Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 4 07 TENDENCIAS y encuentran una pareja con la que trabajan... Y hay colectivos como Basurama... ¿Qué se va a encontrar quien visite esta no exposición para que lo entienda el lector? -Instalaciones donde cada uno tiene absoluta libertad para explicarse. Unos construyen muebles de cartón, otros aprovechan una nevera del Rastro y colocan dentro todos sus objetos fetiche, otros nos han traído una videoconsola, pegatinas. Basurama propone una serie de solares en Madrid, lo que ahora se llaman espacios en espera, donde cada visitante de la exposición puede proponer una solución. El equipo formado por Lica Acedo y Paul Galindo sugiere un trabajo a través de postales, con las que hacen interactuar a los visitantes. ¿De qué elemento no prescinde ninguno de los chicos? -En sus proyectos se puede observar una mirada atenta a muchos temas sociales y una preocupación por la sostenibilidad. Son totalmente solidarios y están concienciados en muchos niveles. Otra característica es la forma de acercarse a la ciudad, la forma en que hablan de la ciudad y de su urbanismo. Una forma mucho más próxima. Arquitectos Proyectos fresh DÍAS DE JÚBILO Los libros y la sangre a reciente masacre ocurrida en Virginia ya no es noticia. Con todo, un par de datos merecen mi atención porque tienen que ver con la perduración de una de las obras más características de la humanidad: la letra escrita en forma de libro. Buena parte de los alumnos escaparon al homicida parapetándose en la biblioteca. Al saberlo, recordé las murallas de libros que sirvieron de trincheras en la Ciudad Universitaria durante la guerra civil. A la distancia, son monumentos a la paz en medio de la batalla. Un profesor de 76 años, Liviu Librescu, bloqueó la puerta con su cuerpo y así posibilitó la fuga de sus muchachos. Pagó la maniobra con su vida. Sido soldado de Napoleón, el Emperador habría exclamado: Qué bella muerte Librescu, judío rumano, hubo estado en un campo de exterminio nazi y luego soportó la vigilancia de la temible Securitate, la policía política del dictador Ceaucescu. Consulté con amigos rumanos sobre la palabra Librescu, que no proviene directamente de libro (en rumano: carte sino que puede surgir del francés libresco algo vinculado con los libros. Y otra vez los libros. Tras escapar a dos tiranos, el viejo profesor decidió dar a su existencia un hermoso final. No saltó por la ventana exhibiendo los privilegios de la vejez. Defendió a la juventud, a quienes tenían por delante más tiempo de vida que él. Todo esto puede atribuirse a la eficacia de la casualidad. Prefiero pensar, con Borges, que ella, la casualidad, tiene sus ocultas leyes. Narrado en estos términos, el feroz acontecimiento contiene una figura persistente: el libro. Lo digo en esta semana que reúne a dos de nuestros letrados más ilustres y requeridos por siglos de lectura: Cervantes y Shakespeare. La letra impresa, si bien no nos evita la muerte individual, bloquea al asesino y al belicoso. Cuando la estremecida presencia del bárbaro desaparece, la letra subsiste. Serena, inquietante, pacífica, ahí está. L Blas Matamoro