Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 S 6 LOS SÁBADOS DE Magiaterapia POR LUZ DERQUI FOTO: ROBER SOLSONA Una sonrisa en la chistera El Tour solidario de la Fundación Abracadabra recorre 25 ciudades llenando de trucos e ilusión hospitales infantiles y residencias de la tercera edad. Los expertos confirman los beneficios de la risa y la magia en la recuperación psicológica de los niños mpieza el espectáculo. Cada niño tiene en la mano un pequeño rollito que, tras soplar, lanza al aire, donde se convierte en una varita mágica. A partir de ahí todo es posible: los pañuelos cambian milagrosamente de color, las cartas desaparecen para aparecer en los lugares más insospechados y una simple cuerda puede cambiar caprichosamente de tamaño al mismo ritmo que se van agrandando los ojos de los pequeños, incrédulos ante lo que creían imposible. Poco a poco los goteros, las sillas de ruedas, las escayolas y medicaciones van pasando a un segundo término. Son cosas de la magia, porque el escenario donde se van sucediendo los trucos no es una sala de fiestas, sino la habi- E tación de un hospital infantil. La Fundación Abracadabra está de gira. Un tour solidario que recorre durante tres meses un total de 25 ciudades españolas, llevando la magia y llenando de ilusión hospitales y residencias de la tercera edad. Una iniciativa encabezada por Jorge Blass, cuyo único objetivo es hacer reír a los menores enfermos, a los discapacitados, a los ancianos y a personas sin hogar. La Fundación nació hace tres años y comenzó a trabajar con niños ingresados en el Hospital Niño Jesús de Madrid. Gracias a Luis, un niño con cáncer que estaba fascinado con la magia, y que finalmente falleció según explica Jorge Blass en Valencia, una de las primeras escalas de la gira. Los magos solidarios montan su espectáculo en el salón de actos o en algún aula de las unidades de pediatría, adonde van llegando los niños ingresados y los del Hospital de Día, y luego recorren las habitaciones de las zonas de aislamiento o de los menores que no pueden salir de la cama. En todas consiguen dibujar una sonrisa en sus rostros y despertar su ilusión La realidad de estos niños es muy cruda y están más cansados o tristes, así que intentamos llegar hasta el pequeño que sigue Mejorar el estado de ánimo Los menores hospitalizados se muestran más reservados, pero les vamos quitando filtros; hay que atravesar capas hasta llegar al niño al que le gusta jugar dentro; es como ir quitando filtros, atravesamos capas, hasta llegar al niño que le gusta jugar, porque todos los niños, enfermos o sanos, tienen las mismas emociones destaca Jorge Blass, quien no duda del efecto psicológico de la magia y los beneficios como terapia. A nivel mental les ayuda mucho, las enfermeras nos dicen que algunos mejoran y, efectivamente, en ocasiones, cuando volvemos la semana siguiente, vemos que están mejor, y es que muchas enfermedades están relacionadas con el estado de ánimo y es ahí donde nosotros podemos hacer algo por ellos En cuanto al repertorio de trucos, los magos que trabajan con niños enfermos intentan que sean lo más participativos posible para que se tengan que mover. Les hacemos preguntas, les animamos a que colaboren Igual ocurre con los ancianos, ya que las personas mayores son otro tipo de infancia, tienen las mismas actitudes y son muy agradecidos, igual que los niños El objetivo final de la Fundación Abracadabra es conseguir con esta iniciativa contar con una red estable de magos en el mayor número posible de ciudades para que trabajen en los hospitales en donde hay ingresados niños. Incrementando el número de magos solidarios se podrá ejecutar el mejor truco, que no es otro que conseguir que, por unas horas, los niños enfermos y los padres angustiados olviden su dolor. Jorge Blass hace una demostración a niños enfermos en el Hospital Clínico de Valencia durante la gira de la Fundación Abracadabra