Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 28 4 07 EL DIARIO DE JENNIFER ZAMBUDIO 14 S 6 LOS SÁBADOS DE ROSA BELMONTE Color carne as comuniones han vuelto a ser algo familiar. De verdad. Al principio, cuando ves tan pocos niños en día tan señalado (los primos, las tres amigas más cercanas) piensas que por fin alguien ha invitado al tío del saco o que les ha pasado como a las abejas, que han desaparecido misteriosamente. Pero no, es que todos esos críos a los que echas de menos ya han estado en la precomunión. O sea, que las comuniones (el día que se va a la iglesia a tomar literalmente la Primera Comunión) son estrictamente familiares, pero el conjunto es casi como una boda real. Tres días antes se hace una celebración tipo cumpleaños, en el McDonalds o en algo así, donde se invita a toda la clase y a las compañeras de ballet y luego ya se recoge una para un día tan especial con los suyos (y las tres amigas, que no vas a torturar a la comulgante) Es información suministrada por Julia, que en la comunión de su hija Carmen ha seguido ese ejemplo iniciado por otras compañeras de clase de la chiquilla. A todo esto yo lo que quería anotar era lo de la ropa interior adecuada para la ropa de primavera- verano, la que me compré para ir a la comunión, a la principal, a la familiar. Los pantalones, las faldas, las blusas o los vestidos son cada vez más claros y más finos, como la falda de Diana Spencer cuando trabajaba en la guardería. Quedan estupendamente colgados en las perchas pero en cuanto te los pruebas, cualquiera, sin ser Ray Milland en El hombre con rayos x en los ojos es capaz de leer hasta la etiqueta de las bragas y asegurarse de que están hechas en Filipinas o Israel y de que hay que lavarlas a 30 en un barreño ¿es que no hay un barreño en los dibujos? Ya podían diseñar una lavadora) Así que u optas por ponerte tú misma un vestido de comunión, con sus enaguas salvadoras y todo eso, o echas mano de la ropa interior color carne, que, desde luego, no se llama así, faltaría más (beige, visón, ¿bison? aunque éste, se escriba como se escriba, es más oscuro) Es el color de las tiritas, cuyo objeto es que no se noten. Puedes preferir unas de Winnie the Pooh, pero esa es otra historia. Además, se trata de denominaciones internacionales. Lo que para mí es color carne no lo es para Beyoncé o para la blanquísima Dita Von Teese. Es la teoría de la relatividad del color canne El tono beige de sujetadores y bragas para L Beckham, Jeniffer López y Beyoncé, en una presentación. La procesión va por dentro DANIEL G. LÓPEZ ropa blanca y ajustada o transparente debería ser como el del maquillaje, el iluminador o el corrector de ojeras, tendría que haber varias posibilidades para encontrar la más parecida a tu color de piel. Al fin y al cabo, se trata de que algo se haga invisible (el sujetador, las ojeras o las imperfecciones de la piel) Es lo que no entiende esa corriente hombrista y mentecata que hace campaña contra la lencería color carne. Demonios, a ver si nos entendemos, es que los tíos no la tienen que ver. Ni los tíos en la intimidad, ni nadie por la calle cuando llevas la ropa encima. Y mucho menos millones de personas por televisión. Claro, que un equipo invisible nada tiene que ver con esos conjuntitos para elefanta que ponen a las operadas de Cambio Radical antes de darles vueltas como una peonza. Habrá que recordar a la novelista Lillian Day, cuando decía que una dama es alguien que nunca muestra su ropa interior de modo casual. Pues igual que hay hombres que hacen campaña por la desaparición de la ropa interior color carne yo me voy a poner a hacer campaña por la desaparición de los hombres en las tiendas de lencería, al menos mientras haya mujeres a la vez (o mientras esa mujer sea yo) Seré rarita, pero es ver a un tío poniendo las manazas en un sujetador calibrando las copas y largarme de la tienda. ¿Es que no pueden comprar por internet? Eso sí, la ventaja es que no tocan nada de color carne. O sea, que las comuniones (el día que se va a la iglesia a tomar literalmente la Primera Comunión) son estrictamente familiares pero el conjunto es casi como una boda real