Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA El desafío de ETA Batasuna s Las víctimas VIERNES 27 s 4 s 2007 ABC ¡Si me miráis, os mato! Once años después del asesinato de Francisco Tomás y Valiente en su Universidad, el pistolero Jon Bienzobas, para quien la Fiscalía aumentó su petición de pena de 52 a 72 años, se sentó ayer en el banquillo POR NATI VILLANUEVA MADRID. La Justicia llega tarde, pero llega recordaba ayer el fiscal jefe de la Audiencia Nacional en su informe. En este caso han tenido que pasar once años del asesinato del ex presidente del Tribunal Constitucional y catedrático de la Universidad Autónoma Francisco Tomás y Valiente para ver al pistolero Jon Bienzobas sentado en el banquillo. No sorprendió su comportamiento. Como un león enjaulado y con una sonrisa dibujada permanentemente en sus labios, el terrorista se negó a responder con chulería y prepotencia a las preguntas de la Fiscalía y de la AVT- lo único que reconozco es que soy militante de ETA. No hay ningún juez que pueda juzgarme a mí y no ahorró energías en saludar con aspavientos a sus familiares que, como los del catedrático, acudieron ayer a la Audiencia Nacional. Los últimos, a hacer Justicia. Arropados, entre otros, por profesores de la Autónoma, amigos y por el ex presidente del TC Pedro Cruz Villalón, la familia de Tomás y Valiente aguantó con dignidad las miradas desafiantes de Bienzobas, a quien tres testigos- -entonces universitarios- -reconocieron de nuevo ayer como la persona que el 14 de febrero de 2004 les encañonó con una pistola. Fue nada más salir del despacho del catedrático. Si me miráis, os mato les amenazó. Hubo muchos testimonios desgarradores en la mañana de ayer, tanto de las víctimas directas- -un testigo recordaba, todavía con la voz temblorosa, que de la pistola del etarra salía humo cuando emprendió la huida- como de los peritos que certificaron la trayectoria de los disparos, o del forense que relató el avance de la enfermedad degenerativa de uno de los hijos del profesor. Pasaban las diez de la mañana cuando el terrorista subía, Incapacitado a los 40 años como secuela del crimen El estrés psíquico que sufrió Miguel cuando se enteró de la muerte de su padre anticipó el desarrollo del párkinson y a sus 42 años- -tenía 31 entonces- -su pronóstico es bastante malo. Así lo aseguró ayer un perito- forense, que expuso ante el Tribunal la situación de este hombre, jubilado por incapacidad permanente y quien ya nunca podrá ejercer como profesor de Secundaria, lo que era el 14 de febrero de 1996, Miguel está en este momento en una fase intermedia de esta enfermedad. Tiene periodos de bloqueo a lo largo del día. La enfermedad avanza progresivamente y los tratamientos que hay ahora son sólo sintomáticos. Somos incapaces de frenarla La Fiscalía elevó ayer su petición de indemnización para Miguel de 150.000 a 400.000 euros. como un estudiante más hasta la cuarta planta de la facultad de Derecho de la Universidad Autónoma. Allí tenía su despacho el catredrático de Derecho Constitucional Tomás y Valiente. Bienzobas entró en la habitación y encañonó al profesor, que estaba sentado frente a la mesa de su pequeño despacho, baluarte de derechos y libertades. Por la trayectoria de los disparos, los peritos certificaron ayer que el catedrático se giró para ver quién entraba, y tras el primer impacto, en el oido, intentó protegerse. El segundo le impactó en el mentón, y el tercero en el labio. Tomás y Valiente quedaba recostado en su sillón, casi tumbado inconsciente y todavía con pulso. Cuando oí los disparos salí hacia el lugar del que provenían y en ese momento, él (Bienzobas) se dirigió hacia mí. Al ver que iba armado me quedé paralizado. Cuando le perdí de vista entré en el despacho del profesor Al ver que tenía pulso le sacamos de allí entre cuatro: dos profesores de Penal, una auxiliar de Historia del Derecho y yo. Le metimos en el ascensor y cometimos el error de Intentó protegerse El etarra Jon Bienzobas, ayer, en el juicio que se celebró en la Audiencia Nacional POOL