Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28- -4- -2007 El Constitucional turco deberá decidir si Abdullah Gul puede ser presidente 29 Londres no podrá deportar a dos presuntos terroristas libios La Comisión de Apelaciones dictamina que hay riesgo de maltrato MARCELO JUSTO SERVICIO ESPECIAL LONDRES. En un duro golpe a la política antiterrorista británica de Tony Blair, dos libios acusados de terrorismo ganaron una apelación contra su deportación del Reino Unido. La Comisión Especial de Apelación para Casos de Inmigración, creada para lidiar con casos de máxima seguridad, reconoció que los dos sospechosos, conocidos con las iniciales de D. D. y A. S. eran peligrosos para la seguridad nacional, pero dictaminó que deportarlos sería una violación de sus derechos humanos. El Ministerio de Interior británico se mostró desilusionado con la decisión e indicó que apelaría el fallo. El primer ministro, Tony Blair, pataleó: Tiene que haber un modo de deportar a sus países a esta gente dijo después de conocerse el fallo. El caso de D. D. y A. S. es fundamental para la política antiterrorista británica posterior a los atentados del 7 y 21 de julio de 2005, que dejaron un saldo de 56 muertos y cientos de heridos. El Gobierno de Blair firmó ese año acuerdos con Libia, Jordania y Líbano para poder deportar a sospechosos de terrorismo sin violar la Convención Europea de Derechos Humanos. En estos acuerdos, duramente cuestionados por organizaciones de derechos humanos, los países se comprometían a que los deportados no serían torturados o ejecutados. La defensa de los dos sospechosos argumentó con éxito que estos acuerdos eran papel mojado en Libia y que no había garantías de ningún tipo de que los acusados pudieran recibir un juicio justo. La Comisión le otorgó una libertad bajo fianza en principio a los dos, aunque todavía no están acordadas las condiciones de la misma. En el comunicado posterior al fallo, el Ministerio de Interior señaló que apelaría la medida porque a su juicio los acuerdos con Libia eran suficientes para salvaguardar los derechos humanos de los dos sospechosos. La Comisión ha hallado que estos individuos constituyen un peligro para la seguridad nacional. Nosotros seguimos creyenque son una amenaza pública, aunque no pueda llevarlos a juicio porque no tiene suficientes pruebas. En el caso particular de Libia, el Gobierno está intentando crear un panel para la vigilancia de los deportados a fin de garantizar el cumplimiento de lo acordado. En el fallo la Comisión indicó que el principal organismo de derechos humanos de Libia estaba presidido por el hijo del coronel Muamar Gadafi. Según el Ejecutivo, este organismo tiene suficientes mecanismos internos como para garantizar su funcionamiento independiente. En un comunicado posterior al fallo, los abogados de D. D. y A. S. dieron una versión mucho más matizada de la posición gubernamental durante la apelación. El Gobierno y la defensa estaban de acuerdo en que es altamente probable que los opositores del Gobierno Libio sean torturados si se los deporta señalaron los abogados. Por su parte, las organizaciones de derechos humanos manifestaron su beneplácito ante la decisión. La directora de Amnistía Internacional, Kate Allen, señaló que la política gubernamental antiterrorista había quedado desacreditada. El dictamen deja claro que nadie puede ser deportado a un país donde es posible que se le torture. Los acuerdos con el Gobierno libio no ofrecen ninguna garantía al respecto. Si se sospecha que alguien ha cometido un delito, se le debe juzgar en base a las pruebas que haya indicó Allen. Muamar Gadafi AP AP El primer ministro, Tony Blair, dijo que debe de haber algún modo de devolver a sus países a esta gente do que los acuerdos alcanzados con otros países son garantía suficiente para asegurar que se respetarán sus derechos humanos señaló el Ministerio. Estos acuerdos son fundamentales para deportar a extranjeros que el Gobierno considera El plan abortado marca una escalada en la estrategia contra Riad desde el comienzo de los ataques en 2003 ciudades saudíes. Desde entonces los choques mortales entre policías y activistas de Al Qaida son rutinarios en el Reino saudí, aunque los planes terroristas nunca habían tenido la envergadura del complot desarticulado ayer por las autoridades del régimen. Por su parte, la presión norteamericana sobre la monarquía saudí ha sido hasta la fecha sólo diplomática pero igualmente tenaz. Para la Administración Bush, sólo la apertura social en el país más integrista del globo y la reforma democrática de la opaca Riad no contesta monarquía de los 7.000 príncipes podrán desbaratar los proyectos de Bin Laden para la península arábiga. La presión de Washington ha incidido también en los vínculos de las asociaciones religiosas y caritativas saudíes con la financiación mundial de las actividades terroristas de Al Qaida. Pese a ello, las reformas políticas llevadas a cabo por Riad son meramente cosméticas, y la minoría ilustrada y liberal es objeto de permanentes ataques. Además, el holding religioso- financiero saudí permanece intacto porque Riad estima que afecta a la supervivencia del estamento clerical de la secta radical wahabí, garante de la legitimidad de la Casa Saud ante el pueblo. Papel mojado en Trípoli Familiar de uno de los islamistas que se suicidaron en la redada de Leganés M. J. LONDRES. El sospechoso conocido como D. D. entró en el Reino Unido con pasaporte español falso a nombre de Abselam y pidió asilo político como opositor de Muamar Gadafi en enero de 2004. En octubre de 2005 fue acusado de pertenecer a grupos extremistas islámicos vinculados con Al Qaida Según la BBC, la Policía halló en su coche un mapa con marcas bajo la zona de vuelo del Aeropuerto Internacional de Birmingham. La misma fuente indica que D. D. es pariente político de uno de los hombres que se suicidaron en la redada de Leganés. El otro sospechoso, A. S. solicitó asilo político en 2002. Italia busca su extradición por terrorismo desde diciembre de 2002 y aparece en una lista de Naciones Unidas como sospechoso de terrorismo. ABC. es Informe sobre la amenaza islamista en abc. es internacional