Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID VIERNES 27 s 4 s 2007 ABC Una fuga de agua provoca una enorme cascada en un nuevo túnel de la M- 30 Ayuntamiento y Comunidad se enfrentan por la responsabilidad de la inundación a la altura de San Pol de Mar C. HIDALGO S. MEDIALDEA MADRID. Una enorme cascada de agua cayó ayer dentro del nuevo túnel de la M- 30 en San Pol de Mar. El incidente provocó severas alteraciones en el tráfico y grandes molestias para los ciudadanos. Pero no todo quedó ahí. Lo que también trajo consigo fue un enfrentamiento entre dos administraciones, Ayuntamiento y Comunidad, por las responsabilidades de lo ocurrido. Si todo fue consecuencia de la rotura de una interconexión de dos colectores municipales, si también estuvo implicada una tubería y la titularidad de ambos fueron las armas arrojadizas. En torno a las 8.30 comenzó a caer una incesante masa de agua desde la zona superior del túnel a la calzada. La grieta se abrió en el kilómetro 18 de la calzada interior del tercer cinturón- a unos 200 metros antes de llegar a la superficie. El manantial obligó a suspender el tráfico en tres de los cuatro carriles de la nueva infraestructura, que une el estadio Vicente Calderón y la carretera de Extremadura (A- 5) Agentes de la Policía Municipal, técnicos y bomberos de la empresa municipal Calle 30 se desplazaron al lugar del suceso. Sin embargo, los primeros indicios de la fuga de agua La cascada de agua (en la imagen) obligó a cortar el túnel al tráfico de forma parcial durante alrededor de nueve horas llegaron a las 3 de la madrugada. Se detectó entonces una rotura fortuita en una tubería de distribución de agua potable de 300 milímetros de diámetro. Esta conducción es del Canal de Isabel II y está en la zona de la Cuesta de San Vicente. Los técnicos procedieron a eliminar esa rotura a la altura de Casa Mingo, en 45 minutos de trabajos, tras ser avisados a las 9.30 de la mañana, según fuentes del Canal. Pero el agua seguía manando. Así que luego se supo que, además de la tubería, se había roto un colector de la M- 30. Desde el Ayuntamiento indicaron en un primer momento que la rotura del colector, con aguas CHEMA BARROSO residuales, pudo sobrevenir de la de la tubería, al mojar ésta la tierra. Eso habría supuesto que el colector no tuviera suficiente sujección a la tierra y se agrietara por una de sus nuevas juntas. Se apuntó, incluso,