Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 27 s 4 s 2007 VIERNES deESTRENO 97 Yimou: flores de otro cine Llega a nuestras pantallas la película La maldición de la flor dorada imperial superproducción criticada por el régimen chino debido a sus excesos violentos y sexuales F. M. B. MADRID. Zhang Yimou ha entrado en una etapa de su carrera, por lo general gloriosa, en la que parece plantearse sus películas como un lienzo, una vez dominados todos los resortes del séptimo arte. En la controvertida La maldición de la flor dorada críticada por el régimen comunista de su país por sus alardes violentos y sexuales (no crean, estos gobernantes chinos son unos puritanos) el director compone asombrosas coreografías, libra espectaculares batallas y mueve a sus personajes en un inmenso y trabajadísimo ballet. Al fondo, demasiado al fondo quizás, se atisba un melodrama cargado de pasiones, incestastros intentos de magnicidio y abundancia de luchas intestinas (gruesas y delgadas) por el poder. La ciudad prohibida es el vistoso escenario en el que el autor de La linterna roja mueve una cámara que maneja como quien monta en bicicleta. Dicen que los esquimales no se conforman con el color blanco y son capaces de discernir entre decenas de matices. Yimou demostró en Hero -donde llegó a pintar árboles enteros, hoja a hoja- -que su paleta cromática es casi infinita. Alejado de títulos tan intimistas como El camino a casa en La casa de las dagas voladoras profundizó en este cine de relumbrón algo saltimbanqui y aquí insiste en sus zarpazos de Tigre y dragón aderezados con unos movimientos de masas capaces de remover en su tumba a Cecil B. DeMille. El único problema que plantea su último cine es que por más resonancias shakespearianas (o como se diga) que atesore, por hermosa que sea su fotografía, por elegante que sea su puesta en escena, a la media hora uno se pregunta si en el fondo no se parece demasiado a otras películas de acción más prosaicas. Tarantino, por poner el mejor ejemplo occidental, al menos se lo tomaba con distanciamiento en su doble Kill Bill pero aunque Chow Yun- Fat y Gong Li sean más guapos y mejores actores que Steven Seagal o Jackie Chan, el hecho de que se cuelen en la cabeza no es sólo una herejía, sino una mala señal. Al Gore y Robert de Niro, en la velada inaugural del festival de Tribeca AP Al Gore lleva la batuta en la VI edición del Festival de Tribeca El certamen fundado por Robert de Niro tendrá una importante presencia de películas iberoamericanas JOSÉ LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Entre estrenos comerciales, como la tercera entrega de Spiderman y un total de 157 largometrajes y 88 cortos, el Festival de Cine de Tribeca ha abierto sus puertas por sexto año consecutivo con un maestro de ceremonias muy de moda por estos lares y con marcado acento político, el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, ahora convertido en defensor acérrimo del medio ambiente. Cómo no, desde el seno de este certamen, que nació después de que los atroces atentados del 11 de septiembre de 2001 desolaran la Gran Manzana, Gore presentó el pasado miércoles durante la apertura del festival siete cortometrajes que, cómo no, tuvieron como tema principal el cambio climático. Con este panorama de lo más ecológico, este año la misión medioambiental se ha visto potenciada con una serie de cortometrajes sobre el recalentamiento global producidos por la campaña SOS (Salvemos Nuestras Selvas) Aún así, el calentamiento del planeta- -que ya se llevó su reconocimiento cinematográfico en la pasada edición de los Oscar, donde el documental Una verdad incómoda del político demócrata, se hizo con una dorada estatuilla- -no será uno de los temas más controvertidos a proyectar. Entre las películas que probablemente atraigan más atención destacan documentales como I am an american soldier: one year in Iraq with the 101 st Airborne sobre la vida de un soldado en el país árabe, y Beyond belief que relata la historia de dos viudas del 11 de septiembre que viajan a Afganistán. Para el director ejecutivo del festival, Peter Scarlet, una de las cosas más excitantes de una película es cuando logra mostrar la transformación de la vida de las personas explicó durante la rueda de prensa de presentación. Dos personas que habían sufrido la pérdida más inimaginable decidieron que lo que querían hacer era ir más allá de su propio dolor y ayudar a otras personas, que comprendieron que estaban incluso en circunstancias peores que ellas añadió. Aunque en sus primeros años de vida el evento se decantó por comedias tan tiernas como Un niño grande About a Boy el año pasado se tuvo que enfrentar a su propia historia con United 93 la película sobre el vuelo que se estrelló en Pensilvania el día de los ataques terroristas. Pero cerca de Canal Street, al suroeste de la isla de Manhattan, cinéfilos, productores y periodistas tendrán la oportunidad hasta el próximo 6 de mayo de ver obras de países iberoamericanos como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, España, México, Panamá y Perú, que se verán las caras por salir victoriosos en esta muestra fundada por el actor Robert de Niro, junto a la productora Jane Rosenthal y su esposo, el filántropo Craig Hatkoff. Esta edición cuenta con cuarenta y siete países participantes. Cabe recordar que el objetivo máximo del certamen desde sus orígenes fue el de impulsar el renacimiento de una urbe sumida bajo las cenizas y destrozada por la tragedia. Rosenthal quiso dejar claro que fue nuestra manera de ayudar a sanar a nuestra comunidad. Era lo único que sabíamos hacer para ayudar Aun así, pese a que el mismísimo De Niro definiese el evento como el más importante festival de cine de Nueva York durante un encuentro con la prensa el pasado fin de semana, el certamen ha cosechado pérdidas económicas desde su creación, hace seis años. Tragedia inolvidable Más información sobre el festival: http: www. tribecafilmfestival. org Gong Li, emperatriz que mantiene una relación ilícita con su hijastro