasar página lo más rápidamente posible. José Montilla, primer secretario del partido y presidente de la Generalitat, tiene ahora entre manos el mismo Estatuto que Maragall impulsó y que ahora cuestiona. A Montilla se le entendió claro: La melancolía y el sentimentalismo no tienen sentido en este momento. Ahora hace falta valentía y optimismo para desarrollar el nuevo Estatuto El gobierno catalán no renunciará al nuevo Estatuto. Ahora estamos donde estamos y hay que defender lo que ya aprobó la mayoría del pueblo catalán prosiguió. Montilla apostó por escapar del derrotismo de la frustración y del pesimismo. El gobierno sabe lo que quiere y adonde va En lo que fue un mensaje dirigido a Maragall, aseguró que no somos un gobierno que se lamente, ni miramos el pasado para actuar Desde el resto de partidos también se analizó la posibilidad de la marcha de Maragall. El portavoz parlamentario de CiU, Felip Puig, consideró que esta noticia confirma que el PSC da por cerrada su etapa catalanista, y que ha abandonado cualquier aspiración de funcionamiento autónomo. Desde ERC se valoró como un acto de coherencia y de respeto al PSC. Por su parte, el popular Josep Piqué aseguró que Cataluña está haciendo el ridículo con el Estatuto y que ya nadie hace caso a los gobernantes catalanes Piqué lamentó que Maragall no hubiese visto antes que no era necesaria la reforma. Camino de Europa fundamente la realidad española. El éxito de los dos es que el president se llame ahora José Montilla y sea cordobés... -Lo entiendo y lo comparto. El patriotismo viene dado por la convicción de que el Estado y los servicios funcionan. ¿Entiende el nuevo patriotismo social que defienden PSC y ERC? ¿Controla Zapatero el proceso que abrió en el País Vasco o está en manos de ETA? mente enemiga, cerril y anticatalana que produce sarpullido la idea de conectar con ella. ¿Hay que despojar a la Generalitat todo su valor simbólico para convertirla en una institución puramente administrativa? -En absoluto. Cataluña es una nación porque tiene conciencia clara de una personalidad histórica diferenciada que viene dada por la idea de un pasado compartido, una lengua, una cultura... -Existe y es potentísimo. España es una nación con una mala salud de hierro y se encuentra ante uno de los mejores momentos. Yo me siento formando parte de la nación española de una manera particular y hermosa: soy español catalán. ¿Existe hoy el sentimiento de España como nación? -Si en Cataluña parece que hay tripartito para rato, ¿qué opciones le quedan a CiU y PP? -Antes o después, en Cataluña tiene que producirse una fusión de las derechas, aunque no será posible mientras el PP tenga un espectro tan amplio que incluya en su seno una extrema derecha tan absoluta- -Estudié en Navarra, fui notario en el País Vasco y en Tudela, y conozco bien aquel mundo. Navarra es en la Historia como los gatos: siempre cae de pie. No ha perdido ninguna de las guerras en las que ha participado y las personas y los pueblos somos hijos de nuestros actos. En 1962, cuando llegué a Navarra, el Estado allí era la mili, política exterior, defensa, correos y poca cosa más. El grupo de españoles que ha tenido mayor autonomía son los navarros. ¿Qué interés pueden tener en compartir la administración de sus dineros con los vascos? ¿Qué ganan? Puede haber razones identitarias, pero que echen cuentas y vean lo que ganan metiéndose en este berenjenal. -Ha expresado su temor a que Navarra sea el precio que Zapatero pague a ETA. -Un dirigente del PNV le dijo a un amigo mío: Si Zapatero tiene un esquema claro y sobre todo marca el tempo de la negociación, es una locura pero puede salir bien; si no tiene una idea clara y si deja que le marque el tempo ETA, no es que sea una locura, es que está loco Yo creo que marca el tempo ETA. Montilla charla con el ministro Joan Clos, en un acto reciente; en medio, Carod- Rovira EFE